Desde la “A “ de Aduriz

 

Hace ya algún año en el regreso de Javier Clemente, recuerdo una rueda de prensa en la que tras uno de los primeros entrenamientos, el técnico de Barakaldo exclamó “ vamos a empezar con el A,B y C del fútbol”, desde ahí comenzó el “rubio”. Esta frase es típica y manida en casi todos los ordenes de la vida y en todas las profesiones. En el caso del Athletic muchas veces es tan evidente que la hace aún más contundente.

Aduriz comienza por la A y el Atheltic también. Trasladado al equipo la importancia del delantero gipuzkoano es tan grande que solamente con él en el campo sus compañeros parecen otros y todo se transforma. Ante el Villareal la formula Williams delantero desdibujo el esquema del Athletic. Había muchos jugadores que no sabían donde se encontraban y esto motivó que por momentos el equipo de Valverde diese la sensación de vulnerabilidad y fragilidad.

El técnico lo vió claro, lo tenía decidido antes del gol de Iñaki, Aduriz al campo para empezar a ser un equipo, a ser el Athletic de las mejores ocasiones. El jugador rojiblanco fija a los centrales del equipo visitante al mismo tiempo que ejerce de faro para los suyos. Es un futbolista tan importante para los suyos que quienes minutos atrás parecían lentos y sin ideas, con su salida se transformaron en veloces y brillantes en la ejecución de sus acciones. El campo pasó de ser una cuesta arriba interminable a una bajada vertiginosa hacia la alegría y el divertimento.

Raúl García inquietaba y Williams desbordaba por la banda, su sitio natural. El centro del campo con la batuta de Iturraspe y Beñat llevaba el peso del partido y hasta Iago jugaba mas de central que de portero. La fiesta en San Mamés tras el rosco de reyes fue de las del recordar. Un regalo a la vista para una afición entregada a uno colores y un equipo que sabe que la copa es especial. Una vez más esa unión en torno a un escudo hizo posible vivir un choque de estas características. El Villareal, que se las prometía muy felices se fue de Bilbao como no lo imaginaba justo antes del descanso. Otro más que ya conoce como se las gastan los leones.

Mañana partido en Sevilla. Rival complicado y duro. Los de Emery han confeccionado una plantilla potente pero que por el momento no le ha otorgado la regularidad deseada. Campo siempre esquivo a las alegría para el Athletic, pero buena oportunidad ante un conjunto potente de demostrar el crecimiento experimentado en los últimos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*