Mendilibirista

ESTE término lo acuñó mi buen amigo Patxi Ferreira. En aquellos tiempos compartía espacio televisivo con él y Rafa Alkorta. Viene de mi excelente relación y admiración hacia la figura del técnico de Zaldibar. Hay que retrotaerse muchos años atrás. Las Llanas era el escenario donde comencé a ver a José Luis Mendilibar, allí impartía clases de fútbol cada quince días. Lejos de lo que se pueda pensar, era un jugador fino y estilista, técnico y de los que echaba el balón al suelo ante la dificultad de los otros. Un futbolista distinto para un equipo como el River, que basaba su estilo en la presión y el fútbol directo.

Mendi dejó el fútbol y comenzó su carrera de entrenador. El Arratia tuvo la suerte de contar con sus servicios y poco a poco se fue formando como míster. Recaló en Lezama y allí se pudo comprobar que tenía madera para ser un muy buen director de orquesta. Luego le llegó la oportunidad después de cuajar una excelente temporada en el Eibar. En aquel equipo estaba un tal David Silva. El centrocampista canario siempre recuerda a José Luis como uno de los entrenadores que más le ha marcado. Llegó a Ipurua cedido del Valencia y fue el mejor jugador de Segunda División esa campaña. El entrenador siempre dice que Silva ha sido el mejor jugador al que ha entrenado.

Esa temporada propició la llegada al Athletic. Tristemente, las cosas no le salieron bien a Mendilibar. Sus métodos no encajaron en un equipo acostumbrado a otras cosas y como casi siempre, la crueldad del fútbol acabó con un corto periplo al mando de la nave rojiblanca. Las leyes de este maravilloso deporte, tan injustas y no escritas, fulminaron a Mendilibar simplemente por querer algo más.

De ahí a Valladolid, Osasuna, Levante y vuelta al Eibar. Precisamente, esta temporada lo está bordando con un equipo que se salvó en los despachos y que crece cada jornada que pasa tanto a nivel institucional como en lo deportivo. El entrenador de Zaldibar ha confeccionado un grupo a su gusto. Gladiadores no exentos de calidad que cada encuentro demuestran que lo suyo no es para nada casualidad. El Eibar es el equipo de moda, hace de cada partido un batalla por la presión que ejercen los armeros sobre sus rivales y cierran los encuentros exhaustos por el esfuerzo realizado. Mendilibar asegura que va feliz a cada partido porque sabe que los suyos lo van a dar todo y de esa manera las victorias y los puntos están llegando. Pero lo mejor de Mendies su naturalidad y cercanía. Su mensaje es claro y el aficionado al fútbol conecta con su discurso a la primera. Espero que no cambies José Luis y eskerrik asko por todos estos años de amistad y charlas futbolísticas.@monjeondavasca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*