…Billy “el niño”, actúa de nuevo…

Finales de 1880 o principios de 1881. Billy El niño paga 25 centavos por una fotografía (mejor dicho, un ferrotipo) que un fotógrafo le saca frente a un Salón en Nuevo México, pocos meses antes de su muerte. Como buen forajido, posa con su sombrero, su aspecto desaliñado y su Winchester en una mano. El joven Billy entrega la fotografía a un amigo, Dan Dendrick la cual se mantiene escondida durante años en algún lugar de EEUU custodiada por la familia de Dan. Esta semana, en Denver, se sacaba a subasta la que se dice que es la única fotografía real de Billy El niño. La familia de Dan Dendrick tenía grandes esperanzas de dar el gran golpe; el ferrotipo partía en la subasta a un precio de 105.000 dólares. Según parece, un millonario estadounidense tocayo de Billy y que responde al nombre de William Koch, ganó (o perdió, según se mire) la puja por 2,3 millones de euros. 130 años después de su muerte Billy El niño colaboraba de nuevo en un robo a mazo (de subasta) armado. “Planeo disfrutarla y compartirla discretamente”, ha declarado el comprador, que entre ustedes y yo, no tengo ni idea de lo que quiere decir con eso. Según cuentan, Koch se declara un apasionado del Viejo Oeste.

Por cierto, hablando de todo un poco… que no se me olvide este fin de semana subir al camarote a ver si encuentro el Fort Apache de los Famobyl que durante años y años sobrevivió a múltiples ataques de sioux plasticosos, centenares de invasiones de los hombres de Harrelson e incluso, si no recuerdo mal, a alguna que otra aparición mariana de Geypermans vestidos con ropajes de la Barbie. ¿Alguien sabe el número de teléfono de Koch?

Publicado por

Muga

"Era un autor cuyas obras eran tan poco conocidas que casi eran confidenciales" (Stanley Walker)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*