…asúmalo, hasta un primate saca mejores fotografías que usted…

… a pesar de esa pedazo cámara que se ha comprado, a pesar de la pasta que se ha dejado en libros, a pesar del tiempo que ha perdido en cursos de fotografía… asúmalo. Al menos, es lo que yo he pensado (y en cuanto acabe este escrito comenzaré con la terapia para asumirlo) al ver lo que le sucedió al fotógrafo David Slater. Resulta que David, un prestigioso fotógrafo de naturaleza, fue a dar una vuelta por el Parque Natural North Solawesi, de Indonesia. Se encontraba jugueteando con unos monos que andan por la zona haciendo cosas típicas de monos cuando en un descuido, ¡zas!, una mona le robó la cámara. ¿Qué estaba haciendo Slater para que se descuidara tanto y dejara su equipo desatendido? No lo sé. Desde luego, os haceis unas preguntas…

El caso es que a la mona le debió llamar la atención el reflejo de la lente y apretó el botón. Según el propio Slater: “Al principio mostraban sus dientes y hacían muecas, probablemente debido a que era la primera vez que veían su reflejo. Estaban muy traviesos saltando alrededor de todo mi equipo y parecía que estaban posando para la camara cuando uno de los monos la disparó. El sonido atrajo su atención y continuó disparando, cosa que asusto a muchos, pero luego regresaron”.

Photo Caters News
Photo Caters News

Photo Caters News. Otro mono junto a David Slater en una fotografía obtenida por la mona. David es el de la derecha.

El resultado, espectacular. Ni comparación con las imágenes que usted suele intentar hacer en sus vacaciones o con esas fotografías juergueras autoapuntándose con el brazo estirado. Asúmalo, hasta un mono (en este caso, una mona) saca mejores fotografías que usted.

El asunto está ahora en los derechos de imagen. Por de pronto, la Agencia Caters News, que era quien había contratado a David para que se diera una vuelta por allí, asegura que tiene el copyright de las instantáneas. La duda está en si esas imágenes, que no fueron tomadas por David, pueden tener unos derechos de autor. Según dicen, si la fotografía está realizada por un animal (no nos referimos a Kiko Matamoros, sino a animal no racional…. bueno… que… ustedes ya me entienden), los derechos de autor serían para su dueño. ¿El guarda del Parque? ¿El Gobierno Indonesio? A saber. Supongo que Teddy Bautista bastante tiene con lo que tiene, porque si no ahí le tendríamos pidiendo cacho bajo el argumento de que la artista en cuestión tiene un aire muy sospechoso a Caco Senante.

Otra posibilidad nada desdeñable sería la de dar los derechos de autor a todos los monos del mundo, incluidos aquellos que tenemos más pelo repartido por el cuerpo que en el propio cuero cabelludo. ¿Por qué no?

Por cierto, la mona autora de las fotografías aún no ha dicho nada sobre los derechos. Aunque a decir verdad, como contrate a un buen abogado tiene todas las de ganar… Y no, no vale Rodríguez Menendez, ya que sería complicado diferenciar al abogado de la demandante…

Publicado por

Muga

“Era un autor cuyas obras eran tan poco conocidas que casi eran confidenciales” (Stanley Walker)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *