…blood coltán…

Acaba el día y pretendes finiquitarlo tumbado en el sofá, viendo en la televisión cualquier programa banal que ayude a que las ganas de dormir se lleven el gato al agua. Los malos días hay que intentar acortarlos lo máximo posible, que ya vendrán mejores. Coges el mando y buscas por los canales algo que el cerebro no rechace de manera automática. Nada, nada, nada, nada, nada. Todo apunta a que sustituiré la televisión por un libro. Pero cuando estoy cerca de apagar la televisión aparece en la pantalla el reportero de “Callejeros” (viajeros o no, qué más da). “Bueno, un rato de callejeros (viajeros o no, qué más da) puede estar bien”, pienso. Tardo un rato en darme cuenta de que no se trata de ese programa sino de otro llamado “En Tierra hostil”. También viajan, pero parece que se trata de un reportaje que pretende más denunciar que entretener. Congo, coltán. Palabras “mágicas” que hacen que me enganche.

La primera vez que escuché hablar del coltán fue hace ya más de siete años. Me hablaron de esa mezcla de columbita y tantalita en una empresa que montaba placas base para ordenadores. Recuerdo poco de esa conversación, pero no se me olvida que hablaron de él como el nuevo “oro negro” (sic) y que la lucha por el cobre a su lado iba a quedar en una mera anécdota. Creo que no supe nada del tema hasta dos años después, en un interesante artículo del jesuita Jon Sobrino.

Periódicamente iba leyendo o escuchando noticias y artículos sobre el coltán, sobre su gran estabilidad tanto ante el frío como el calor, sobre su uso en muchísimos dispositivos electrónicos, sobre las necesidades de China y su incursión en la zona, pero tampoco buceé mucho en el tema. Sí recuerdo haber leido el libro, hace no tanto, titulado “Las minas del rey Leopoldo” (Josep F. Mària y Emmanuelle Devuyst) en el cual se describe la situación de la República Democrática del Congo respecto a la explotación de sus recursos naturales desde que Leopoldo II hiciera de su capa un sayo en el país africano cuando el Congo era el Congo Belga. De todas formas, estamos tan alienados en relación a la situación africana, a la explotación de niños, de trabajadores, de luchas, guerras, muertes, violaciones y un larguísimo etcétera, que hasta que no entra por los ojos, no parece que existe. En este caso, en el de la explotación minera del coltán, como no podía ser de otra forma me sobrecogieron de manera especial algunos trabajos que denunciaban la situación: un reportaje de vídeo (Vice) y dos grandes trabajos fotográficos, concretamente.

 

El alemán Sven Torfinn, especializado en denunciar mediante sus imágenes la situación de algunos países de África, nos acercaba allá por el 2011 un reportaje para Panos Pictures llamado “Blood Coltán” y compuesto por 32 fotografías en color en las que se denunciaba la situación en la República Democrática del Congo respecto a la explotación de las minas de coltán.

Photo Sven Torfinn
Photo Sven Torfinn
Photo Sven Torfinn
Photo Sven Torfinn

 

Photo Sven Torfinn
Photo Sven Torfinn
Photo Sven Torfinn
Photo Sven Torfinn
Photo Sven Torfinn
Photo Sven Torfinn
Photo Sven Torfinn
Photo Sven Torfinn
Photo Sven Torfinn
Photo Sven Torfinn

 

Otro gran reportaje fotográfico en las que se denunciaba el problema del coltán, esta vez en blanco y negro y que le sirvió para ser galardonada en los prestigiosos premios Julia Margaret Cameron, fue el de la oscense Judith Prat.

“Coltán” de Judith Prat
Entrevista a Judith Prat

Photo Judith Prat
Photo Judith Prat
Photo Judith Prat
Photo Judith Prat
Photo Judith Prat
Photo Judith Prat
Photo Judith Prat
Photo Judith Prat
Photo Judith Prat
Photo Judith Prat
Photo Judith Prat
Photo Judith Prat
Photo Judith Prat
Photo Judith Prat
Photo Judith Prat
Photo Judith Prat

 

En África se explota a la población -niños y adolescentes incluidos- en la extracción del coltán. Gobiernos y lobbys varios, entre ellos empresas y organizaciones chinas, participan activamente en dicha explotación e importan la mayor parte de la materia prima para la fabricación de ordenadores, teléfonos móviles y tablets con los que navegar por internet. Miles de personas que utilizan a diario internet durante horas y horas, precisamente en su mayoría jóvenes chinos, acaban enganchados. El círculo se cierra. Curiosa paradoja.

El tantas veces galardonado fotoperiodista Fernando Moleres mostró en el reportaje “Curing China’s Web Junkies” la situación de estos jóvenes enganchados a internet que ingresan en el centro de desintoxicación Internet Addiction Treatment Centre (IATC).

Photo Fernando Moleres
Photo Fernando Moleres
Photo Fernando Moleres
Photo Fernando Moleres
Photo Fernando Moleres
Photo Fernando Moleres
Photo Fernando Moleres
Photo Fernando Moleres
Photo Fernando Moleres
Photo Fernando Moleres
Photo Fernando Moleres
Photo Fernando Moleres
Photo Fernando Moleres
Photo Fernando Moleres
Photo Fernando Moleres
Photo Fernando Moleres
Photo Fernando Moleres
Photo Fernando Moleres
Photo Fernando Moleres
Photo Fernando Moleres

 

Hoy las redes sociales en España, Twitter principalmente, echan humo con el tema del coltán. Hoy nos sentiremos culpables cuando utilicemos el ordenador portátil, el teléfono móvil o la tablet. Mañana, algo menos. No se preocupen, para el fin de semana, olvidado.

De todas formas…

¿Acaso nos tenemos que sentir culpables nosotros mientras que los que explotan y se enriquecen a costa de los más desfavorecidos duermen a pierna suelta?

¿Qué grado de responsabilidad tiene el consumidor final frente a la responsabilidad de esos gobiernos que dan pie e incluso mantienen la situación por intereses económicos?

¿Somos unos hipócritas hablando de estos temas mientras en la otra mano sostenemos un smartphone?

¿Hasta dónde llega nuestra capacidad para revertir la situación? ¿Y cómo hacerlo?

Preguntas que pasan por mi mente para las que, como casi siempre, no tendré respuesta.

 

Vaya, otra solicitud para jugar al Candy Crash…

Publicado por

Muga

"Era un autor cuyas obras eran tan poco conocidas que casi eran confidenciales" (Stanley Walker)

2 comentarios sobre “…blood coltán…”

  1. Si, el coltan es un tema entretenido para pasar una aburrida tarde en la que no ponen nada bueno en la tele.
    Si engancha mucho por eso hay infinidad de documentales, reportajes fotograficos, articulos etc etc.

    Pero me pregunto… cual es tu interes sobre el Coltan? Pasar un rato entretenido o informarte y conocer la realidad sobre este mineral.

    Si te interesa te cuento cual es la cruda realidad sobre el coltan y sobre la mineria en el congo. Pero me temo que no te va a interesar conocer la verdad. A nadie le interesa. Por eso no veras ningun documental, ni reportaje fotografico, ni articulo, que te cuente la realidad sobre estos dos temas.

    1. Buenas tardes,

      Antes de nada, gracias por tu aportación.

      Aunque este blog es un blog orientado a la fotografía, creo que tanto los lectores como yo agradeceríamos cualquier información que pueda ayudar a entender un problema como este. Por lo tanto, si dispones de dicha información no dudes en aportarla en este mismo lugar.

      Muchas gracias,

      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>