…ya llegó la primavera…

Ahora sí. Aunque oficialmente empezó hace pocos días, el cambio de hora parece que nos evidencia que por fin dejamos atrás el invierno. Y mientras por estos lares, al oir la palabra primavera unos se llevan las manos a la cabeza porque una vez más no les va a dar tiempo a culminar la operación bikini y otros se llevan la mano al bolsillo para buscar ese pañuelo salvador tras ese estornudo que nos indica que la alergia vuelve a nosotros tan puntual como el turrón por navidad, por otros lugares más lejanos celebran la llegada de la primavera, con perdón de la expresión, a polvazo limpio. Así, en la India celebran la llegada de la primavera con un Festival de tres días llamado Holi en el que entre los actos más multitudinarios es el del lanzamiento de polvos elaborados con plantas medicinales. Una batalla de colorido que nos ha dejado, un año más, imágenes espectaculares que los fotógrafos de las mejores agencias han plasmado de manera inmejorable. Buenas fotografías para comenzar la primavera. Creo que merece la pena dejar por un minuto los abdominales y los antihistamínicos y disfrutar con las imágenes…

Photo Majid Saeedi/Getty Images
Photo Kevin Frayer/AP
Photo Kevin Frayer/AP
Photo Kevin Frayer/AP
Photo Majid Saeedi/Getty Images
Photo Manish Swarup/AP
Photo Majid Saeedi/Getty Images
Photo Kevin Frayer/AP
Photo Majid Saeedi/Getty Images
Photo Majid Saeedi/Getty Images

…la imagen de la pobreza…

   (Foto Steve McCurry)
 
Cuando el calendario marcaba el mismo día de Octubre en el que comenzó una masacre demográfica con la llegada de unas carabelas a la isla de Guanahaní, en Bahamas, 507 años después de aquello se anunciaba al mundo que en el planeta Tierra ya vivíamos 6.000 millones de personas. Hoy, todos los periódicos abrirán con el aniversario de la llegada de conquistadores a aquella tierra desconocida, a aquel nuevo mundo, pero pocos o ninguno hablará sobre la demografía del planeta y sus “daños colaterales”. Es imposible saber dónde nacería aquel niño marcado con la etiqueta “habitante 6.000.000.000”, pero la probabilidad nos dice que nacería en un país llamado Pobreza. Quizás en África. Quizás en la India. No se sabe. Pero casi con toda seguridad nació en la miseria.
 
Si por una imagen es conocido el fotógrafo estadounidense Steve McCurry es por la imagen en la que mostraba un retrato de una niña afgana. Esos ojos verdes, esa mirada que recogió la portada de National Geographic, probablemente sea una de los retratos más conocidos de la historia. Pero hay una imagen de este autor que no ha tenido tanta relevancia y que muestra con una fuerza desorbitante la imagen de la pobreza, de la desigualdad. La fotografía está tomada en Bombay y no hace falta irse tantos años atrás para situarla, ya que está tomada en el año 1996. Normalmente, el retrato de la miseria y de la pobreza, fotográficamente hablando, se suele asociar inconscientemente al blanco y negro, a la extrema delgadez, a la delincuencia, etc. Pero Steve McCurry consiguió evitar los tópicos y captó el horror sin moverse del vehículo en el que se encontraba y, con una imagen en la que toma mucha importancia el color… una imagen surgida de la nada… apenas unos segundos para recoger toda la fuerza de la pobreza. La mirada del niño, la lluvia, el color del vestido, la escasa luz, la mano posada en la ventanilla, el vehículo…contrastes que se unieron para dar una de las fotografías más impactantes que nos podemos echar a nuestros ojos… la pobreza mirando a la opulencia, la miseria mirando a Occidente…