…Montajes borbónicos…

Recuerdo aún con una sonrisa maliciosa la chirigota que se montó allá por Diciembre de 2005 con aquella felicitación navideña que la Casa Real elaboró para felicitar las Fiestas a todos sus súbditos. La idea parecía sencilla. Como, según la propia Casa Real, “fue imposible reunir en un mismo día a los reyes y a todos sus nietos en Madrid para realizar una sesión fotográfica”, se echó mano de algún becario que andaba por los pasillos de Palacio, instalaron el Photoshop en el portátil de Froilán y se armó el Belén. El propio Fontcuberta en el premiado libro “La Cámara de Pandora” describió perfectamente la escabechina: “La yuxtaposición de las figuras adolecía de falta de sombras y la composición carecía de la necesaria sensación de profundidad. Al Rey Juan Carlos le borraron las piernas (¡que tanto necesita para esquiar y navegar!); a Victoria Federica, hija menor de la infanta Elena y Jaime de Marichalar, los brazos. Y es difícil explicarse el raro escorzo de Irene, la hija menor de la infanta Cristina, en brazos de su hermano mayor. Los niños situados a un lado y a otro habían sido fotografiados con perspectivas discordantes. La pareja real además va vestida exactamente igual que en el acto de presentación de la hija de los príncipes de Asturias un mes antes”.

Felicitación navideña "real". Diciembre 2005.
Felicitación navideña “real”. Diciembre 2005.

Un portavoz de la Casa Real se excusó diciendo que “solo se trata de una felicitación navideña”, pero pudo ser un antes y un después. Con perdón tratándose de Juan Carlos de Borbón, ahí se abrió la veda. Con la imposibilidad de poner vallas al campo, los internautas no tuvieron compasión y el fotomontaje de la Familia Real tuvo una respuesta inmediata e imaginativa.
image009 193c4a34 familiareal2br7zi A partir de entonces, fotográficamente hablando, nada fue lo mismo. Cada “suceso” relacionado con la Casa Real, era respondido con la imaginación que ha faltado para otras cuestiones. Caídas, cacerías y “disculpas” borbónicas tenían su debida réplica de manera inmediata en redes sociales.

Caída "real" de Juan Carlos I. 2012.
Caída “real” de Juan Carlos I. 2012.

caida-del-rey10 Reycarrera rey-michael-jackson-jpg_094901 resizer rey--647x331 rey-pertiga-jpg_094909

Fotografía cacería "real" en Botswana. 2012.
Fotografía cacería “real” en Botswana. 2012.

555 333 640x480_303377 con la cola entre las patas

Como era de esperar, la abdicación de Juan Carlos I en favor de su hijo, Felipe VI, ha vuelto a azuzar a las mentes imaginativas. Una vez más, los fotomontajes han comenzado a correr como la pólvora por Facebook y Twitter. El nuevo show está servido. Y dará juego para varios días, de eso no hay duda…

BpHQlHGIAAEjqQN

BpHx4E1IgAAZ2Hl

BpIEtVZIAAA4F3N

BpImR7dCEAEPKcq

BpImdKhCAAA3u9h

10376321_10152919422972334_2803609389617328629_n

parodia_7162_1

BpHec68IMAAG4aQ

De todas formas reconozco que en mi recuerdo siempre habrá un pedestal especial para el fotomontaje realizado allá por 2006 por los compañeros Josetxu Rodríguez y Javier Ripa del ya exrey Juan Carlos I y el oso Mitrofán que fue incluido en la portada del cuadernillo de humor Caduca Hoy, publicado semanalmente en el diario Deia. Acusados de injurias graves al rey fueron de los primeros que se atrevieron a parodiar las andanzas del monarca en una publicación en papel. Finalmente fueron absueltos, porque sin duda, “estaba cocido”…

caducahoy

…¿empieza la fotografía a atraer a los cacos?…

Robadas una serie de fotografías de Joan Fontcuberta.
 
Cada vez más galeristas y profesionales del arte coinciden en que la fotografía poco a poco va ganando terreno a otros artes como la pintura y escultura en materia de coleccionismo e incluso de especulación. Aún encontrándose a años luz de estos, ha ido tomando gran importancia en galerías de arte así como en museos, que han visto como colecciones fotográficas se colaban entre las paredes de algunas de las pinacotecas más importantes del mundo. Este acercamiento de los inversores al mundo de la fotografía ha atraido también a ese otro mundo que siempre ha estado ligado a la pintura… los ladrones de arte. Multitud de películas y libros han recogido grandes robos de pinturas; e incluso, cada poco tiempo suelen salir en las noticias robos en pinacotecas o en colecciones particulares.
Pues bien, hace pocos días el fotógrafo Joan Fontcuberta, Premio Nacional de Fotografía en 1988, sufrió el robo de una de sus series fotográficas titulada Milagros & Co. en el Monasterio de la Charteuse de Aviñon. Según indica el propio fotógrafo, el robo se produjo durante la noche del sábado al domingo; y, aunque la serie sustraida se encontraba junto con otra del mismo autor denominada Sputnik, únicamente fué robada la primera, por lo que todo apunta a que se pudo deber a un trabajo de encargo. En total fueron robadas 40 fotografías valoradas entre 4.000 y 6.000 euros y fueron recortadas de su marco limpiamente con una cuchilla.
La serie sustraida consta de una serie de fotografías tomadas en el Monasterio ortodoxo de Vallhamönde, situado en Karelia una región finlandesa en la forntera con Rusia. La pequeña comunidad monacal de Vallhamönde es un centro espiritual al que acuden monjes de muchas religiones para aprender a hacer milagros.
Para realizar el reportaje fotográfico, Fontcuberta fingió ser un aprendiz de monje ortodoxo, siguiendo así los cursos junto al resto de novicios. La idea de este reportaje surgió de un anuncio en un diario finlandés en el que se proponía un curso de “milagrología interconfesional de carácter teórico y práctico”.
Volviendo al robo, el Premio Nacional de Fotografía nos deja las siguientes declaraciones para la reflexión: “Hasta ahora nunca había pensado poder convertirme en un objetivo. Ni siquiera me había percatado que una fotografía pudiese ser un botín apetecible. A veces en una exposición se produce algún que otro robo impulsivo, aunque jamás había oído algo así. Si ha sido un coleccionista loco, con lo que debe costar organizar un robo así, casi le convenía comprarme las obras”. ¿Será por lo tanto un robo realizado con el fin de poder revender las fotografías? ¿Acaso una acción de algunos fanáticos religiosos debido a la temática de la serie o un loco aficionado a la fotografía? ¿Por qué esta serie y no la que estaba a su lado?
 
Quizás nunca lo sepamos… lo que sí parece es que la fotografía comienza a ser un objetivo para los amigos de lo ajeno…