… Getxophoto 2015…

Contaba Christian Caujolle en el acto de apertura de la anterior edición de Getxophoto que hablando con Jokin Aspuru, Director del mismo, sobre el tema a elegir para cerrar el tercer y último año de su comisariado del festival, le propuso un doble tema: “Sueños y Luchas”. Ambos, por separado, habían sido precisamente los temas elegidos por Caujolle para sus dos anteriores comisariados del Festival (“Sueños” en 2013 y “Luchas” en 2014), por lo que como no podía ser de otra forma ante la idea de repetir temáticas, Jokin se negó en rotundo. Ante la imposibilidad de hacerle cambiar de opinión -y es que, para un certamen que entre sus muchos puntos fuertes destaca precisamente la acertada elección del tema a abordar en cada edición, no parecía tener mucho sentido tal repetición- Caujolle tiró de su experiencia y su magia y se sacó un nuevo conejo de su particular chistera: “Viajes”. Un tema que, según aclaró el propio comisario, le permitiría mostrar tanto viajes en el concepto habitual que tenemos interiorizado, como aquellos viajes cuyos “viajeros accidentales” se ven de manera irremediable abocados a ellos para huir de guerras, miserias o catástrofes. En definitiva, un tema que le permitiría tratar tanto los “sueños” como las “luchas”. Una vez más, genio y figura.

Este nuevo certamen coincide precisamente con uno de los momentos más críticos en relación a esos viajes migratorios motivados, en este caso, por varias guerras. Estos días, unas desgarradoras imágenes han vuelto a sacar a la palestra un debate estéril (tal y como acertadamente lo definía esta mañana Iker Merodio en su columna), que periódicamente se pone encima de la mesa: la necesidad o no de mostrar imágenes tan explícitas como las que hemos podido ver de la angustiosa huida en busca de la supervivencia. En Getxophoto no habrá imágenes duras, escabrosas, en el sentido más literal de la palabra. Sin embargo, si nos detenemos unos segundos y prestamos atención a las historias que nos cuentan estas fotografías veremos que a menudo no es necesario mostrar una crudeza directa para llegar a mostrar lo peor de la raza humana. Pero hoy en día la rapidez con la que se mueve todo -más aún en medios de comunicación y redes sociales- no da cabida a esa slow photography para la que no basta con mirar, sino para la que es indispensable ver.

Un año más, se mantiene la principal característica de Getxophoto, que no es otra que la fusión de la fotografía con la calle. El paseante, hasta el próximo 4 de octubre, se encontrará con fotografías sin necesidad de acudir de manera directa en su búsqueda. Estos días, los que visiten Getxo podrán perderse por sus calles y acceder, prácticamente sin querer, a las historias de inmigrantes sin papeles, a la huida de muchos hacia una vida mejor (o peor, quién sabe), al turismo del morbo, a viajes imaginados o, incluso, al último viaje que tarde o temprano todos y cada uno de nosotros tendremos que hacer. Muchos seguirán su camino y únicamente mirarán las fotografías que se presentan ante ellos, sin ver lo que hay detrás, nada más. Quien lo desee, sin embargo, podrá pararse y profundizar en esas historias que hay detrás de esas imágenes. Podrá perderse en los sueños y en las luchas. Ongi etorri a la Slow photography.

Que tengan muy buen viaje por las calles de Getxo…

(Información sobre actividades y autores: http://www.getxophoto.com)