…Fotógrafo de prensa asesinado en Ciudad Juárez…

Otro reportero gráfico ha resultado herido en un tiroteo perpetrado en un centro comercial de la localidad azteca.
(Noticia AP)
 
Un grupo armado atacó el jueves a dos fotógrafos de prensa en Ciudad Juárez, matando a uno y dejando gravemente herido al otro, informó el directivo de un medio local, en un hecho más que evidencia la vulnerabilidad de los periodistas en México.
 
 
El cuerpo del fotógrafo de prensa Luis Carlos Santiago, abajo, yace en su automóvil luego de ser atacado el jueves 16 de septiembre del 2010 por varios hombres a tiros en Ciudad Juárez, en el noroeste de México que colinda con Estados Unidos.(Foto AP/Raymundo Ruiz)
 
El jefe de noticias del Diario de Juárez, Pedro Torres, dijo a The Associated Press que los fotógrafos salieron de sus oficinas y se dirigían en un automóvil a almorzar cuando varios hombres a bordo de dos vehículos los interceptaron y atacaron a tiros. Luis Carlos Santiago, de 21 años, murió y Carlos Sánchez resultó herido de gravedad, indicó Torres en Ciudad Juárez, uno de los lugares que más resiente la violencia del crimen organizado en México.Torres dijo que desconocía los motivos de la agresión a los reporteros gráficos. Explicó que Santiago había comenzado a trabajar en el rotativo hace apenas dos semanas, mientras que Sánchez realizaba prácticas profesionales para el diario.
 
Dos familiares lloran la muerte del fotógrafo asesinado (Foto AP).

 
DESCANSE EN PAZ. GOIAN BEGO.

…posando para la muerte…

29 de Abril de 1979. Domingo. 14:00h. Adela Legarreta Rivas, periodista mexicana, sale de un salón de belleza y se dispone a cruzar la Avenida Chapultepec, a la altura de la calle Monterrey de Ciudad de México. Su destino, la presentación de un libro escrito por ella misma. El conductor de un Datsun blanco, sin embargo, decidió que su destino fuera otro bien diferente. Arrolló a la mujer y ésta fué a dar contra un semáforo. Falleció agarrada al poste como si quisiera aferrarse a la vida. Pocos instantes después, Enrique Metinides, fotógrafo “especializado” en retratar la muerte aparecía en el lugar y fotografiaba a la periodista en el mismo momento en el que un médico se disponía a taparla con una manta. Los ojos abiertos, el bello rostro de la mujer y la posición en la que quedó bien pudiera ser la representación de la muerte en una obra teatral cualquiera. Pero a menudo la realidad supera, con creces, a la ficción.