…Mejores iniciativas en Medio Digitales: venció la Fotografía…

No quisiera que esta entrada en el blog se convirtiera en una repetición de lo que ya comentó Iker Merodio en su blog hace pocos días o, menos aún, en un publirreportaje al estilo de esos anuncios tediosos, de larga duración, que repiten una y otra vez de diferentes maneras qué buenos son, qué maravillosa que es la vida y cuán larga la tienen (la duración me refiero). Pero no puedo dejar pasar la oportunidad de gritar a los vientos 2.0 desde este pequeño txoko que si alguien ganó en el I Reconocimiento a las mejores iniciativas en Medios Digitales organizadao por el diario Deia, esta fue la Fotografía.

Aunque había una categoría específica relativa a la Fotografía, fue también un blog de carácter fotográfico el vencedor en la categoría al mejor blogger vasco: hastalosmegapixeles.com del periodista Iker Morán. Años de buen trabajo recompensados con este merecido premio. Ya he comentado muchas veces que no soy seguidor (ni conocedor) de la actualidad en materia de cámaras y gadgets fotográficos, pero este blog no es solamente una mera recopilación de la actualidad en material fotográfico. Iker Morán es capaz de aunar novedades con otros aspectos de la fotografía, cosa que no es ni mucho menos sencilla. Así, en su rincón podemos encontrar desde el maravilloso homenaje a Paco Elvira realizado por sus alumnos de Idep, hasta una magnífica reflexión sobre alguna de las polémicas que de vez en cuando nos brinda la fotografía, pasando por la cita de cada jueves con una fotografía de cosecha propia o por la explicación sobre el Pic Sharing, un nuevo “deporte fotográfico”. Sin duda merece la pena no solo pasearse durante un buen rato por ese blog si no escudriñarlo detenidamente y anclarlo a perpetuidad en ese maremágnum en el que se ha convertido la carpeta de Favoritos. No os defraudará.

hastalosmegapixeles

En la categoría de los Premios a las Mejores iniciativas en medios digitales relativa a la Fotografía, bautizada como “Hemendik” Street Photography, el premio fue para Julen Landa, Txanoduna, cuyo trabajo he tenido la suerte de seguir desde hace muchísimos años en flickr. Julen, nos muestra en su web la evolución que ha tenido la Villa desde su personal visión que, como me comentaba al final de la gala, resulta increible como cada uno de nosotros ve de diferente manera un mismo objeto o lugar. Su visión fotográfica es, a mi entender, digna de elogio.

Imagen1
Photo Julen Landa
Photo Julen Landa
Photo Julen Landa
Photo Julen Landa
Photo Julen Landa
Photo Julen Landa
Photo Julen Landa

Los otros nominados al Premio, aparte del trabajo de un servidor mostrado en Flickr, eran otras dos visiones muy diferentes del hecho fotográfico. Por un lado estaba Juan Ignacio Pérez, quien da rienda suelta a su visión del mundo a través de Instagram. Reconozco que no conocía la faceta fotográfica de quien fuera exprofesor en la Facultad del que suscribe este escrito, así como exrector de la UPV/EHU. Me quedé gratamente sorprendido de este descubrimiento. Por último, pero no por ello con menor calidad, también se encontraba entre los nominados Bilbao Architecture. Esta web nos muestra las edificaciones más representativas de este nuevo Bilbao. La nueva Torre que domina la Villa, la Alhondiga, las Torres Isozaki, el Museo Guggenheim, la Biblioteca Foral o el Bilbao Arena se conjugan con las imágenes del Bilbao más clásico como el Mercado de la Ribera, la Estación de Abando o la Universidad de Deusto. Indispensable para los amantes de la Fotografía arquitectónica y, cómo no, para aquellos que quieren disfrutar de Bilbao desde la pantalla de un ordenador.

Web Bilbao Architecture
Web Bilbao Architecture

El propio Bingen Zupiria, Director del diario Deia, aprovechó la presentación de los premios a la categoría “Hemendik” Street Photography para romper una lanza a favor de sus fotoperiodistas, reconociendo la gran labor que hacen y lo difícil que es esta. Una profesión más dura de lo que a simple vista puede parecer y, a menudo, poco reconocida. Y es que hoy en día, no se entendería un diario (tanto en formato papel como en soporte digital) sin las fotografías que lo ilustran. Sin duda, grande el trabajo que hacen los Zigor Alkorta, Oscar Martínez, Pablo Viñas o David de Haro, entre otros.

Decía Stanley Walker, editor del diario Herald Tribune, al hablar de un autor que sus obras “eran tan poco conocidas que casi eran confidenciales”. Hay muchos fotográfos cuyo trabajo podría decirse que es casi “confidencial”. Grandes fotógrafos, con un trabajo bien estructurado, bien seleccionado, sumidos en el anonimato intentando que se oiga su música entre tanto ruido. Pero resulta muy complicado hacerse notar. Por eso es importante el impulso a estos autores tanto desde instituciones públicas y privadas, como desde los propios medios de comunicación. Bien mediante la promoción y ayuda a certámenes de fotografía, mediante la organización de exposiciones, la edición de publicaciones fotográficas o, simplemente, con la publicación de reseñas y artículos fotográficos tanto en diarios en papel como en soporte digital. Puede parecer que el apostar por la cultura en general y la fotografía en particular resulta caro, pero a la larga sale barato. Sin duda. Sigan apostando por ello(s), por favor…

…crónica de una muerte anunciada…

 

Photo Muga

Decía Gabriel García Marquez en su famosa novela que Santiago Nasar, la semana anterior a que lo mataran, “había soñado que iba solo en un avión de papel de estaño que volaba sin tropezar por entre los almendros”.

Mientras la mitad de la afición soñaba que volaba en ese avión de papel de estaño, la otra mitad soñaba que surcaba la ría en una gabarra. Metieron esos sueños en sus mochilas dejando un hueco para traer esa tan deseada Copa. Fueron en avión, en moto, en coche, autobús, bicicleta, isocarro e incluso andando, que para esos somos de donde somos. “Bienvenidos” y “bientratados” por la gran mayoría de madrileños, unos pocos prefirieron mugir ante la avalancha rojiblanca. Libertad de expresión. Brindaron, bailaron, cantaron y sumieron la ciudad en una alegría colectiva. “Que nos quiten lo bailao”. Pasaron las horas y la marea zurigorri era imparable. Más cánticos, bailes, alcohol y alegría. No decaía el ánimo. Poco a poco el rojo y el blanco se acercaba al estadio. Una mezcla de esperanza y respeto al rival inundaba el caluroso ambiente. Últimos sorbos de esperanza. Tomar aire y para adentro. En el estadio, la afición bilbaina gana por goleada.  En los prolegómenos del encuentro suena la música. Los culés bailan con el DJ mientras los athleticzales animan a su equipo. La canción de Fito resulta premonitoria “No voy a sentirme mal si algo no me sale bien, he aprendido a derrapar y a chocar con la pared”. Más prolegómenos. Libertad de expresión (ii). Los culés bailaban en las gradas. Y en el terreno de juego, otro baile. Las caras lo dicen todo. Los ánimos decaen, pero ello no impide que los gritos athleticzales se sigan escuchando en el campo. Ellos cantan la del elefante, nosotros animamos. Unos ríen, otros no. Como la vida misma. Dionisio Iguarán, en la novela antes citada, hubiese equiparado el sentimiento rojiblanco que poblaba las gradas a la muerte del viudo de Xius: “Estaba más sano que nosotros, pero cuando uno lo auscultaba se le sentían borboritar las lágrimas dentro del corazón”. Y borboritaban, vaya si borboritaban. Finaliza la segunda decepción del mes. Si un platillo volante aterrizara en ese momento en medio del estadio, se equivocaría en la predicción del vencedor. Sin duda. Aunque debería ser al revés, los aficionados animan a los jugadores. En el cielo madrileño un solo grito. El fútbol está en deuda con este equipo. Pero la deuda que los jugadores han contraido con la afición es aún mayor. Y solo se puede pagar de una forma.

Lo mejor de la temporada, sin duda habéis sido todos vosotros.

“Una noche de buen humor se le derramó el tintero sobre la carta terminada, y en vez de romperla le agregó una posdata: En prueba de mi amor te envío mis lágrimas”

(Crónica de una muerte anunciada, Gabriel García Marquez)

 

Photo Muga

 

Photo Muga

 

Photo Muga

 

Photo Muga
Photo Muga

 

Photo Muga
Photo Muga

 

Photo Muga
Photo Muga
Photo Muga

… una fotografía tomada en Bilbao la tercera más cara de la Historia…

Ayer día 27 de Diciembre se subastaba en Londres una instantánea del fotógrafo I.M. Uga obtenida en Bilbao, concretamente en los alrededores del Museo Guggenheim. La fotografía, tomada en el año 2009 durante un viaje a la capital vizcaína dentro de su Proyecto “Las nuevas construcciones potenciadas desde el ámbito local y comarcal orientadas a la internacionalización de la sociedad actual y su impacto en los recursos naturales”, partió de un precio de 150.000 dólares. Según la casa organizadora de la subasta, la misma transcurrió con gran rapidez y tras apenas diez minutos, su precio se multiplicó en más de veinte veces al precio de salida, alcanzando los 3.500.000 dólares. Esa cantidad superaba así a la conseguida por la fotografía de Richard Prince, “Untitled (Cowboy)” cuyo precio de venta se quedó en 3.401.000 dólares, aunque no pudo superar los 3,9 millones de dólares obtenidos por Cindy Sherman por la imagen “Untitled #96” ni los 4,3 millones de la fotografía del Rhin de Andreas Gursky, ambas vendidas durante el presente año. Así, a pesar de la crisis económica mundial, ha sido precisamente en el año 2011 cuando han sido vendidas las tres fotografías más caras de la Historia.

Se desconoce la identidad del comprador, aunque según algunas fuentes se trataría de un importante coleccionista especializado en fotografía contemporánea. El fotógrafo por su parte declaró que a pesar de la venta iba a seguir con su proyecto y que este negocio “le da más fuerzas para continuar en el mundo del arte”. Sobre nuestro pequeño botxo se despachó con un “amenazante”: “tengo previsto ir muy pronto a Bilbao para fotografiar a las bilbainas”. Ya saben, anden ojo avizor…

Photo I.M.Uga

NOTA (29.12.2011): Aunque no creo que haga falta aclararlo, por si acaso… Obviamente era una noticia inventada con motivo del día de los Santos Inocentes…

…100…

Y llegamos a las cien entradas…así, como que no quiere la cosa. No, no me refiero a las entradas en el cuero cabelludo que amenazan salvajemente a un servidor. No, tampoco me refiero al número de entradas que (hall, le llaman ahora) tiene mi séptima mansión que acabo de adquirir recientemente. No. Me refiero al número de entradas, artículos, escritos o paj…digo…reflexiones fotográficas que he realizado en este Blog. Todo empezó una aburrida y nublada tarde de agosto. Había rumiado la idea durante algún tiempo pero nunca había dado el paso. Qué mejor forma de compartir las historias, acontecidos y fotografías que me impactaron que tenía guardadas en el disco duro del ordenador que mediante un blog, pensé. Y empecé a escribir. No tuvo mucho éxito el periplo inicial bajo el nombre de “Pictures on the run”. DEIA me dió la oportunidad para “migrar” a uno de sus blogs (eskerrik asko) y de la noche a la mañana se convirtió en “El momento decisivo”. Y hasta hoy. Con más éxito que al inicio gracias al diario, todo hay que decirlo.

Y como nadie me va a regalar nada por mi “cumpleblog”, pues me voy a dar un auto- homenaje. He aquí una serie fotográfica que realicé hace un tiempo. Una pequeña crítica a la “camaritis” que hay hoy en día sumado al hecho de que parece que la verdadera fotografía es aquella que se hace en paises cuanto más lejanos mejor.

A los seguidores del blog (que alguno hay), mi más sinceras disculpas por bajar la calidad fotográfica de las imágenes a las que estais habituados a ver por aquí. Pero prometo que intentaré que no vuelva a suceder… al menos hasta el siguiente “cumpleblog”…

“La parte más arriesgada de nuestra expedición a África fue cruzar Picadilly Circus” (JOSEPH THOMSON)

Como cada día anterior a un largo viaje, sea Semana Santa, Navidades o primeros de Agosto, entro en mi habitación, me acerco al armario de al lado de la cómoda, abro la puerta de la segunda balda, respiro hondo y… ahí está. Parece que ilumina toda la estancia con sus decenas de millones de píxeles, sus veintitantos programas automáticos y su luminoso objetivo. La cojo con mimo, me la llevo al salón, saco el pequeño trapo especial de limpieza y empiezo con el ritual. El mismo de todas las vísperas de ese exótico viaje que tanto dinero (y esfuerzo) me ha costado. Solo falta darle un pequeño y somero repaso; frotarla con mimo. Sobre todo para quitarle ese olor tan característico que cogen las cosas cuando llevan tiempo metidas en un armario. El resto ya está todo listo. Ya he leído la Guía y ya se qué es lo que hay que fotografiar. Ya se cuáles son los monumentos y los lugares típicos indispensables para mi álbum. Me lo he leído todo. Hay dos fotografías de otros tantos edificios que me han encantado. Habrá que intentar sacarlos. No va a ser fácil pero tengo la esperanza de que me queden tan bien como el original. Y si no, tampoco pasa nada, en el ordenador se arregla en un periquete. Es la cámara y el viaje perfecto. Me encanta la fotografía. De hecho, esto sí es fotografía y no lo que hace mi amigo Henrique. Eso de estar todo el día con su compacta de cuatro duros encima y fotografiar lo que le rodea no es fotografía. Qué va, eso no puede ser fotografía. Al menos no fotografía de calidad ¿Qué tiene de interesante tomar imágenes del cumpleaños de su sobrina, de esa tarde lluviosa en casa o de la lucha diaria de su padre contra su enfermedad crónica? No se qué ve en ese tipo de tomas. De hecho, eso cualquiera que tenga una sobrina, una tarde aburrida o un padre enfermo lo puede hacer. Donde esté una imagen del inconmensurable Taj Mahal sin una pizca de ruido o la Torre Eiffel tomada con la extrema nitidez de una buena cámara, que se quiten esas imágenes tan poco trabajadas. La verdad es que no se lo que entiende por fotografía. En fin… allá él.

Por cierto, a ver si me compro un nuevo angular que este ya tiene algo más de medio año. Quizás para el próximo viaje a los Alpes suizos… así puedo retratar el paisaje en todo su esplendor. Además creo recordar que la cámara trae un programa automático para la toma de paisajes nevados. Echaré un vistazo al manual en el avión. Sin falta.

Photo Muga
Photo Muga
Photo Muga
Photo Muga
Photo Muga
Photo Muga
Photo Muga
Photo Muga
Photo Muga
Photo Muga
Photo Muga
Photo Muga
Photo Muga
Photo Muga

Muga´s Photos