…Sestaophoto 2014 y Juantxu Rodríguez…

El Festival de Fotografía de Sestao, Sestaophoto, ya está aquí. Desde el 9 de Mayo hasta el último día del mes, previo a que otras dos localidades vizcaínas como Durango con su original festival Begiraphoto y Getxo, con su más que consolidado en el ámbito internacional Getxophoto, se inunden de imágenes, es la localidad de la margen izquierda de la Ría del Nervión la que desbordará Fotografía por sus cuatro costados. El nivel expositivo que ha logrado esta nueva edición del Festival, es más que reseñable para un certamen tan joven como este. El entusiasmo, la pasión y el buen hacer de sus organizadores, sin duda, está dando sus frutos.

14-04-14 sestao photo

Exposiciones de fotógrafos consolidados de la talla de Ricky Dávila (quien insiste que, con su particular visión del mundo, no hay vodka en la luna), Txema Salvans (quien nos muestra ese otro Mediterráneo, de espaldas al mar, alejado de las grandes masas de bañistas y chiringuitos), Javier Arcenillas (sí, efectivamente, el hombre de las series de veintiuna fotografías, autor de inolvidables trabajos como Sicarios o aquellos dormilones sin justicia bautizados como “Sleepers”, nos presentará en Sestao su visión de Transilvania) o Carlos de Andrés (madrileño, fotógrafo documentalista y una de las autoridades fotográficas del Estado), se unen a los experimentados -a pesar de su juventud- Jesús Madriñan (con “Boas Noites”, una serie que incluye sus ya inconfundibles retratos nocturnos (reconozco que su “azulada” serie “Looking for something” me atrapó para siempre)) y Jordi Ruiz (quien nos acerca a una comunidad muy especial, los Menonitas, de quienes ya hiciera una premiada serie de retratos y que ahora nos los muestra a través de una grandísima serie de marcado carácter documental), así como al aire fresco del “cefecero” Godzilla (cuya particular “invasión” de las calles de Sestao promete no dejar indiferente a nadie). Proyecciones, talleres y el siempre bienvenido ambiente fotográfico en todo el pueblo completan la programación.

Photo Ricky Dávila
Photo Ricky Dávila

Txema Salvans - copia

Javier Arcenillas
Photo Javier Arcenillas
Photo Carlos de Andrés
Photo Carlos de Andrés
Photo Jesús Madriñán
Photo Jesús Madriñán
Photo Jordi Ruiz
Photo Jordi Ruiz
Photo Godzilla
Photo Godzilla

No, no se me olvida una muestra que sin duda toca la fibra sensible. Llega al corazón. Juantxu Rodríguez era un fotoperiodista que SIEMPRE tendrá un hueco en el alma fotográfica vizcaína. Cacereño de nacimiento y vasco de adopción, a pesar de lo corta que fue su carrera, es difícil entender la fotografía de prensa de este territorio en general y de la margen izquierda en particular sin el trabajo de Juantxu. El diario Deia, El País, Tribuna Vasca, Liberátion o el New York Times entre otros, publicaron sus trabajos. Años ochenta, una juventud sin esperanza, venda negra en los ojos y maldito polvo blanco en las venas. Años de familias rotas, de cenizas de los hornos altos, de esperanzas evaporadas, de desesperación compartida. Hace ya casi un cuarto de siglo que consiguieron apagar la cámara de Juantxu. Pero no velaron sus fotografías. Tampoco eliminaron de nuestra retina sus imágenes. Menos aún su recuerdo. Tuvo que ser en Panamá. Tuvo que ser después de fotografiar una morgue, como si de una macabra premonición se tratara. Un invasor uniformado, asesino con carta blanca, decidió quitárselo del medio. Veintidós años después de nacer sus ojos se cerraron para siempre.

Gracias de todo corazón a los organizadores de Sestaophoto por traernos su recuerdo y mantener vivo su trabajo sin tener que esperar al veinticinco aniversario de aquel maldito día.

Photo Juantxu Rodríguez
Photo Juantxu Rodríguez
Photo Juantxu Rodríguez
Photo Juantxu Rodríguez
Photo Juantxu Rodríguez
Photo Juantxu Rodríguez
Photo Juantxu Rodríguez
Photo Juantxu Rodríguez
Photo Juantxu Rodríguez
Photo Juantxu Rodríguez
Juantxu Rodríguez II
Photo Juantxu Rodríguez
Photo Juantxu Rodríguez
Photo Juantxu Rodríguez

“Una semana después de nuestra llegada a la capital panameña, Juantxu y yo regresamos a España. Yo lo hacía viva, por los pelos, y él, en un féretro sellado. Ésa es la pesadilla”. (Maruja Torres)

Photo Juantxu Rodríguez
Photo Juantxu Rodríguez (Panamá)

“Durante el viaje de regreso a Madrid intenté sintonizar alguna emisora en onda corta, pero fue  imposible. Me quedé de piedra cuando vi en las portadas de todos los diarios el cuerpo de Juantxu tirado en el asfalto. El taxista me preguntó por qué lloraba y yo sólo pude enseñarle la portada del diario”. (Gervasio Sánchez)

 

 

 

 

 

 

…Flores en el asfalto…

No soy muy amigo de los `saraos´. No disfruto con las aglomeraciones, con los que escogen el mejor lugar para colocar sus enormes cámaras de vídeo ni con los `gafapastas´ que se acercan a un evento con el principal objetivo de salir en la foto y cazar, si es posible, un rico canapé. No es lo mío ver una exposición masificada en la que la atracción son los autores por lo conocidos que pueden ser en otros ámbitos de su vida y no tanto por sus trabajos – en este caso, fotográficos-. Tampoco soy amigo de los ágapes, aunque en esta ocasión fueran en forma de un buen txakoli y el tan apreciado por muchos sushi japonés. Pero había que estar. Aunque no fuera en las mejores condiciones para ver una exposición fotográfica, había que estar. Había que estar apoyando la cultura, el saber hacer, la pasión de sus promotores y, cómo no, apoyando a la Fotografía en general y la apuesta por la Fotografía en nuestro querido Bilbao, en particular. Muchos entendieron lo mismo que yo y la sala contigua a la Escuela de Fotografía CFC de Bilbao, se llenó. Aunque el Centro formativo lleva ya casi un año funcionando, la inauguración de la Sala de Exposiciones, podría considerarse la puesta de largo de la Escuela. Y para ello qué mejor que hacerlo con una Exposición fotográfica. Qué mejor que hacerlo apostando por la cultura, por la Fotografía.

FOTO2ht91

En la presentación de la muestra titulada “Flores en el asfalto”, la cual se encuentra ubicada en la planta baja del Mercado de la Plaza del Ensanche, en pleno centro de la capital vizcaína, y que podrá visitarse hasta el 31 de Octubre, estuvieron presentes varios de los cinco autores de la exposición. Los maestros de ceremonias, con un discurso corto pero intenso y lleno de pasión y apuesta por lo que uno hace –lo cual es de agradecer viendo los tiempos oscuros que corren para la economía y para la cultura- fueron Andoni Aldekoa, Consejero Delegado del Ayuntamiento de Bilbao y Presidente de Lan Ekintza Bilbao, y el fotógrafo bilbaíno (y Director el Centro) Ricky Dávila, autor de series que ningún amante de la Fotografía se puede perder como la gran “Manila” (a mi entender, su mejor serie) o su especial visión de la capital colombiana en “Nubes de un cielo que no cambia”, entre otras. Contaron a los allí presentes cómo surgió el Proyecto de la Escuela y, lo más importante, cómo apostaron por la Fotografía y por el impulso de este arte en Bilbao. La pasión con la que lo dijeron y la forma en la que nos la transmitieron a los presentes no pueden ser inciertas. La apuesta va en serio.

1174751_202166679957750_262582335_n
Photo Joselure´s Borderline

Sobre la exposición, aunque como he comentado, no pude apreciarla en todo su esplendor, es decir con una sala vacía y con una buena música en mis oídos acorde con lo que mis ojos están viendo y mi cerebro está intentando interpretar, es una gran muestra teniendo en cuenta que es la primera exposición fotográfica que vamos a disfrutar en este espacio (el siguiente en pasar por ahí, promete: José Ramón Bas con su serie Paraíso. Casi nada). Una muestra corta, con pocas imágenes, pero que da pie a seguir descubriendo el trabajo de los cinco fotógrafos que han plasmado en fotografías su visión de la ciudad: Carlos Cánovas, rompiendo las reglas de la fotografía y haciendo de lo simple una visión especial (y espacial); Ernesto Valverde, quien mostró varias fotografías en pequeño formato de su serie “Medio Tiempo” (convertida en un recomendable libro y que ya fue presentada en este blog) y, como todo su trabajo, en blanco y negro; Aitor Ortiz, sin duda uno de los mejores fotógrafos de Arquitectura de hoy en día, presente en la muestra con dos fotografías en blanco y negro, de más de un metro de altura en formato vertical, que ayudan a entender la especial visión del bilbaíno en la interpretación de una construcción y sacar una armonía donde el resto de los mortales solo vemos cemento; Vicente Paredes, natural de Orihuela pero bilbaíno “de adopción”, con su serie Furtivos que ya pudimos disfrutar hace un par de ediciones de Getxophoto y que representa a las mil maravillas el gran dominio de la luz artificial de este fotógrafo, a la altura sin duda de grandes maestros de la iluminación; y, como única representación no local, Alberto García-Alix (qué decir de él que no se haya escrito ya), con tres fotografías en blanco y negro que muestran bien a las claras su capacidad  para sacar arte de cualquier lado, incluida la trepidación o el desenfoque. Sin duda una muestra que merece la pena disfrutar. Eso sí, en silencio, con tranquilidad, de una manera pausada, sin aglomeraciones y sin txakoli y canapés alrededor, a poder ser.

1240196_202166993291052_1901122017_n
Photo Joselure´s Borderline

Mereció la pena estar. Y mereció la pena escuchar de propia voz del Director del Centro -así como de un representante del propio Ayuntamiento de Bilbao-, que la apuesta por la cultura y, sobre todo, por la Fotografía en el Bilbao de nuestros corazones va en serio. Al Guggenheim, Museo de Bellas Artes y galerías privadas existentes, a partir de ahora hay que sumarles también la Escuela de Fotografía CFC de Bilbao, la cual sin duda promete convertirse en uno de los catalizadores del movimiento fotográfico de la ciudad.

Por último, un deseo. Y es que espero que este Centro de Fotografía sea un lugar donde no solamente puedan verse fotografías de autores de la talla de los de esta exposición, de fotógrafos consolidados y consagrados, sino que se haga una apuesta por los autores noveles o menos conocidos de nuestra tierra. En Euskadi hay grandes trabajos que no salen a la luz porque hay pocos lugares para exponer. No hay apenas salas donde se apueste por la fotografía y donde los autores poco conocidos puedan dar a conocer su obra. Y es importante apostar por ellos. Espero y deseo que este espacio ayude a ello.

(Más fotografías de la inauguración: Joselure´s Borderline)

… CFC Bilbao: nueva escuela de Fotografía…

Uno de los mejores fotógrafos vascos del que ya hablamos en su día en este blog por su trabajo “Alakrana“, tiene un nuevo Proyecto. Parece que no le es suficiente con realizar maravillosas fotografías, publicar varios libros, realizar múltiples exposiciones, escribir un más que recomendable blog o inaugurar una vivienda en Araba, en el bello entorno del Parque Natural del Gorbea, donde grandes maestros de la fotografía imparten talleres, hablan y profundizan en el mundo fotográfico. Este lunes 14 de Enero, Ricky Dávila inaugura CFC BILBAO, una escuela dedicada de manera exclusiva a la formación fotográfica. Aparte de los cursos de diferente nivel y los monográficos que impartirán el propio Ricky sobre cómo llevar a cabo un proyecto personal y el fotógrafo Vicente Paredes relativo al uso del flash, destacan especialmente los Talleres fotográficos que se han programado para los fines de semana. Unos talleres que acercarán a la capital bilbaina a fotógrafos consolidados y que tratarán sobre diferentes temas de actualidad, desde la fotografía callejera hasta la fotografía de viajes, pasando por la tan en boga técnica del “time-lapse” o las técnicas strobist entre otros. Alberto García-Alix, Juan Valbuena, David Burbano, Gianfranco Tripodo, Mikel Alonso, el gran Eduardo Momeñe, Vari Caramés, Jorge Mier-terán y Ricky Dávila serán los encargados de estar al frente de los primeros talleres que se van a impartir hasta finales de Marzo. Sin duda, esta escuela promete llenar el vacío que tenía Bilbao en este tipo de centros que, por el contrario, sí disponen desde hace muchos años otras ciudades del Estado como Madrid, Barcelona o Valencia. La profesionalidad de Ricky Dávila es el mejor aval para que esta nueva aventura llegue a buen puerto.

Como no podía ser de otro modo, aprovecho para adjuntaros un Proyecto fotográfico de Ricky Dávila que a mí, personalmente, siempre me ha enamorado: NO VODKA ON THE MOON (2007) (Poemario visual realizado en Ucrania en enero de 2007, tiempo y lugar en los que Nikolai Dávila Olano dió su adiós definitivo al orfanato n.3 de Odessa).

Photo Ricky Dávila

 

Photo Ricky Dávila
 
Photo Ricky Dávila

 

Photo Ricky Dávila

 

Photo Ricky Dávila

 

Photo Ricky Dávila

 

Photo Ricky Dávila

 

Photo Ricky Dávila

 

Photo Ricky Dávila

 

Photo Ricky Dávila

 

Photo Ricky Dávila

 

Photo Ricky Dávila

 

…Ricky Dávila: Alakrana…

Ni en sus peores pesadillas podía imaginar que lo que estaba ante su visor eran los retales de un futuro infierno. Estructuras metálicas tomaban forma en los Astilleros Murueta de Bermeo. Trabajadores del astillero moldeaban la chapa. Se ganaban su pan construyendo con paciencia el sustento de unos profesionales de la mar que lucharían a brazo partido por el suyo. Un barco que apenas un lustro después de su construcción iba a convertirse en el peor lugar del mundo para estar. Un infierno sobre el agua.

La serie “Alakrana” del biólogo de titulación y fotógrafo de profesión, Ricky Dávila , vió la luz en un libro publicado en 2006 y estaba formado por fotografías en blanco y negro tomadas durante la construcción del, por desgracia, conocido barco pesquero. Este fotógrafo formado en el prestigioso ICP de Nueva York, galardonado en certámenes como el Best American Picture o el World Press Photo ha realizado numerosos trabajos entre los que destacan “Manila” (2005), “Ibérica” (2007) y “Un cielo que no cambia” (2009). Unas series imprescindibles, sin duda.

Hoy, esas fotografías tomadas en los astilleros, se mezclan ineludiblemente con las palabras de uno de los hombres que sufrieron el secuestro durante 47 interminables días en las costas de Somalia.

Photo Ricky Dávila

«Uno, que estaba histérico, cargó el arma y no nos mató porque el otro le puso la mano. Fue la primera vez que vi pasar la muerte por delante»

 

Photo Ricky Dávila

 «Dijeron que nos iban a matar de tres en tres»

 

 
 
 

Photo Ricky Dávila

 «Nos decían que si les cortaban un brazo, a nosotros nos cortarían los dos, y que si uno de ellos moría, tres de nosotros íbamos a morir. Cada somalí valía por tres españoles»

 

 

Photo Ricky Dávila

  «En el barco de la desesperación no estaba permitido llorar, querían vernos sufrir y cuanto más llorábamos, más reían»

 

Photo Ricky Dávila

«Me han destrozado la vida»