…la semana del footing…

Parece ser que ya han finalizado los atracones navideños que nos han hecho subir de todo… colesterol, triglicéridos, glucosa y, sobre todo, las ganas de hacer ejercicio. Concretamente, las ganas de salir a correr, que parece que es uno de los ejercicios preferidos estos días. Pero no se alarme, se calcula que en aproximadamente cinco o seis días esas repentinas ganas de hacer deporte se eliminarán completamente y todo volverá a la normalidad, querrá volver a sentarse en el sofá con una cervecita y hacer una sesión continua de “sillón ball”.

Y si pasa una semana y no se le han quitado las ganas de seguir saliendo a correr, si además ha comenzado a cronometrarse y a apuntar los tiempos que ha realizado en su última sesión, se ha hecho un acérrimo fan del blog “Correr no es de cobardes” del gran Iker Martín Urbieta o, incluso, se le ha pasado por la cabeza la idea de ir a la tienda de deportes más cercana y gastarse los cuartos en un mejor equipamiento, entonces cuidado. Mucho cuidado. Está entrando en una fase preocupante. Hágase una pregunta, ¿está haciendo deporte para mejorar su imagen? Si es así, quizás el salir a correr tres o cuatro días a la semana esté perjudicando a su imagen más que el hecho de quedarse en casa tumbado. Usted tiene una reputación. Mínima, lo sé, pero la tiene. Y el ir a correr quizás esté haciendo que esa reputación se vaya al garete. ¿Ha visto la imagen que traslada a los demás cuando hace footing? ¿Cree que esa imagen de desgarbado, desaliñado, jadeante, sudoroso, con la mirada perdida, no queda en la retina de vecinos y conocidos? Por mucho que después se vista de punta en blanco, esa visión no se irá nunca de sus retinas. Quedará ahí para siempre. Cuando vaya a hacer la compra, cuando suba en el ascensor, en las reuniones de la comunidad… siempre tendrán esa imagen de usted.

Si aún así no cree que sea para tanto, quizás sea entonces el momento de ir a casa, encender el ordenador, entrar en este blog y volver a ver las fotografías de Sacha Goldberger (sí, el mismo autor que os presentamos en este mismo blog con su serie “Mamika”) que incluimos a continuación. Sacha montó un estudio al aire libre en en el parque de Bois de Boulogne, cerca de Paris, y fotografió a desconocidos que hacían footing, encomendándoles para que volvieran a su estudio una semana después con sus mejores galas. El resultado es dantesco. ¿De verdad cree que merece la pena salir a hacer footing?

Por cierto, si cree que la solución pasa por comprar una cinta andadora o una bicicleta estática, permítame un consejo: busque una que tenga un buen asidero, siempre viene bien para colgar las camisas… que en definitiva, es para lo que la va a usar…

Photo Sacha Goldberger
Photo Sacha Goldberger
Photo Sacha Goldberger
Photo Sacha Goldberger
Photo Sacha Goldberger
Photo Sacha Goldberger
Photo Sacha Goldberger
Photo Sacha Goldberger
Photo Sacha Goldberger
Photo Sacha Goldberger
Photo Sacha Goldberger
Photo Sacha Goldberger
Photo Sacha Goldberger
Photo Sacha Goldberger
Photo Sacha Goldberger
Photo Sacha Goldberger
Photo Sacha Goldberger
Photo Sacha Goldberger
Photo Sacha Goldberger
Photo Sacha Goldberger
Photo Sacha Goldberger

“Quería mostrar la diferencia entre nuestro lado natural y brutal en comparación con cómo nos representan a la sociedad” (Sacha Goldberger)

…fotografías con humor…

A menudo con la fotografía nos pasa un poco como con la televisión. Siempre nos llegan imágenes de desgracias, asesinatos, violencia, desastres naturales, sangre, pobreza… pero de vez en cuando nos apetece un poco de humor. Sereis muchos los que conozcais las fotografías de Sacha Goldberger. Hasta hace pocos meses, a decir verdad, era un desconocido para mí y fué gracias a Iñigo Beristain y su blog (el cuál recomiendo encarecidamente a todo aquel al que le guste el noble arte fotográfico: http://www.beristain.blogspot.com/), que caí en la página web de este fotógrafo. Hurgando un poco por los “mundos virtuales” llegué a la conclusión de que, como en casi todo en esta vida, hay quien no le soporta y hay quien casi casi le idolatra. Obviamente, hay grises. Lo que es casi seguro es que no deja indiferente a nadie. Un poco de humor siempre viene bien y en un medio en el que es tan poco habitual como en la fotografía, mejor aún.

Por cierto, según parece el autor de esta serie titulada “Mamika” es el nieto de la “superheroina” que aparece en las fotografías y homenajea de este modo la hazaña de su abuela en la II Guerra Mundial, durante la cuál según dicen, salvó la vida de una decena de judíos tras ocultarlos de los nazis.

No os perdais tampoco su página web, todo un derroche de imaginación: http://www.sachabada.com/

Photo Sacha Goldberger
Photo Sacha Goldberger
Photo Sacha Goldberger
Photo Sacha Goldberger

Photo Sacha Goldberger
Photo Sacha Goldberger
Photo Sacha Goldberger
Photo Sacha Goldberger
Photo Sacha Goldberger
Photo Sacha Goldberger
Photo Sacha Goldberger
Photo Sacha Goldberger