Los ídolos…(2)

Los aficionados podían estar horas esperando el fugaz paso de estas máquinas. Si el tramo era nocturno, se multiplicaban los seguidores del rally. La mezcla de ruido y olor a goma quemada era el “veneno” que hacía que el mundo de los rallyes tuviese muchísimos aficionados en esta zona.

Rallye Firestone. De madrugada pasando por Amurrio

Rallye Firestone. De madrugada pasando por Amurrio

Goma quemada…

Los aficionados buscaban los mejores lugares para ver la prueba. Con bastante tiempo de antelación iban llegando a sus “posiciones”. El ambiente era magnífico, pero uno de los problemas que que solía haber con cierta asiduidad era que, una vez terminadas las “pasadas” siempre algún “pirao” quería emular a sus ídolos y creaba incidentes en la carretera. Cosas de la juventud……

Uuuuuuuyyyy……