Corazón de semáforo

Hace unos días ocurrió algo extraordinario en Hondarribia. Un semáforo regalaba su verde corazón a conductores y peatones, provocando sonrisas y buen rollo, sobre todo a Eva y a la clientela de su bar Maitane que se encuentra justo al lado.Según me explicaba Eva, había incluso confeti alrededor del semáforo y ha sido el tema de conversación durante una semana en el bar. Porque……qué se esconde tras el corazón verde?

Mi opinión es que el semáforo fué testigo de una declaración de amor y formó parte de ella, transformando ese sentimiento en un corazón de luz y en arte.

Es que….todos los semáforos deberían ser así.
Para ti Lobo, por tu corazón azul

luz verde de semaforo con forma de corazon en hondarribia

 

semaforo con la luz verde en forma de corazon en hondarribia

 

Soy ballenero

Revolviendo entre mis recuerdos encontré esta fotografía. Me acuerdo de aquel día como si fuera hoy.Me llamo Juan y soy ballenero. Nací en Hondarribia, un pequeño pueblo costero, áspero, de mar bravo, y luego crecí en el mar. De hecho, soy del mar.Nunca me importó el mundo y le di la espalda, mi mirada estaba siempre fija en el mar y en el horizonte. De niño soñaba con cazar ballenas y ser como mi padre. Él me lo enseñó todo para conseguirlo.

Esta fotografía la hizo él en mi primera salida en el barco, la primera de muchas más.

Recuerdo que estaba junto a mi padre y de repente vi aparecer una ballena…..y el mar enmudeció.

Después, gritos y chasquidos, arpones y brazos, chillidos desde el mar, que me paralizaron y estremecieron mientras veía al cetáceo, rojo, vencido, con la cruel complicidad del mar.

 

fotomontaje de ballenas cerca de hondarribia como foto antigua

 

Casas de muñeca inquietantes

Inquietantes manualidades, minuciosamente detalladas, que nos sumergen en una atmósfera sórdida y polvorienta, en donde se acumulan estanterías con libros y escaleras que nos llevan a hornos, almacenes, e incluso a un submarino.El artista, Marc Giai-Miniet, dice que se basa en los recuerdos de juegos de su niñez y plantea una metáfora existencial: considera el libro como objeto que guarda el pensamiento humano, el cual nos transforma o nos “quema”, y a su vez nos muestra la quema de dichos libros.

casas de muñeca singular

 

casa de muñeca terror
casa de muñeca especial

 

casa especial terror