La Fábula Zen de los cascos de moto

Erase una vez un riachuelo. Un riachuelo de aguas poco profundas, flanqueado por espesos juncos. Un pequeño río que a primera vista parecía insignificante, pero ante unos ojos apropiados rebosaba interés.

Esta es la historia de dos cascos de moto que nunca fueron recogidos.

Todo comenzó un día en que un casco blanco y un casco rojo de moto aparecieron inesperadamente en mitad de un riachuelo a las afueras de una pequeña ciudad. Se encontraban uno al lado del otro y sólo eran visibles por un puentecillo que atravesaba el río.

Un Maestro (de matemáticas) pasó, y no los recogió. Pensó que los objetos más sencillos de ver no eran ni los más grandes ni los más pequeños.

Al rato aparecieron dos niños que buscaban una pelota, y no los recogieron. Ante la insistencia del pequeño de querer coger el casco rojo, el mayor le convenció de que era normal encontrar otras cosas cuando se buscaba algo.

Después fue un poeta el que cruzó el puente, y no los recogió. Se sorprendió del hallazgo, esbozó unas estrofas y se fue pensativo.

Un concejal que pasaba por allí los vio también, y no los recogió. Pensó que tenía que tener cuidado con los objetos, pues su ausencia o presencia podía cambiarlo todo.

La última persona que vio los cascos fue un anciano, y no los recogió. Reflexionó sobre el apego a los objetos y que la preocupación hacia éstos podía adueñarse completamente de la vida de uno.

Y luego los cascos de moto se hundieron poco a poco. Primero el blanco y luego el rojo, pero no desaparecieron.Y no los recogieron.

dos cascos de moto en un rio visto desde arriba

Si te ha gustado, te gustará

– Un Western en la playa con miniaturas

– El Sendero

– Veo Hobbits

Capadocia Capadocia

Mírame. Sí, mírame a los ojos. Soy yo el que te habla. Un Alien que vive en este planeta de rocas excavadas, de casas onduladas y chimeneas de hadas, de ciudades subterráneas y cavernas pintadas.

Un planeta de senderos y valles de extraños nombres que te deja sin palabras. Lleno de rastros de antiguos hombres y razas, como los asirios, hititas, macedonios, romanos y persas.
Un lugar en donde el cielo pierde su color y las sillas desaparecen, mimetizadas.
Acércate y verás a través de mis ojos y mi mirada … Capadocia.
alien en capadocia

 

chimeneas de hadas en capadocia

 

cuevas naturales en capadocia

 

paisaje de capadocia

 

silla herrumbrosa junto pared piedra

 

chimeneas de hadas en capadocia
cuevas y viviendas en piedra en capadocia

 

cueva pintada por bizantinos en capadocia

 

vista general de capadocia

 

capadocia parte del paisje

 

cuevas y viviendas de capadocia

 

valle de palomeras de capadocia

Si te ha gustado, te gustará

– Un mundo natural

– Veo Hobbits

– Invasión extraterrestre (por fin)

La Muñeca

Mi muñeca no entendió nunca por qué la arrojé al mar. No fue porque no la quisiera, ella sabía que nunca la querría. Ni porque era fea, ella no tenía la culpa de eso. Ni porque era mala. No.

La tiré porque era mía. Ya está. Seguro que le va bien. Menuda es.

muñeca con un cuchillo de pie en la playa

 

cara de una muñeca que da miedo y terror
dos chabolas hechas con maderas de deriva en playa de Hondarribia

 

Si te ha gustado, te gustará

– El niño, su gato y Ël

– Muerta

– Terror en el váter

Mi otro Mundo

La mujer de la canoa me explicó algo pero no me lo dijo todo: que cruzara el lago y que tomara el riachuelo de la bandera roja, sin miedo, me dijo; Que no temiera perderme, que si encallaba tendría que bajar y empujar el bote, que si el salto de la cascada, el pequeño remolino, los bancos de arena, las señales …

Y eso hice, y cuando sobrepasé el paño rojo de repente la luz cambió, las aguas azules se volvieron naranjas, el cielo se tornó verde a la vez que me rodeaba la selva y mi canoa se transformó en un barco de papel sin remos …  y navegando sobre plantas sumergidas y nenúfares, bajo troncos inclinados y puentes, sorteando lianas y árboles, poco a poco … me fui adentrando … en mi mundo perdido.

lago leon desde una canoa

 

narval en lago leon

 

nenufares en un afluente del lago leon

 

lianas y arboles dentro del lago leon

 

dinosaurio pintado en el lago leon

 

cocodrilo pintado en el lago leon

 

troncos inclinados en interior del lago leon

 

plantas sumergidas en el lago leon

 

riachuelo del lago leon

Si te ha gustado, te gustará

– Ballenas de agua dulce

– Fotografías de dibujos

– Un mundo natural

Nubes de papel. Haiku

                                                         Gotas de lluvia

                                                    de mis nubes de papel

                                                          en la ventana


ventana con gotas de lluvia y nubes de papel pegadas a ella


Si te ha gustado, te gustará

– Kris la Asrtonauta

 Puente de globos. Haiku

– Casas entre las nubes