Al mal tiempo… ¿buena cara?

          En la zona en la que vivimos son muy frecuentes los cambios de tiempo y de temperatura. Tan pronto puedes estar sofocándote con un calor infernal, como rescatando el abrigo y la bufanda del armario (y todo esto en el transcurso de unas pocas horas, como estamos viendo estos días). Por eso, me pregunto si lo que supone un trastorno a nivel estético (ya no sabe una ni qué ropa ponerse) lo es también a nivel emocional.

          No creo que a nadie le resulten extrañas expresiones que se refieren a la alegría que da el buen tiempo, o lo poco animado que te encuentras cuando llueve. Sin embargo, parece ser que las condiciones meteorológicas no influyen tanto como pensábamos en nuestro humor.

          Ya son varios los estudios que rechazan esta hipótesis. El último de ellos se llevó a cabo en Alemania en 2008 (os dejo aquí el enlace, por si os interesa leerlo en profundidad: http://psycnet.apa.org/?fa=main.doiLanding&doi=10.1037/a0013497 ). En él, Jaap Denissen y su equipo se sirvieron de más de 1200 participantes para registrar sus emociones positivas y negativas en distintas épocas del año. Al analizar los resultados, se vio que no había una correspondencia significativa entre emociones positivas y buen tiempo, y viceversa.

          Sin embargo, hay muchas personas que sí aseguran manifestar estos cambios en su estado de ánimo en función del tiempo que haga. Por otra parte, de muchos es conocido (sobre todo a raíz de algún que otro “tuit” de esta misma semana) que la tasa de suicidios en los países nórdicos es bastante alta, cosa que se suele achacar a la falta de luz y/o al mal tiempo.
 

         ¿Creéis que realmente nos afectan las condiciones meteorológicas? ¿O nos dejamos influenciar por creencias culturales que así lo indican?

PD: Ana Rosa, con este tiempo, lo de tomarse una caña en una terraza va a estar complicado…

 

Tags: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*