La comunicación perversa

          Siempre que me preguntan sobre los pilares fundamentales para que una pareja funcione, me apresuro a decir que una de las cosas más importantes que hay que trabajar es la comunicación. Sin embargo, no toda comunicación es buena. Hoy os quiero hablar de la “comunicación perversa”, que bien podría llamarse también maltrato psicológico.

          El objetivo principal de la comunicación perversa es humillar a la otra persona en beneficio propio. Para ello, utiliza las siguientes tácticas:

– Cuando hablamos de comunicación, siempre pensamos en diálogo. Sin embargo, en este caso, la comunicación es unidireccional, es decir, el único que habla (muy fríamente) es el comunicador perverso, que no permite a la otra persona exponer sus opiniones o sus puntos de vista.

– Utiliza el sarcasmo, la burla y el desprecio para referirse a su pareja. Con este comportamiento, manifiesta una falta de respeto total por la otra persona. Muchas veces, este comportamiento oculta un gran sentimiento de inseguridad.

– Intenta desquiciar a su pareja creando malentendidos, manipulando y tergiversando las palabras. Tiene una gran capacidad para “darle la vuelta a la tortilla” y terminar convenciendo a su pareja de que siempre tiene razón.

– También intenta poner a su círculo más cercano en contra de su pareja. Para ello, no duda en humillarla en público, descalificarla y crear malentendidos si es necesario.

– Este tipo de comunicación no es exclusivo de hombres ni de mujeres, cualquier persona puede actuar así en un momento dado. A veces, es difícil identificar estos signos, pues consiguen ejercer tal poder sobre sus parejas, que terminan anulándolas.

¿Conocéis algún caso? ¿Os ha pasado a vosotros?

 

Tags: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *