28
Dic 15

Pido perdón

Sí, hoy vengo a pedir perdón.

Perdón por no haber escuchado siempre que alguien lo haya necesitado.

Perdón por no haber sabido afrontar la verdad en ocasiones por miedo y cobardía.

Perdón por no haber hecho caso de quienes me han advertido de que el camino elegido no era el adecuado.

Perdón por haber fallado a quien no debía. Y a quien debía, también.

Perdón por haber hecho bien las cosas, pero sólo a veces.

Perdón por haberlas hecho mal, o muy mal.

Perdón por haber dado por supuesto lo que no era.

Perdón por mi mal genio, mis días malos y mis reproches.

Pero sobre todo, me quiero pedir perdón a mí misma por no haberme valorado lo suficiente, por haber dudado de mí y por haber obrado en consecuencia, perdiendo mi dignidad y mi autoestima.

Ahora toca ponerse las pilas, para que el año que viene no tenga que perdonarme otra vez 🙂


18
Dic 15

¿FELIZ? NAVIDAD

Parece mentira, pero el año ya está llegando a su fin. Y con él, llega también ese momento en el que todo se impregna de “espíritu navideño”: las calles con sus adornos, las televisiones con su programación especial, las tiendas con sus… Bueno, que las tiendas también se ponen de un navideño que da gloria, oiga.

Y por supuesto, también llegan las comilonas, las reuniones familiares y esa sensación de paz y amor con mayúsculas que hace que todo lo malo se olvide porque es Navidad. ¿Todo? No se crea usted.

Si bien es cierto que de niños disfrutamos cada segundo de estas fechas con sus luces, sus regalos y sus vacaciones, a medida que va pasando el tiempo, la perspectiva cambia. Ojo, que hay mucha gente adulta que disfruta, pero son unas fechas en las que la línea que separa la alegría de la tristeza es demasiado fina en ocasiones.

Esos reencuentros familiares que a veces son tan agradables, otras veces se convierten en fuente de conflictos, cuando no se da el caso de tener que pasar tan señaladas fechas en solitario.

Esas prisas para encontrar los regalos, hacer cenas a tutiplén o sacar el mantel de hilo que sólo ve la luz en Nochebuena.

Esa nostalgia que te entra pensando en los que faltan, y en cuánto los echas de menos. No es que el resto del año no te acuerdes, pero estos días escuece un poquito más.

Para todas esas personas que en Navidad no lo pasan tan bien, unos consejos:

– Daos un capricho todos los días, que haga que haya merecido la pena levantarse de la cama.

– Si necesitáis vuestro momento de melancolía, tomadlo, pero de 5 minutos y no más. El día es muy largo para malgastarlo pensando cosas negativas.

– Favoreced la buena comunicación en la familia, respetando y haciéndose respetar. Siempre es bueno mostrar una opinión, pero evitando el ataque personal.

– Si no os gustan los planes tradicionales, buscad alguno alternativo. No es necesario gastar mucho dinero, sólo pensar en lo que realmente nos apetece hacer.

– Proponeos propósitos de Año Nuevo, pero de los que se pueden cumplir. Estableced pequeñas metas, y marcad los avances en mayúsculas y negrita.

Dicho esto… FELIZ NAVIDAD A TODO EL MUNDO. ZORIONAK ETA URTE BERRI ON!