28
dic 12

¡Estoy en crisis!

Aunque tenemos un concepto bastante negativo de lo que es una crisis, en realidad nos estamos refiriendo a un proceso de CAMBIO, que no tiene por qué ser necesariamente negativo. Pero estaréis de acuerdo conmigo en que cuando hablamos de “crisis de pareja”, “crisis de ansiedad” o, por ejemplo, “crisis de los 40” no suena especialmente bien. Todo depende de cómo afrontemos nosotros esa situación.

Os propongo un ejemplo que creo que podría reflejar bastante bien esto de lo que estamos hablando. Imaginad por un momento que nos encontramos con dos amigos  que se acaban de quedar sin empleo. Vamos a suponer que son de la misma edad, tienen los mismos estudios y una trayectoria profesional similar. Hablando con el primer amigo, nos damos cuenta de que está desolado, pues piensa que es un incompetente, que no sirve para nada y que jamás volverá a encontrar un trabajo. En cambio, el segundo está un poco contrariado por la situación, pero nos comenta que va a aprovechar para hacer algún curso que le apetecía hacer desde hacía tiempo, y así podrá ampliar su  curriculum vitae para buscar un nuevo trabajo.

Como veis, ante una misma situación, cada persona actúa de forma diferente. Es decir, que nuestro sufrimiento dentro de las crisis vitales que se nos presentan (con mayor o menor gravedad) no depende tanto de la situación como de la interpretación que le demos. Ojo, no estoy diciendo que tengamos que estar tranquilísimos ante acontecimientos negativos, ni que no nos puedan afectar. Simplemente, no es lo mismo sentirse mal en un momento determinado, que sentirse hundido y no buscar los medios para remontar.

Y vosotros ¿estáis pasando por una crisis? ¿Cómo la estáis viviendo?

Imagen de previsualización de YouTube