18
Dic 15

¿FELIZ? NAVIDAD

Parece mentira, pero el año ya está llegando a su fin. Y con él, llega también ese momento en el que todo se impregna de “espíritu navideño”: las calles con sus adornos, las televisiones con su programación especial, las tiendas con sus… Bueno, que las tiendas también se ponen de un navideño que da gloria, oiga.

Y por supuesto, también llegan las comilonas, las reuniones familiares y esa sensación de paz y amor con mayúsculas que hace que todo lo malo se olvide porque es Navidad. ¿Todo? No se crea usted.

Si bien es cierto que de niños disfrutamos cada segundo de estas fechas con sus luces, sus regalos y sus vacaciones, a medida que va pasando el tiempo, la perspectiva cambia. Ojo, que hay mucha gente adulta que disfruta, pero son unas fechas en las que la línea que separa la alegría de la tristeza es demasiado fina en ocasiones.

Esos reencuentros familiares que a veces son tan agradables, otras veces se convierten en fuente de conflictos, cuando no se da el caso de tener que pasar tan señaladas fechas en solitario.

Esas prisas para encontrar los regalos, hacer cenas a tutiplén o sacar el mantel de hilo que sólo ve la luz en Nochebuena.

Esa nostalgia que te entra pensando en los que faltan, y en cuánto los echas de menos. No es que el resto del año no te acuerdes, pero estos días escuece un poquito más.

Para todas esas personas que en Navidad no lo pasan tan bien, unos consejos:

– Daos un capricho todos los días, que haga que haya merecido la pena levantarse de la cama.

– Si necesitáis vuestro momento de melancolía, tomadlo, pero de 5 minutos y no más. El día es muy largo para malgastarlo pensando cosas negativas.

– Favoreced la buena comunicación en la familia, respetando y haciéndose respetar. Siempre es bueno mostrar una opinión, pero evitando el ataque personal.

– Si no os gustan los planes tradicionales, buscad alguno alternativo. No es necesario gastar mucho dinero, sólo pensar en lo que realmente nos apetece hacer.

– Proponeos propósitos de Año Nuevo, pero de los que se pueden cumplir. Estableced pequeñas metas, y marcad los avances en mayúsculas y negrita.

Dicho esto… FELIZ NAVIDAD A TODO EL MUNDO. ZORIONAK ETA URTE BERRI ON!


21
Mar 13

Emotify

          Cuando entras en la página de Spotify, lo primero que lees es “Música para cada momento”. Y tienen razón. Cada situación, cada instante, cada experiencia, tiene (o debería tener, como en las películas) su propia banda sonora. Porque la música genera en nosotros sentimientos y emociones, y a la inversa, nuestro estado de ánimo nos pide determinadas canciones o estilos musicales, bien sea por el ritmo, porque nos sentimos identificados con la letra, o simplemente porque una canción en concreto nos recuerda algo.

          Por eso, pienso que la música puede ser una muy buena terapeuta a la hora de gestionar nuestras emociones. Porque nos anima cuando estamos tristes, nos relaja cuando estamos estresados, nos acompaña en los momentos íntimos, nos marca las vivencias felices y nos llena de añoranza recordando tiempos pasados.

          Pero ojo, también están esas canciones que no nos despegamos de la cabeza ni con agua caliente, o esas que hemos escuchado tantas veces que ya no las soportamos. Pero bueno, son daños colaterales, un mal menor.

          Me gustaría que, durante una semana, comprobarais de lo que os hablo. Prestad atención a las canciones que escucháis y al efecto que producen en vosotros. O por ejemplo, intentad pasar un sólo día sin escuchar una canción. Como decía un slogan de hace tiempo: “Sería terrible vivir sin música”.

PD: Por cierto… ¿Tenéis alguna canción especial? Se aceptan sugerencias 🙂


14
Mar 13

Videojuegos y emociones

          A estas alturas, habrá poca gente que no haya oído hablar del lanzamiento de la PS4. El fenómeno de las consolas va en auge, y ya no son sólo para niños, como sucedía hace unos años. A día de hoy, el mercado de los videojuegos tiene un público más adulto, gracias a su amplia oferta y sus novedades cada vez más asombrosas. Sin embargo, al hablar de este tema, muchas veces salen a la palestra voces que alertan de los peligros del uso, o más bien, del abuso de estos juegos, teniendo en cuenta el contenido de algunos de ellos, o su capacidad adictiva.

          Pero hoy no me quiero centrar en adicciones, sino en los efectos positivos de los videojuegos. Porque al parecer, y según un estudio de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, los videojuegos no sólo no tienen por qué ser necesariamente nocivos, sino que pueden ayudar a mejorar el nivel emocional de los adultos.

          Y vosotros, ¿sois consumidores de videojuegos? ¿Estáis de acuerdo con lo que concluye esta investigación?