07
Feb 13

La comunicación perversa

          Siempre que me preguntan sobre los pilares fundamentales para que una pareja funcione, me apresuro a decir que una de las cosas más importantes que hay que trabajar es la comunicación. Sin embargo, no toda comunicación es buena. Hoy os quiero hablar de la “comunicación perversa”, que bien podría llamarse también maltrato psicológico.

          El objetivo principal de la comunicación perversa es humillar a la otra persona en beneficio propio. Para ello, utiliza las siguientes tácticas:

– Cuando hablamos de comunicación, siempre pensamos en diálogo. Sin embargo, en este caso, la comunicación es unidireccional, es decir, el único que habla (muy fríamente) es el comunicador perverso, que no permite a la otra persona exponer sus opiniones o sus puntos de vista.

– Utiliza el sarcasmo, la burla y el desprecio para referirse a su pareja. Con este comportamiento, manifiesta una falta de respeto total por la otra persona. Muchas veces, este comportamiento oculta un gran sentimiento de inseguridad.

– Intenta desquiciar a su pareja creando malentendidos, manipulando y tergiversando las palabras. Tiene una gran capacidad para “darle la vuelta a la tortilla” y terminar convenciendo a su pareja de que siempre tiene razón.

– También intenta poner a su círculo más cercano en contra de su pareja. Para ello, no duda en humillarla en público, descalificarla y crear malentendidos si es necesario.

– Este tipo de comunicación no es exclusivo de hombres ni de mujeres, cualquier persona puede actuar así en un momento dado. A veces, es difícil identificar estos signos, pues consiguen ejercer tal poder sobre sus parejas, que terminan anulándolas.

¿Conocéis algún caso? ¿Os ha pasado a vosotros?

 


20
Dic 12

Los diez mandamientos de la pareja

Para que una pareja funcione, es imprescindible cuidarla de manera muy activa

Muchas veces damos por hecho que cuando vivimos en pareja, el amor y la pasión van a perdurar como por arte de magia, pero no es así. La realidad es que, para que la llama no se apague, tenemos que poner un poco de nuestra parte. Para ello, hoy os sugiero diez consejitos que pueden ayudarnos.

1-     Estar atento al otro: Está claro que a todos nos gusta que se interesen por nosotros. Y es evidente que a los demás también les va a gustar que nosotros nos preocupemos por ellos.

2-      Vida en equipo: Aunque vivir en pareja no implica perder nuestra individualidad, es importante que compartamos nuestro día a día, que tomemos decisiones conjuntas, que debatamos sobre temas importantes…

3-      Algo nuevo cada día: No tiene que ser nada rebuscado. Un simple detalle, un comentario, un acto espontáneo que nos haga salir de la rutina… hará que nuestra vida sea un poco menos monótona y más intensa.

4-      Demostrar que nuestra pareja nos importa: El paso del tiempo hace que nos acomodemos, que nos acostumbremos a esa persona que tenemos al lado, y los detalles del principio de la relación se van abandonando. No me refiero tanto a detalles materiales como a muestras de cariño y preocupación.

5-      Reconocer los errores: Porque a veces cuesta dar el brazo a torcer… Pero a la larga será mejor, puesto que nos evitaremos muchos conflictos innecesarios.

6-      Disfrutar de la sexualidad: La sexualidad en pareja no sirve sólo como desahogo físico, sino que es una experiencia en la que se comparten sentimientos y hay una gran comunicación. Además, en este campo también es importante innovar, para que la relación sexual no se convierta en algo estereotipado.

7-      Sorprender con pequeños detalles: Detalles que no tienen por qué ser materiales. Con esto, conseguiremos cumplir dos de los puntos anteriores: demostraremos que nuestra pareja nos importa y saldremos de la rutina del día a día.

8-      Si hay hijos, estar unidos con ellos y frente a ellos: En la educación de los hijos, es importante que estos vean que padre y madre tienen un mismo criterio. En el momento en que uno desacredita la autoridad del otro, se pone en peligro tanto la estabilidad familiar como la de la propia pareja. Antes de tomar decisiones, es mejor hablarlas.

9-       Evaluación continua: La pareja va cambiando con el paso del tiempo y las circunstancias, es importante que seamos conscientes de ello y que lo verbalicemos.

10-     Retroinformación: El pilar fundamental de toda pareja es la comunicación. Si algo nos gusta, o por el contrario no nos convence, es importante que lo manifestemos, y que nos lo digan a nosotros también si es el caso.

Y como toda esta lista de consejos puede resultar un poco aséptica, pongamos el toque sentimental…

 

¿Creéis que cuidáis lo suficiente a vuestra pareja? ¿Y que vuestra pareja os cuida? ¿Se os ocurre alguna otra sugerencia?