Mi Nexus 5X, y la obsolescencia programada

En los días pasados, Google ha hecho pública su hoja de ruta en lo referente a actualizaciones, tanto de sistema operativo como de seguridad, previstas tanto para los “supervivientes” de la gama Nexus, como para los nuevos Pixel existentes.

Hasta aquí, nada que no hayamos visto ya. Obviamente, y menos en este mundo en el que vivimos, en el que el consumismo dirige todos nuestros pasos, no podemos pretender que un móvil dure todo el tiempo que queramos.

A nadie se le escapa que los fabricantes no son ONG’s; su modelo de negocio está basado en que sean ellos, y no nosotros, los que decidan sobre la vida útil de nuestros terminales. Tienen muchas formas de hacerlo; la más habitual el los últimos tiempos, baterías con ciclos de carga limitados y que no se pueden sustituir. Sin embargo, en los últimos tiempos, Google ha copiado un modelo de trabajo que otros grandes, como Microsoft, venían utilizando también: las actualizaciones de seguridad.

Muchos de vosotros habréis conocido el Windows XP, una de las mejores distribuciones de Windows hasta la fecha, y por ello extendida por todos los rincones del planeta. Dado que Microsoft ya no le daba soporte oficial, sí tenía líneas de soporte de pago para aquéllas compañías que no quisieran, o pudieran, migrar a sistemas más actualizados; de esta forma, se garantizaban que sus sistemas siguieran funcionando con seguridad, y Microsoft conseguía dos cosas: mantener su cuota de implantación, y recibir beneficios.

Sin embargo, algunos no estaban por la labor de seguir pagando, a riesgo de que alguien pudiera vulnerar la seguridad de su sistema (el NHS, la sanidad británica por poner el ejemplo más conocido);  y lo que podía pasar ocurrió, con la aparición del ransomware WannaCry, y los resultados que ya conocemos todos.

Pues bien, volvamos a Google, mi Nexus 5X y los Pixel. Como ya he comentado en otros artículos, mi actual Nexus 5X es el 6º (y último, por lo que se ve) terminal de la gama Nexus que he utilizado, por lo que conozco bien de lo que Google y estos terminales son capaces. Mi Nexus 5X lleva Android 7.1.2, con el parche de seguridad de Junio, y va camino de los 2 años de vida; como podéis ver en la tabla que acompaña a estas líneas, si Android O llega posteriormente a Septiembre, no estaría garantizado que llegase, de forma oficial, a mi terminal. En cuanto a las actualizaciones de seguridad, podría esperar recibirlas un año más, hasta Septiembre de 2018.

El mensaje de Google es, por tanto, muy claro: “tu Nexus 5X caducará, como mucho, en 1 año”. Sin embargo, yo no lo veo así en absoluto; el rendimiento de mi terminal es exactamente el mismo, a día de hoy, que cuando me hice con él.

Bien, supongamos que soy un fanboy de Google, así que voy planteándome el subir de nivel: los Pixel. Así que me dirijo a Google Play Store , y sorpresa…no hay más Pixel que el Pixel C, la tablet. Por otro lado, si nos fijamos en la tabla de nuevo, veremos que, incluso pudiendo conseguir un Pixel el próximo Octubre (ya que es mi cumpleaños), sólo tendría soporte por…1 año más. Un desembolso de más de 600 €, que “caducará” en 1 año. Atractivo, ¿verdad?

Sin embargo, llegados a este punto, recuerdo que en el pasado Google I/O se presentó Google Play Protect , un sistema de vigilancia integrado en Google Play que, básicamente, te garantizaría 24 h al día, 365 días al año que todo lo que instalases desde Google Play, las páginas que visitaras desde Chrome, todo, estaría bajo vigilancia de Google. Por lo tanto, una vez instalado en tu terminal, ¿qué sentido tendrían las actualizaciones de seguridad? De funcionar como dice Google, esto abriría la puerta a que tu terminal que, aunque no se actualice en cuanto a nuevas versiones de Android, sigue funcionando satisfactoriamente, no tenga que ser desechado cada dos años, sino cuando su hardware realmente no de más de sí. Parece más justo…siempre y cuándo Google no te cobre por Google Play Protect si no tienes uno de los nuevos terminales, como hace Microsoft con los usuarios de XP.

A nadie se le escapa que Google, esgrimiendo la baza de la seguridad, está poco a poco haciendo Android un sistema más cerrado: la persecución al acceso root, por ejemplo, es cada vez menos disimulada (Netflix, Android Pay), y el pago por actualizaciones no sería tampoco demasiado sorprendente. Mi esperanza es que, al menos, si las actualizaciones de seguridad siguen ligadas a los terminales más actuales, el uso de Protect sea para todos los demás. Mientras tanto, larga vida a mi Nexus 5X…por la cuenta que le trae a mi cartera.

 

2 comentarios sobre “Mi Nexus 5X, y la obsolescencia programada”

  1. ese es el motivo por el que falta mucho, pero que mucho tiempo, para que ningún terminal Android pueda estar a la altura de iOS en estabilidad, posibilidades de explotación del terminal, seguridad y actualizaciones. Ese es el motivo por el que el precio de reventa de un iPhone/iPad siempre es más alto que el de un equipo con Android. Por mucho que ahora Google intente cerrar la plataforma. El ecosistema, per sé, es mucho más débil que el de Apple. Y ese es el motivo por el que, con más del doble de equipos activados, ganan mucho menos dinero y siguen teniendo una sangría de usuarios que no retornan a su sistema operativo.

  2. Fantástico análisis, a mi me ocurrió algo parecido con mi Nexus 5. Google no aseguraba la continuidad de las actualizaciones del sistema de seguridadcomo comentas a partir de Octubre de 2016, pero aguantó como un campeón 3 años sin problemas.
    A partir de aquí creo que el declive fue normal teniendo en cuenta los criterios tecnológicos del mercado de los smartphones.
    Primero que el almacenamiento se ralentizaba con las continuas actualizaciones absurdas de las aplicaciones y del sistema operativo Android. Y luego, la batería no era capaz de aguantar un día entero, claramente hubo un declive a partir del tercer año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *