Experiencia con el Samsung Galaxy S8 tras unos días de uso

Fabricar un producto perfecto es una tarea de lo más complicada, y en el sector de los smartphones puede serlo aún más ya que a éste se le da un uso demasiado personal. Probablemente no conozcamos a ninguna persona que utilice su teléfono móvil exactamente de la misma manera que otra. Samsung hizo una apuesta arriesgada con el Galaxy S8, ya que era el modelo TOP de la compañía y se atrevió a lanzarlo con una inmensa pantalla de 5.8 pulgadas. ¿Crees que habrá funcionado?

Llevamos algo más de 15 días utilizando un Samsung Galaxy S8 como teléfono móvil principal, y hoy, lejos de un análisis, queremos contaros nuestra experiencia con el último smartphone de Samsung. Destacaremos cuatro puntos clave: pantalla, batería, diseño y accesorios.

Pantalla infinita, así lo llama Samsung

En los anuncios de TV de Samsung podemos escuchar el eslogan “pantalla infinita”, y es que el nuevo Galaxy S8 se diferencia de mucha de su competencia de los apenas milímetros que éste dispone de marcos en la pantalla.

No sólo por los pocos bordes destaca la pantalla del Samsung Galaxy S8, tenemos que decir que es una de las mejores pantallas de un smartphone que hemos podido probar, eso sí, tenemos que estar muy pendientes de un pequeño ajuste, que por defecto tiene de resolución 1080p, y debemos ir a los ajustes de la pantalla para ponerlo a la máxima resolución. Así podremos disfrutar de la pantalla en todo su esplendor.

Batería, no está mal para ser un Samsung

No esperes milagros, a mi me dura exactamente igual que la mayoría de teléfonos móviles Android, un día. Ésto está claro que depende del uso, si no eres un usuario muy activo puedes llegar perfectamente a los dos días prácticamente, pero si le das caña, acabarás el día con un 10-15%, con lo que tendrás que ponerlo a cargar para que esté listo al día siguiente.

La carga rápida me ha sorprendido, pero desgraciadamente para mal. Mi último teléfono había sido un Huawei P10 y éste cargaba en poco más de una hora, aproximadamente en 1h y 10min, mientras que el Samsung Galaxy S8 prácticamente está más cerca de las dos horas, aproximadamente 1h y 45min. Personalmente no me importa, ya que el 99% de las cargas de mi teléfono las hago por la noche, pero hay que reconocer que la carga rápida está muy bien para momentos que necesitas batería y estás al lado de un enchufe.

Diseño, de los más bonitos actualmente

La verdad es que Samsung lo lleva haciendo bien en este aspecto desde el Galaxy S6, pero realmente ha ido mejorando pequeños aspectos del diseño hasta llegar a este Galaxy S8. Más delgado, menos marcos de pantalla, algo más ligero, material de cristal con muchas menos huellas marcadas …

A modo de opinión muy personal, amigos con un iPhone han dicho cuando me han visto el S8, “oh, qué bonito, quiero uno”.

Accesorios, un ecosistema muy importante para muchos

Es cierto que hay personas a las que no le importa lo más mínimo el ecosistema de accesorios de un dispositivo móvil, pero realmente a la mayoría sí. Poder encontrar cientos de modelos de fundas, protectores de pantalla etc … y además disponer de una gama realmente intensa directamente del propio fabricante, en este caso Samsung, también genera una confianza extra.

El Samsung Galaxy S8 tiene un montón de accesorios, y algo muy importante, de todo tipos y precios. La verdad es que los hay de todos los gustos. Puedes encontrar fácilmente protectores de pantalla curvos, y además extras de Samsung como cargadores inalámbricos Qi, el recién lanzado Samsung DeX (convierte el smartphone en un “modo PC”) y más.

Publicado por

Erlantz Plaza

Me encanta la tecnología, y todo lo que lleva Android en concreto. Podéis encontrarme en Twitter como @erlantzplaza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *