Demostrado: Un ex-duque no es igual que un titiritero.

urdangarin23FTras la deliberación de las tres magistradas de la Audiencia de Palma, conocemos que no estiman las medidas cautelares solicitadas por la Fiscalía. Nada de fianzas y nada de nada. El marido de Cristina y su socio en el Instituto Noos deberán comparecer los días 1 de cada mes ante las autoridades judiciales y tienen que comunicar si salen de la Unión Europea. Así, sin anestesia. Técnicamente, Urdangarin vive fuera de la Unión europea, así que deberá comparecer en ante la Autoridad judicial competente. Punto.

Queda definitivamente despejada la duda (para quién aún la tuviese) de que la Justicia no es igual para todos. Por mucho que se empeñen en recordarlo a “machaca-martillo” desde la casa real (en escuetos comunicados) o desde las portavocías de turno del Partido Popular y PSOE, algunos ciudadanos tenemos meridianamente claro que si Urdangarin y su socio llegan a ser titiriteros, les hubiesen trasladado ipso facto a un Centro Penitenciario.

torres 23FEl fiscal Horrach, que también ha ejercido como abogado defensor de Cristina Borbón, solicitaba al Tribunal que dictase prisión eludible con una fianza de 200.000 euros para Iñaki Urdangarin, después de su condena a 6 años y 3 meses de cárcel por varios delitos de corrupción y fraude fiscal en el caso Nóos. En el caso de Diego Torres la petición es la misma pero con una fianza de 100.000 euros. La explicación de por qué, con menos condena, a Urdangarin se le solicitaba más fianza que a Torres, parecía sustentarse en “las circustancias personales de cada uno”.

Al tiempo, la Abogacía de les Illes Balears se adhería a la petición del fiscal y la del Estado al solicitar medidas reales (embargo, retención de ingresos, etc.) pero… sólo para Diego Torres. Pues nada, ni embargos, ni retenciones de ingresos, ni retiradas de pasaportes, ni fianzas ni nada.

Realmente curioso, cuando no alucinante. País de pandereta.

NOOS

Vamos… que “no cuela”.

juan carlos urdanga cristinaLeo a Anasagasti hablando sobre el Caso Noos y dice que casi todos se felicitan por la sentencia, pero se han salvado Juan Carlos de Borbón y su hija Cristina. O sea, de Rositas.

Y es que, ciertamente, no se entiende nada de lo ocurrido sin que el entonces rey no les impulsara y abriera todas las puertas. Evidentemente, si Urdangarin solo hubiese sido un ex-prestigioso jugador de balonmano y no hubiese tenido conexión alguna con la familia real, le hubiera resultado prácticamente imposible acceder a determinadas personas e Instituciones para intentar perpetrar tamañas tropelías.

Pero, al menos hemos tenido la oportunidad de asistir a un mediático juicio (impensable hace diez años, donde no se hubiera juzgado nada) en el que hemos podido observar “cosas” tan alucinantes como lo puede ser el caso sin precedentes de que una imputada sea defendida por sus letrados (normal) y, a la vez, por la Fiscalía, la Abogacía del Estado y por la Agencia Tributaria. Es ésto que no ha pasado inadvertido ante la Opinión pública.

Para esa Opinión pública “no cuela” que Cristina Borbón haya salido de rositas. Es cierto que tuvo que depositó una fianza y es cierto que ha sido condenada a una multa que, al ser inferior a dicha fianza, le tienen que devolver dinero… le sale a devolver, como la declaración del IRPF. Evidentemente, al no ser condenada a pena de prisión alguna, tuvieron que meter en el lote a la mujer de Diego Torres. Es una percepción generalizada para toda aquélla persona que recuerde la reunión del Fiscal General y del ministro de Justicia (Ruiz Gallardón) con Miquel Roca y el rey Juan Carlos en La Zarzuela para poner un cordón sanitario que salvara a Cristina o para quienes recordamos la visita relámpago a Barcelona del abogado de la casa real (marqués de Fontao).

REY URDANGARIN OKPero si algo indigna a la Sociedad es que la suma de condenas de multas impuestas a Urdangarin y a Cristina suman aproximadamente un millón de euros y se “llevaron crudos” unos seis millones, ¿por qué devuelven esos cinco millones? Si se piensa fríamente, no es mal negocio vivir a papo de rey en la cárcel y (porque no creo que Urdangarin vaya a estar con los presos comunes), salir en 3-4 años (porque no creo que vaya a estar más privado de libertad) y disponer de 5 millones para “vivir” holgadamente. 5 millones saqueados al Pueblo.

En definitiva, la percepción generalizada (hecha la excepción del PP y el PSOE) es que Cristina Borbón no ha tenido pena de cárcel por ser hija de su padre, que la mujer de Torres tampoco la ha tenido porque hubiera “cantado” demasiado, que parece una moda eso de ir a prisión y no devolver lo robado, que Urdangarin estará en la calle en cuatro días y que, y ésto ya se ha instalado como pensar general, que la Justicia NO es igual para todos.

Hacerse un “Infanta” o un “AnaMato” en Sede judicial, menos a la Pantoja, parece valerles a algunas (también lo intentó la mujer de Bárcenas). No sé nada, no me consta, no recuerdo pero no soy tonta… Evidentemente, la ciudadanía tampoco lo es. O sea, va a ser que “NO cuela”.

Las Plazas de Soberanía españolas.

Plazas de SoberaníaYa, en 2008, comencé a escribir artículos sobre algo tan de moda cada vez que “sale” el asunto de una Nación sin Estado que reclama su legítima independencia o pretende convocar una Consulta ciudadana sobre su Derecho a la libre Determinación. Volvía a abordar el asunto en 2013 ya que me percaté (tras una serie de comentarios) que usuari@s indicaban no tener constancia de la existencia de las mencionadas “Plazas“.

Éstos casos los podemos encontrar en Gibraltar, en Escocia (con o sin “Brexit“, el latente caso de Catalunya o, lo que comentaba desde éstas líneas ayer mismo, la aspiración de las Isalas Feroe a independizarse de Dinamarca.

Tampoco es de extrañar, ya que es el “relato oficial“, esa curiosa teoría de que Gibraltar es España porque es un desfasado vestigio colonial. Para la gente que mantiene esas teorías, Gibraltar es España a la vez que Ceuta, Melilla y el resto de esas “Plazas”, también lo son. Todo es España. Curiosamente, Gibraltar nunca ha sido España. En todo caso fue Castilla durante sólo 622 años.

Pero vayamos al meollo. “Plazas de Soberanía” es el término que históricamente (siglos XIX y XX) se ha dado a las posesiones españolas en el norte de África (en contraposición a lo que constituía el protectorado español en Marruecos). En la actualidad no tiene ninguna otra connotación más allá de la meramente geográfico-administrativa, como denominación del conjunto de sus entidades componentes.

Existen cinco plazas de soberanía, divididas entre mayores y menores. Las mayores son las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. En tanto que las menores son tres: Islas Chafarinas, Peñón de Alhucemas y Peñón de Vélez de la Gomera. Aparte de ellas, la isla de Perejil, un pequeño islote deshabitado situado cerca de la ciudad de Ceuta, a unos pocos metros de la costa marroquí, que fue el objeto de una confrontación con Marruecos en 2002, ha sido frecuentemente calificado desde entonces como una plaza de soberanía. Al menos así fue calificado por quien fuera un ministro del Gobierno de Aznar, el responsable directo de la muerte de 62 militares españoles en el accidentes del famoso Yakolev-42, recompensado con (el hasta hace cuatro días) puesto de embajador español en Londres y nuevo miembro del Consejo de Estado. Me refiero a un hijo del otrora militar sublevado, alcalde de Cartagena, procurador en las Cortes franquistas y Gobernador Civil en Teruel y en Burgos: Federico Trillo Figueroa.

El famoso peñasco de Perejil nunca fue históricamente España, sino fundamentalmente una “tierra de nadie”. De forma similar, la isla de Alborán también ha sido calificada como Plaza de Soberanía, si bien, históricamente, tampoco ha sido nunca territorio español aunque, administrativamente, esta isla forma parte del Término Municipal de Almería.

Las plazas mayores, Ceuta y Melilla, son en la actualidad Ciudades Autónomas españolas que pueden decretar regulaciones ejecutivas, con competencias mayores a las de un Municipio -capital de Provincia- pero inferiores a las de una Comunidad Autónoma (No tienen Cámaras Legislativas propiamente dichas a no ser otras que las de sus respectivos Plenos Municipales).

En la actualidad, el término “Plazas de Soberanía” apenas se usa para referirse a ambas Ciudades Autónomas. Las plazas menores son pequeños islotes situados junto a la costa septentrional de Marruecos, sin población civil. Son administradas directamente por el Gobierno español. Como partes del Estado que son, las plazas de soberanía forman parte de la Unión Europea.

Cuando en 1956 España derogó su protectorado y reconoció la independencia de Marruecos, no se vieron afectadas en su status, puesto que nunca formaron parte de dicho protectorado.Los territorios norteafricanos de España son reclamados por movimientos irredentistas marroquíes como parte del Gran Marruecos, pero España nunca ha negociado su soberanía y, a excepción de Marruecos, ningún otro Estado cuestiona la titularidad de estas plazas.

EL CASO DE LLIVIA.

Llivia, en catalán Llìvia, es un enclave de español (más bien, al entender de este Editor, un enclave Catalán) en Francia. Se trata de un Municipio situado a 153 kms. al norte de la capital de su Provincia, Girona, rodeado en su totalidad por territorio francés como resultado del Tratado de los Pirineos de 1659: merced a éste, España cedió a Francia los treinta y tres pueblos de las Comarcas del Vallespir, El Capcir, El Conflent, El Roselló y Alta Cerdaña que hoy forman, junto con La Fenolleda, el Departamento francés de Pirineos Orientales.

Llivia quedó fuera de este tratado por tratarse de una Villa, privilegio concedido por el emperador Carlos V, por lo que continuó bajo dominio del rey español. El 11 de febrero de 1939, a finales de la Guerra Civil española, las autoridades del bando nacional (el sublevado), pidieron a las autoridades francesas permiso para ocupar Llivia, cosa que en un principio fue otorgado debido a la ocupación nazi del Territorio francés y ratificado después por el Gobierno colaboracionista de Vichy. Con posterioridad, tras la liberación de Francia se intentó anular tal autorización, aspecto éste por el que, legítimamente, aún lucha la Generalitat de Catalunya.

Su población en 2016 era de 1.762 habitantes, repartidos en un territorio de 12,84 km². Llivia pertenece a la jurisdicción de Puigcerdà. Las lenguas habladas en la localidad son el catalán, el francés y el castellano.

Las Islas Feroe, más cerca de la independencia.

feroe banderaTras el anuncio que nos llega desde esa plaza de Soberanía danesa, no voy a ocultar que estoy impaciente por ver qué posición toma ahora el Estado español y por ver qué postura adopta ante Europa el Partido Popular, el PSOE o dos de los tres “clanes” con representación en Podemos tras el despellejamiento en Vistalegre II. Es cuestión de sentarse a ver qué ocurre.

Lo cierto es que los movimientos de autodeterminación están más presentes que nunca en Europa. Aparte de los casos ya más que conocidos de Catalunya y Escocia, también hay otras pequeñas regiones que están dando pasos hacia la independencia. Es el caso de las islas Feroe, que pertenecen al estado de Dinamarca.

feroe mapaEste grupo de islas del Atlántico Norte, situadas a medio camino de Islandia, Escocia y Noruega celebrarán un referéndum en el mes de abril de 2018 sobre una nueva Constitución. Este documento, a su tiempo, incluirá el Derecho a la autodeterminación y la preparación por un posible referéndum sobre la independencia del territorio.

Según explica el primer ministro de las islas, Aksel V. Johannesen, la Constitución “definirá nuestra identidad como a nación y nuestros derechos y deberes como pueblo, incluido nuestro derecho a la autodeterminación“. Además, manifiesta que esta Constitución “reflejará claramente que los habitantes de las Islas Feroe serán consultados a través de un referéndum sobre si el territorio se tiene que independizar de Dinamarca o si tiene que haber más integración“.

El texto final será presentado ante el Parlamento de Feroe el próximo 29 de julio. Una vez aprobado, tienen que pasar seis meses, como mínimo, hasta que se celebre el referéndum que revalidará o no la Constitución por parte de los ciudadanos, por lo que éste se celebrará el referido día 25 de abril de 2018.

Un plebiscito sobre la independencia de las Islas Feroe fue realizado el 14 de septiembre de 1946. El resultado fue 50,74% a favor de 49.26% en contra. La Ley de Autonomía de las Islas Faroe (Heimastýrislógin en idioma feroés, Færøernes Hjemmestyre en idioma danés) fue adoptada en marzo de 1948 después de un referéndum sobre la independencia y declaración de independencia (anulada por Dinamarca). Sin embargo, no son miembro de la Unión Europea después de rechazarlo el año 1973.

feroe futbolSi tenemos en cuenta que disponen de Selecciones deportivas reconocidas como “Oficiales” por el COI (Comité Olímpico Internacional), las futbolísticas FIFA y UEFA, etc., podemos prever, a priori, una postura política contraria por parte de las formaciones “constitucionalistas” españolas. Ya pudimos observar el “rebote-pataleta-rabieta” que pillaron cuando se reconoció la “Oficialidad” de la Selección de Fútbol de Gibraltar. Desde una mentalidad española era normal. Por un lado, consideran a Gibraltar como territorio patrio y, por otro lado, reconocer esas “oficialidades” conllevaría -por simple coherencia- a reconocer las de Euzkadi o Catalunya. Y eso, en Madrid, es tabú, “yuyu” o como quiera llamarse.

El asunto de las llamadas “Plazas de Soberanía” españolas es un asunto interesante y, a su vez, desconocido. Por refrescar la situación, recuperaré algún artículo que elaboré hace tiempo sobre el particular. Una cuestión que no pasa de moda porque lleva, intacta, desde hace muchísimos años, no han habido novedades, ni se las espera.

¿Una “contabilidad extracontable” entre amiguetes del PP vasco?

llanos grupoQuizá, si les hablo de un tal Arturo Aldecoa o de otro “mengano” llamado Gonzálo Pontes no tengan ni idea de quién les hablo. Bien. Eran, respectivamente, el gerente del PP en Bizkaia y su contable. Mantenían una buena relación con Nerea Llanos, con Damborenea, con el “pirómano” Eguiluz y, hasta saludaban de refilón al aún no dimitido edil del PP en Bilbao, Monroy (conocido en diferentes locales de hostelería como “Choropito“).

Viendo lo que pasaba por Valencia o por Madrid, debieron meter la mano al cajón y se debieron sentir inmunes. 101.000 “euritos de nada”. Los del PP dijeron no saber nada de lo que estaba ocurriendo pero la realidad es terca. Al existir una filtración, no les quedó otro remedio que mandarles a la calle. Lo quisieron arreglar de otra manera pero, ante una inminente publicación, optaron por hacerlo público. Desconozco si llegaron a existir SMS de esos de “sé fuerte, Arturo” o “sé fuerte, Gonzalo“. A saber… Conociendo el percal, tampoco me extrañaría nada.

El caso es que un Juzgado de lo Social (concretamente el número 2 de los de Bilbao) declaró procedente el despido por el PP de su contable en Bizkaia, Gonzalo Pontes, por su actuación “absolutamente fraudulenta, desleal y abusiva con relación a su empleadora“. También le echaron a Luis Bárcenas por algo similar pero a lo bestia. En ese caso, si tenemos constancia de un SMS con el mensaje del famoso “sé fuerte, Luis“.

Al igual que Bárcenas (el mismo que en sus papeles aporta datos sobre fondos reservados del Partido destinados al PP vasco para su “seguridad”, o habla -consta en Autos- de la reforma de la sede vasca del PP en la Gran Vía bilbaina), el gerente del PP de Bizkaia, Arturo Aldecoa, y el contable, Gonzalo Pontes, fueron despedidos por el PP tras detectar en una auditoría que faltaban más de 100.000 euros sin justificar.

Ambos presentaron una demanda por despido improcedente, en la que reclamaban su readmisión, y el Juzgado ya ha fallado sobre la de Pontes, mientras que la vista referida a Aldecoa, que tras su expulsión del Grupo Popular en las Juntas de Bizkaia contrató a Pontes como asesor del Grupo Mixto, está todavía pendiente de realizarse después de un aplazamiento.

El Juzgado considera probado que en 2015 Pontes abonó por caja 45.764 euros por gastos de viajes de varias personas sin recibir ningún documento que justificase esos gastos. De esa cantidad, 11.197 euros los cobró el propio Pontes por viajes realizados entre enero y septiembre de 2015 sin aportar “ni un solo ticket de autopista, ni facturas de hoteles, ni de restaurantes ni de gasolineras” y sin demostrar que esos viajes fueran necesarios.

La segunda causa del despido del contable es que desde octubre de 2015 a febrero de 2016, cuando tenía revocados los poderes para hacerlo, firmó 19 cheques por valor de 5.650 euros para Aldecoa. Amiguetes, amiguetes… Tampoco me creo que los dirigentes del PP de Bizkaia no tuviese noticia de esos movimientos pero, no es más que una impresión personal.

Sobre el pago de estos cheques, la titular del Juzgado de lo Social señala que, en la vista, Aldecoa “fue absolutamente incapaz de dar una explicación mínimamente razonable y coherente” de por qué le presentó los cheques a Pontes para que los firmara cuando él sabía que ya no tenía poderes para hacerlo. Además, considera que como testigo Aldecoa no ofrece “ninguna credibilidad” porque él también ha sido despedido por el PP por los mismos hechos.

La sentencia que desestima íntegramente la demanda del ex-contable del PP de Bizkaia puede ser recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco y ya ha debido anunciar que lo hará. Quizá lleguen a un arreglo. Desde luego, desconozco si pudiera tener “papeles” como los de Bárcenas (una “Caja B” o, como diría De Cospedal, una “contabilidad extracontable” con constancia de unos “pagos en diferido“) pero no me extrañaría absolutamente nada que aflorasen un día de éstos. Al tiempo. Ya hay quién dice que algún papelito puede haber por ahí…

Ahora bien, si consideran desleal la actuación del tesorero y del contable, qué devuelvan los 101.000 euros porque, también, será desleal no hacerlo. De nuevo (y, ya parece algo diario y “normal” en un partido acorralado por la corrupción), para variar, huele mal en el Partido Popular. ¿Te despido pero no te reclamo lo que dices que te he robado?. ¿Raro, no?