Las Plazas de Soberanía españolas.

Plazas de SoberaníaYa, en 2008, comencé a escribir artículos sobre algo tan de moda cada vez que “sale” el asunto de una Nación sin Estado que reclama su legítima independencia o pretende convocar una Consulta ciudadana sobre su Derecho a la libre Determinación. Volvía a abordar el asunto en 2013 ya que me percaté (tras una serie de comentarios) que usuari@s indicaban no tener constancia de la existencia de las mencionadas “Plazas“.

Éstos casos los podemos encontrar en Gibraltar, en Escocia (con o sin “Brexit“, el latente caso de Catalunya o, lo que comentaba desde éstas líneas ayer mismo, la aspiración de las Isalas Feroe a independizarse de Dinamarca.

Tampoco es de extrañar, ya que es el “relato oficial“, esa curiosa teoría de que Gibraltar es España porque es un desfasado vestigio colonial. Para la gente que mantiene esas teorías, Gibraltar es España a la vez que Ceuta, Melilla y el resto de esas “Plazas”, también lo son. Todo es España. Curiosamente, Gibraltar nunca ha sido España. En todo caso fue Castilla durante sólo 622 años.

Pero vayamos al meollo. “Plazas de Soberanía” es el término que históricamente (siglos XIX y XX) se ha dado a las posesiones españolas en el norte de África (en contraposición a lo que constituía el protectorado español en Marruecos). En la actualidad no tiene ninguna otra connotación más allá de la meramente geográfico-administrativa, como denominación del conjunto de sus entidades componentes.

Existen cinco plazas de soberanía, divididas entre mayores y menores. Las mayores son las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. En tanto que las menores son tres: Islas Chafarinas, Peñón de Alhucemas y Peñón de Vélez de la Gomera. Aparte de ellas, la isla de Perejil, un pequeño islote deshabitado situado cerca de la ciudad de Ceuta, a unos pocos metros de la costa marroquí, que fue el objeto de una confrontación con Marruecos en 2002, ha sido frecuentemente calificado desde entonces como una plaza de soberanía. Al menos así fue calificado por quien fuera un ministro del Gobierno de Aznar, el responsable directo de la muerte de 62 militares españoles en el accidentes del famoso Yakolev-42, recompensado con (el hasta hace cuatro días) puesto de embajador español en Londres y nuevo miembro del Consejo de Estado. Me refiero a un hijo del otrora militar sublevado, alcalde de Cartagena, procurador en las Cortes franquistas y Gobernador Civil en Teruel y en Burgos: Federico Trillo Figueroa.

El famoso peñasco de Perejil nunca fue históricamente España, sino fundamentalmente una “tierra de nadie”. De forma similar, la isla de Alborán también ha sido calificada como Plaza de Soberanía, si bien, históricamente, tampoco ha sido nunca territorio español aunque, administrativamente, esta isla forma parte del Término Municipal de Almería.

Las plazas mayores, Ceuta y Melilla, son en la actualidad Ciudades Autónomas españolas que pueden decretar regulaciones ejecutivas, con competencias mayores a las de un Municipio -capital de Provincia- pero inferiores a las de una Comunidad Autónoma (No tienen Cámaras Legislativas propiamente dichas a no ser otras que las de sus respectivos Plenos Municipales).

En la actualidad, el término “Plazas de Soberanía” apenas se usa para referirse a ambas Ciudades Autónomas. Las plazas menores son pequeños islotes situados junto a la costa septentrional de Marruecos, sin población civil. Son administradas directamente por el Gobierno español. Como partes del Estado que son, las plazas de soberanía forman parte de la Unión Europea.

Cuando en 1956 España derogó su protectorado y reconoció la independencia de Marruecos, no se vieron afectadas en su status, puesto que nunca formaron parte de dicho protectorado.Los territorios norteafricanos de España son reclamados por movimientos irredentistas marroquíes como parte del Gran Marruecos, pero España nunca ha negociado su soberanía y, a excepción de Marruecos, ningún otro Estado cuestiona la titularidad de estas plazas.

EL CASO DE LLIVIA.

Llivia, en catalán Llìvia, es un enclave de español (más bien, al entender de este Editor, un enclave Catalán) en Francia. Se trata de un Municipio situado a 153 kms. al norte de la capital de su Provincia, Girona, rodeado en su totalidad por territorio francés como resultado del Tratado de los Pirineos de 1659: merced a éste, España cedió a Francia los treinta y tres pueblos de las Comarcas del Vallespir, El Capcir, El Conflent, El Roselló y Alta Cerdaña que hoy forman, junto con La Fenolleda, el Departamento francés de Pirineos Orientales.

Llivia quedó fuera de este tratado por tratarse de una Villa, privilegio concedido por el emperador Carlos V, por lo que continuó bajo dominio del rey español. El 11 de febrero de 1939, a finales de la Guerra Civil española, las autoridades del bando nacional (el sublevado), pidieron a las autoridades francesas permiso para ocupar Llivia, cosa que en un principio fue otorgado debido a la ocupación nazi del Territorio francés y ratificado después por el Gobierno colaboracionista de Vichy. Con posterioridad, tras la liberación de Francia se intentó anular tal autorización, aspecto éste por el que, legítimamente, aún lucha la Generalitat de Catalunya.

Su población en 2016 era de 1.762 habitantes, repartidos en un territorio de 12,84 km². Llivia pertenece a la jurisdicción de Puigcerdà. Las lenguas habladas en la localidad son el catalán, el francés y el castellano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>