Los Franco se atrincheran en el Pazo de Meirás.

En plena Guerra Civil en el año 1938, promovida por aquel mal nacido llamado Franco y que fue caudillo de España por la gracia de Dios, recibió como regalo por haberse sublevado contra el Orden establecido el llamado Pazo de Meirás, situado en Sada provincia de A Coruña y cuya pertenencia era de Jaime, hijo de Emilia Pardo Bazán, que fue asesinado por los canallas falangistas en 1936.

Fue un regalo nada legal ya que fue usurpado a sus legítimos herederos y que la misma Falange se encargó de reclamar el dinero de las reparaciones al Pueblo galego para sufragar dicho obsequio y que ascendieron a 400.000 pesetas. Aquellos vecinos que se resistían a perder sus tierras para obsequiar al dictador fascista, eran amenazados con ser expulsados a Asturias, aparte de perder sus posesiones. El promotor del regalito al asesino, fue el gobernador civil de A Coruña, Julio Muñoz Aguilar, que fue premiado con el curioso título de conde de Fenosa.

FRANCISCO FRANCO CON EL REY DON JUAN CARLOS EN EL PAZO DE MEIRAS ARCHIVO
El pequeño dictador y asesino, llamaba a dicho pazo “mi parlamento de bolsillo“, ya que fue allí donde celebraba sus Consejos de Ministros veraniegos.

La Xunta de Galiza, en manos del PP, fue la primera en obstaculizar las visitas a dicho Pazo y decidió que fuera la propia familia del asesino quien la gestionara. El Pueblo de Sada pide asumir las visitas al Pazo de Meirás y que el inmueble sea considerado “Patrimonio Público”, aparte de haber declarado en Pleno “Persona Non Grata” al dictador y, por extensión,a la familia Franco, si bien, el actual regidor, descarta como solución la expropiación para que dicha propiedad pase al Pueblo.

La mujer del golpista, ya intuía que iban a tener problemas en el futuro con dicho regalito. Para más Inri, la Fundación Francisco Franco, “advierte” que usará el Pazo de Meirás para elogiar la grandeza del dictador. Esto no ocurre en ningún país europeo incluido Alemania e Italia (dónde esa citada advertencia hubiera obtenido la calificación de delito). Mientras la Xunta dice mostrarse impotente para expulsar a la Fundación del Pazo de Meirás.

No me lo creo. Son los hijos y los nietos de los que iban a ese emplazamiento a rendir pleitesía a semejante sinvergüenza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *