¿El PP de Bilbao pidiendo auditorías?

No deja de ser curioso ver al “pirómanoEguiluz pidiendo “auditorías” para cada una de las “txosnas” (así las llaman) y dar la oportunidad de ubicarse en el espacio de El Arenal a otras Asociaciones.

Bien, de entrada, no sé a qué llaman “otras Asociaciones”. Quizás se traten de las Asociaciones “culturales” de grupos vinculados a sus juventudes (Nuevas Generaciones-NN.GG.) en diversas localidades de España que nos ofrecen imágenes tan edulcorantes como éstas:

Sea como se (éllos sabrán como es) y, al margen de ésto, que nunca han condenado ni tan siquiera comentado, tampoco me parece de la mínima catadura moral andar por la vida pidiendo auditorías sobre las txoznas cuando la primera que deberían hacer es una propia. Una referente a su sede desde donde solicitan purga de terceros. De hecho, Hacienda aseguró que el Partido Popular pagó su sede de Bilbao con los donativos anónimos que, previsiblemente, debían estar destinados a pagar la seguridad de sus concejales ante ETA. Los pagos se habrían realizado con los fondos de una contabilidad paralela llamada ‘sede Bizkaia‘, un fondo que se nutría de las donaciones realizadas para pagar la seguridad de sus concejales ante la Organización terrorista.

Ésto no es que se me haya ocurrido a mí ni creo que por ésto me tengan bloqueado en Redes Sociales. De hecho, el portavoz EguíluzEl Pirómano” y su “trouppe” entre la que se encuentra el -aún edil- Óscar F. Monroy -conocido por “Frijolito“- intentan silenciarme en su perfil de Twitter @PPdeBilbao por venir denunciando los reiterados desmanes y “sinpas” del último citado. Pero es igual. La Ciudadanía no precisa de ese perfil para informarse de absolutamente nada. A partir de ahí, pueden hacer algo tan pegado a su genética como la censura.

Volviendo a la auditoría que no solicitan, en lo referente a su sede bilbaina, el Informe de Hacienda ha puesto la lupa sobre esa cuenta en la que se recogían los donativos anónimos. Una cuenta que estuvo en marcha desde el año 1998 hasta 2005 y que, según el entonces coordinador general del PP, se regía por unos principios claros: “cualquier afiliado que quiera ingresar una peseta tendrá la garantía de que no habrá posibilidad de que vaya a un destino distinto“, decía entonces un demostrado mentiroso como Angel Ácebes.

Las fechas en las que estuvo en marcha la sede coinciden con el periodo en el que el PP estuvo amortizando la hipoteca del inmueble. Un crédito que ascendía hasta los 1,2 millones de euros. Pero el informe de Hacienda también resalta otra fuente de ingresos sospechosa. Dicen que hubo once transferencias sospechosas que no aparecen en las cuentas de Génova y de las que no hay justificante documental.
De hecho la documentación entregada por Luis Bárcenas revela, según Hacienda, que en ocasiones el dinero se entregaba en efectivo para cancelar la deuda hipotecaria.

Comprendo que a gentes que dicen que no sé quién ha hecho fuego en un plató de televisión, a gentes que se van de los locales de hostelería sin abonar las consumiciones (dejando clara su “amenazante” condición de concejal del Ayuntamiento de Bilbao), o a gentes que (electoralmente) no les queda otra que andar por la vida sacando cabeza de foto en foto, no gusten de éste tipo de auditorias.

Es mejor atacar a un modelo festivo que, nos guste o deje de gustar, es el que es. Cortinas de humo que, a éstas alturas de la película, no creemos del Partido Popular. No cuela. Los electores les tienen bien localizados. Sólo hay que ver la curva decadente en su histórico electoral.

Un comentario sobre “¿El PP de Bilbao pidiendo auditorías?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *