Hablando de Colonias y hablando de Gibraltar…

Hablando de eso de la españolidad de Gibraltar, aspecto que siempre sale a la palestra cuando peor andan las cosas en el vecino Reino de España, les ilustro con ésta curiosidad: El primer escudo es el de Portugal. El segundo escudo es el de Ceuta. la primera bandera blanca y negra es la de Lisboa. la segunda la de la Ciudad Autónoma de Ceuta.

Marruecos pide esta Plaza de Soberanía, España no la cede pero… ¿Es una Colonia?. Pues sí, española como británica lo es Gibraltar. Y antes que española, lo fue portuguesa (ahí están las pruebas).

De todos modos, siempre he pensado que Gibraltar será lo que quieran los gibraltareños al igual que Ceuta será lo que quieran los ceutíes. ¿Un ceutí quiere ser marroquí? Imagino que no. Perfecto. Un gibraltareño TAMPOCO quiere ser español. Al menos, por un 99.98% así lo expresaron en el último Referéndum.

Lo de éste Señor es francamente (y nunca mejor dicho), aberrante.

Este buen señor, sigue demostrando que, por un lado, ni sabe lo que lee y, por otro, que le importa un bledo.

Sabido es que la crisis, la recesión, la prima de riesgo, las hipotecas que sus “súbditos” no pueden hacer frente, los consiguientes y crueles deshaucios… todo… le importa un blasón corintio (que nada tiene que ver con ningún nombre femenino con dos enes).

Las “Perlitas” del heredero de Franco en Chile. Son de enmarcar. Vayamos por partes: “Sin solidaridad es posible que el proyecto económico europeo pueda sobrevivir, lo que no podrá sobrevivir será el proyecto político europeo”. Toma ya!!! El heredero de un dictador hablando de proyectos políticos. Y se queda tan “pitxi” un señor que, por no jurar, ni lo ha hecho a la Constitución que le blinda y protege. Cabe recordar que sólo se le conoce el juramento a los principios generales del Movimiento. Eso, al parecer, le resultó suficiente.

Juan Carlos aprovechó su discurso en el Palacio de la Moneda, para (como dice la rancia Prensa monárquica española) para lanzar una ¿dura advertencia? a los países europeos que anteponen sus intereses nacionales al proyecto común, poniendo en peligro este último. Se suma así desde Chile, encabezándola, a la ofensiva del Gobierno para reclamar el apoyo de los socios europeos, ante la incapacidad de España para recapitalizar por sus propios medios su sistema financiero y hacer frente al crecimiento exponencial de los intereses de su deuda. 

Lo que queda claro es que ésta vez no tuvo a Chávez delante para hacer el cabra con una de sus habituales salidas de tono. Pero sigamos.

“Permítanme decirles que el problema de Europa no es un problema económico, es un problema político, en consecuencia, la solución tiene que ser también política. Lo que se necesita es más Europa, no menos Europa”. Y dale a la burra. ¿Quién es éste señor para hablar de política? ¿Con qué legitimidad lo hace?

Tras recordar que las cuentas de la zona euro están más equilibradas que las de otras zonas geográficas, el Borbón reconoce que, pese a ello, los inversores internacionales desertan para buscar refugio en otros lares. 

¿Cuál es la razón?: “Es sencilla de entender: dudan de nuestra voluntad de seguir juntos, de defender nuestra moneda común, de ser fieles al testamento de los padres fundadores de Europa”. 

Ésta es bastante buena. Por eso él sabe tanto de inversores internacionales. Sobre todo de los que “invierten” en su propia monarquía. Los mismos que han hecho posible que éste señor se lleve comisiones de todo lo que se importa (con cierta relevancia) y los mismos que han abultado sus cuentas en paraísos fiscales.

“Europa requiere austeridad y disciplina. Pero la austeridad por sí sola no salvará a Europa. Se necesita además solidaridad para hacer soportables las cargas financieras que hoy abruman a algunos de nuestros países y se necesita también crecimiento, para dar trabajo a nuestros conciudadanos y mantener el modelo social que hemos construido a lo largo de los últimos años”. 

¡Con dos cojones! Si Señor rey. Austeridad y disciplina. Exactamente que lo que necesita Vd. y todos y cada uno de los miembros de su adulada casa real. Y no se queda ahí el “fenómeno”. Solidaridad… creo que es la palabra que más utiliza este “soberano” siendo, al tiempo, la que menos se aplica o pone en práctica. 

Aunque el impuesto Jefe del Estado no lo detalló, España quiere que el fondo europeo de rescate pueda prestar directamente dinero a los bancos, sin la intermediación de los estados, y también que el Banco Central Europeo intervenga para aliviar la presión sobre su deuda. Dos objetivos que hasta ahora se han estrellado con la intransigencia alemana. A lo que yo puntualizaría… “lógica intransigencia alemana”.

“Austeridad, sostenibilidad de las finanzas públicas y crecimiento económico son los tres pilares sobre los que debe asentarse el proyecto europeo”, resumió parafraseando a Rajoy. Y todo ello sin pestañear. Si llega a añadir “trasparencia” se cae el auditorio!!!

Más aún, siguiendo “pagando favores” a quienes le blindan y protegen, se ha alineó con el Gobierno, responsable último de sus discursos, cuando ha recordó que éste está acometiendo “unos ajustes presupuestarios sin precedentes […] unas reformas estructurales de gran calado […] y un saneamiento del sistema financiero que ha sufrido en carne propia la dureza de la crisis”. ¡Hala, bailen esa!

Y sigue. Sí, sigue. Pongan a prueba su capacidad para quedarse atónitos. “Es posible que estemos en el momento más difícil de la crisis, en el momento más doloroso del tratamiento al que hemos tenido que someternos, pero es un tratamiento absolutamente necesario para recuperar la salud perdida y retomar la senda del crecimiento”.

Cabe reseñar que, por uno de sus habituales lapsus introdujo un “no” que cambiaba el sentido de la frase. En resumen, Juan Carlos quiso ofrecer un atisbo de optimismo al asegurar que “las cosas están empezando a mejorar. Las cuentas públicas están más equilibradas que hace un año, la balanza exterior más equilibrada y la economía española ha empezado a recuperar la competitividad perdida”. Se acabó. Cenorra de Gala y a roncar, o a dormir, que ésta vez iba con su mujer.

Pero no podía acabar tan bonito y, acostumbrado a sus comentarios absurdos, su afición a los chistes salidos de tono y a poner a parir a todo el que le rodea, era esperable una “notita” fuera de guión:

Haciendo “amigos”, Juan Carlos lanzó una puya implícita a Argentina, con quien España mantiene un contencioso por la expropiación de YPF, al subrayar que “Chile ha entendido muy bien que el ahorro acude a los países que respetan la seguridad jurídica y huye de aquellos en los que reina la arbitrariedad”. Se lo pueden imaginar… La Kitchner con el morro torcido y el ministro español de Exteriores con la típica expresión de “trágame tierra”. 

Ya se sabe, el señor también es muy “campechano”. 

La crisis explicada por uno de Bilbao‏.

Es que… tenia que venir uno de Bilbao a explicar todo esto!!!

Maritxu es la propietaria de un bar en Bilbao, que ha comprado con un préstamo bancario. Como es natural, quiere aumentar las ventas, y decide permitir que sus clientes, muchos de los cuales son txikiteros en paro, beban hoy y paguen otro día. Va anotando en un cuaderno todo lo que consumen cada uno de sus clientes. Esta es una manera como otra cualquiera de concederles préstamos.

Nota: Pero en realidad, no le entra en caja ningún dinero físico.

Muy pronto, gracias al boca a boca, el bar de se empieza a llenar de más clientes.
Como sus clientes no tienen que pagar al instante, Maritxu decide aumentar los beneficios subiendo el precio de la cerveza y del vino, que son las bebidas que sus clientes consumen en mayor cantidad. El margen de beneficios aumenta vertiginosamente.

Nota: Pero en realidad, es un margen de beneficios virtual, ficticio; la caja sigue estando vacía de ingresos contantes.

Un empleado del banco más cercano, muy emprendedor, y que trabaja de director en la sección de servicio al cliente, se da cuenta de que las deudas de los clientes del bar son activos de alto valor, y decide aumentar la cantidad del préstamo a Maritxu. El empleado del banco no ve ninguna razón para preocuparse, ya que el préstamo bancario tiene como base para su devolución las deudas de los clientes del bar.

Nota: ¿Vais pillando la dimensión del castillo de naipes?

En las oficinas del banco los directivos convierten estos activos bancarios en “bebida-bonos”, “alco-bonos” y “vomita-bonos” bancarios. Estos bonos pasan a comercializarse y a cambiar de manos en el mercado financiero internacional. Nadie comprende en realidad qué significan los nombres tan raros de esos bonos; tampoco entienden qué garantía tienen estos bonos, ni siquiera si tienen alguna garantía o no. Pero como los precios siguen subiendo constantemente, el valor de los bonos sube también constantemente.

Nota: El castillo de naipes crece y crece y no para de crecer, pero todo es un camelo; no hay detrás solidez monetaria que lo sustente. Todo son “bonos”, es decir, papelitos que “representan” tener valor siempre y cuando el castillo de naipes se sostenga.

Sin embargo, aunque los precios siguen subiendo, un día un asesor de riesgos financieros que trabaja en el mismo banco (asesor al que, por cierto, despiden pronto a causa de su pesimismo) decide que ha llegado el momento de demandar a Maritxu el pago de su préstamo bancario; y Maritxu, a su vez, exige a sus clientes el pago de las deudas contraídas con el bar.

Pero, claro está, los clientes no pueden pagar las deudas.

Maritxu no puede devolver sus préstamos bancarios y entra en bancarrota.

Nota: Y Maritxu pierde el bar.

Los “bebida-bonos” y los “alco-bonos” sufren una caída de un 95% de su valor. Los “vomito-bonos” van ligeramente mejor, ya que sólo caen un 80%.

Las compañías que proveen al bar de Maritxu, que le dieron largos plazos para los pagos y que también adquirieron bonos cuando su precio empezó a subir, se encuentran en una situación inédita. El proveedor de vinos entra en bancarrota, y el proveedor de cerveza tiene que vender el negocio a otra compañía de la competencia.

Nota: Porque los proveedores de vinos y cervezas también le fiaban a Maritxu, creyendo que estaban seguros de que cobrarían con creces al cabo del tiempo. Como no han podido cobrar dado que el dinero no existe, la deuda de Maritxu se los ha comido a ellos.

El Gobierno interviene para salvar al banco, tras conversaciones entre el presidente del gobierno y los líderes de los otros partidos políticos.

Para poder financiar el rescate del banco, el gobierno introduce un nuevo impuesto muy elevado que pagarán los abstemios.

Nota: Que es lo que de verdad ha pasado. Con los impuestos de los ciudadanos inocentes, los gobiernos han tapado el agujero financiero creado por la estupidez de los bancos.

¡Por fin! ¡Una explicación que se entiende!

¿Y en Bilbao, qué?

EL CONSISTORIO REPRUEBA EL ESTABLECIMIENTO DE UN CAMPO DE CONCENTRACIÓN Y UNA PRISIÓN EN EL MUNICIPIO Y PIDE PERDÓN POR HABER UTILIZADO A LOS PRISIONEROS COMO ESCLAVOS.

Bildu, PNV y PP aprueban por unanimidad una declaración en el 75 Aniversario de la entrada de las tropas franquistas en la ciudad de Orduña.

Los Grupos políticos municipales del Ayuntamiento de Orduña (Bildu, PNV y PP) aprobaron ayer por unanimidad, en una votación histórica, una declaración institucional en la que se reprueba y lamenta el establecimiento de un campo de concentración y una prisión, a raíz de la entrada en el municipio de las tropas franquistas en 1937. La iniciativa partió de la asociación Lau Haizetara Gogoan, que trabaja en la defensa del Colectivo de afectados por la guerra civil y el régimen franquista.

El campo de concentración acogió a 50.000 prisioneros de guerra en terribles condiciones de insalubridad, miseria y violencia. La prisión fue escenario de similares horrores y de una elevadísima mortandad. El Ayuntamiento de la época se sirvió de los prisioneros como mano de obra esclava e ingresó dinero por su presencia en el municipio como propietario de las instalaciones. En la declaración institucional, el consistorio pide perdón por haber utilizado a los prisioneros como esclavos y por haberse enriquecido a costa de su desgracia. Además, se compromete a rehabilitar la memoria de este colectivo y a fomentar la difusión de este dramático y desconocido episodio de su historia. La corporación prepara un homenaje a exprisioneros, expresos y fallecidos en la defensa de la libertad y contra el fascismo –todos aparecen en la declaración-. Los actos se celebrarán a finales de este mes.

¿Portugués o patatero?

Me ha contado un amigo esta anécdota. Es real (si bien no necesariamente monárquica ni “txuriurdin”). Ocurrió en San Mamés
durante el último partido que disputaron el Athletic Club y  el Real Madrid.

Antes de empezar el partido, y como es habitual, se encontraban varios empleados del Club dentro del terreno de juego supervisando que el césped estuviera en óptimas condiciones. Uno de ellos, rastrillo en ristre, comprobaba que los tepes estuviesen bien plantados, es decir, que no se observasen calvas, y para ello presionaba con el rastrillo en la hierba, por lo visto a Cristiano Ronaldo no le pareció bien que lo hiciese cerca de
él.

Así,  como el típico endiosado, engreído (que, no por ello,  deja de ser un pobre  ignorante y arrogante “nuevo rico”) se acercó a éste chico de mantenimiento y le comentó que se fuese a otro sitio a recoger patatas.

El empleado del Club en un alarde de originalidad en su respuesta le contestó: “En mi país las patatas las recogen los portugueses”.

Con dos cojones!!!