Zorzales: sus particulares cantos han merecido frecuentes alusiones poéticas.

Zorzal común,baja

Zorzal común. Turdus philomelos. Birigarro arrunta. Peñacerrada (Alava). 19.03.17

Los zorzales pertenecen a la gran familia de los túrdidos (Turdidade) y son unas aves paseriformes de distribución casi mundial. Sus poblaciones han disminuido en algunas partes de Europa, debido a la presión cinegética existente sobre ellos, de sus muchos depredadores, de los venenos que se vierten en nuestros campos, y, en un futuro no lejano por el cambio climático.

Existen cuatro especies de zorzales, entre ellos el zorzal común (Turdus fhilomelos), llamado malviz, que comienzan a entrar en septiembre en el País Vasco. Si bien es cierto que el coche escoba de la migración de zorzales corre a cargo del más pequeño de todos ellos, me refiero al zorzal alirrojo (Turdus iliacus). Se distingue del común por tener los flancos del citador color y por ser el más pequeño de todos.

Zorzal alirrojo. baja

Zorzal alirrojo. Turdus iliacus. Birigarro txikia. Velilla del Río Carrión (Palencia). Noviembre 2016.

Luego están las “charras” que son las aves denominadas zorzal charlo (Turdus viscivurus). Se les llama así porque en vez de ese chic-chic con el que cantan los zorzales comunes en su vacilante vuelo, los charlos convierten en un chirrido que onomatopéyicamente hace honor a su nombre. Viene a sonar chiaerrr-chiaerrr. Es inconfundible con los otros dos citados anteriormente por ser muchos más voluminoso.

Zorzal charlo. baja

Zorzal charlo. Turdus viscivorus. Garraztarroa. Ventanilla (Palencia). Octubre 2016.

Finalmente, está el zorzal real (Turdus pilaris). Es más grande que el zorzal común. Y si le comparamos con el zorzal charlo, nos encontramos con un ave de tamaño parecido, pero con el vientre más blanco y las alas y la cola más oscuras que las del zorzal charlo.

Zorzal real. baja

Zorzal real. Turdus pilaris. Durdula. Osorno (Palencia). 02.04.17

En la península Ibérica todos los zorzales se quedan, por gustarle mucho los húmedos jardines de las ciudades y también húmedos prados y pastizales. Todos ellos devoran los caracolillos y les gustan las lombrices de tierra. El más abundante es el zorzal común.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*