La vaca pirenaica, de estar al borde de la extinción a su recuperación

La raza bovina Pirenaica, es una raza autóctona, arraigada en nuestra tierra y en nuestra cultura, que en la actualidad se encuentra en auge, siendo cada vez más numerosas, proporcionalmente, las explotaciones que crían esta raza. Sin embargo, la vaca Pirenaica ha estado en grave peligro de desaparecer, siendo su época de máxima regresión en la década de los 70. Gracias al esfuerzo y mentalización de ganaderos y administraciones se ha ido recuperando hasta llegar a los niveles actuales. En el caso de Bizkaia, no llegaban a un centenar de cabezas. Hoy en día, gracias a los programas de mejora genética que la Diputación lleva a cabo en sus tres en sus tres granjas (Gorliz, Ganguren y Sollube), superan las 3.400.

Granja foral en Gorliz

Se trata de una raza autóctona, bien adaptada a las condiciones climatológicas y geográficas del territorio, que sin embargo había quedado desplazada en las explotaciones ganaderas en favor de otras foráneas, más productivas. Es una raza de predominante actitud cárnica.

En plena lactancia
Toro en Urederra (Navarra)

Esta vaca, de gran belleza y extraordinarias cualidades está siendo objeto de planes de fomento y mejora, promovidos por los ganaderos principalmente de Navarra, pero también de Gipuzkoa, Álava, Bizkaia, Aragón y Cataluña, ayudados por las administraciones tanto autonómicas como estatal.

Esta vaca, al igual que en Navarra, se está recuperando en Gipuzkoa, Bizkaia, Álava, Aragón y Cataluña, e incluso está incorporándose en zonas donde tradicionalmente no existía, como Burgos, Soria y Extremadura.

Factor primordial de la situación actual es el trabajo y entusiasmo de las Asociaciones de Criadores, empezando por la de Navarra, ASPINA, y siguiendo por la de Gipuzkoa (HEBE), Bizkaia, (ASGAPIR), Álava (ARPIEL), Aragón (ASAPI) y Cataluña (ASPIC), todas ellas agrupadas a su vez formando la Confederación Nacional de Vacuno Pirenaico, CONASPI, que cuentan con el apoyo de las diputaciones forales de Euskadi, de las instituciones autonómicas anteriormente citadas, y la estatal.

Sierra de Andia

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*