Azpi Gorri, una cabra con identidad propia

El nombre de Azpi Gorri responde a dos vocablos vascos, cuya traducción al castellano significa: “parte baja de color rojizo”. La raza tiene su origen en el tronco Pirenaico, cuyo representante ancestral es la capra aegagrus, y se caracteriza por ser un animal muy rústico.

Según los últimos datos censales de 2016, en Euskadi existen un total de 1.052 hembras (de las cuales 1.005 son reproductoras), y 85 machos (75 sementales), según el Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario Neiker-Teknalia y la Federación Vasca de Asociaciones de Criadores de Azpi Gorri (EAFE).

Repartidas en 53 explotaciones, la cabra Azpi Gorri ocupa principalmente la zona sur de Bizkaia (con aproximadamente el 65% del censo y de las explotaciones), aunque también existen animales de esta raza en Álava y Gipuzkoa, y en la Comunidad Foral de Navarra.

Según el Catálogo Oficial de Razas, elaborado por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente del Gobierno Español, la cabra Azpi Gorri se encuentra oficialmente en peligro de extinción.

Sin embargo, muchos son los esfuerzos institucionales que se realizan en el País Vasco con el objetivo de preservar la diversidad de la raza y mantenerla para generaciones futuras, así como para conservar su patrimonio genético. En este sentido, existen dos reglamentaciones en torno a la raza caprina Azpi Gorri.

Por un lado, el Instituto vasco Neiker-Teknalia y la citada EAFE, cuentan con su propio Programa de Conservación y Mejora de la Raza Azpi Gorri, cuyo principal objetivo es el mantenimiento de la propia raza conservando la variabilidad genética existente y evitando su extinción.

Por otro, el Gobierno Vasco aprobó en abril de 2016 una reglamentación específica para la raza Azpi Gorri, que adecúa la gestión y estructura del libro genealógico de la raza caprina, además de revisar la definición de determinados aspectos del prototipo racial.

Esta raza es considerada históricamente de doble aptitud; es decir, sirve tanto para producir leche como carne. Sin embargo, actualmente se explota en buena parte para la producción de carne, aunque también para la producción de quesos.

En general, la cabra Azpi Gorri vive en explotaciones familiares de tamaño pequeño, con aproximadamente un total de entre 20 y 30 ejemplares. Pasado el mes de abril, el rebaño es enviado al monte, donde los animales viven en plena libertad durante 5-6 meses. Posteriormente, en invierno, los animales vuelven a los pastos de los caseríos para dedicarse a la crianza de los cabritos.

La importancia de preservar la raza autóctona se traslada también a algunas de las ferias ganaderas más tradicionales del País Vasco, que cuentan como protagonista a la cabra Azpi Gorri. Entre ellas, destaca la Feria Monográfica de la Cabra Azpi Gorri de Mañaria, donde el pasado 21 de mayo de 2017 se celebró la segunda edición del Campeonato Morfológico de Azpi Gorri de Euskadi, como se puede ver en su cartel anunciador.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*