El cormorán grande, un excelente buceador

Estas aves, casi exclusivamente marinas durante el resto del año, han ido incorporándose durante los últimos decenios a los aguazales del interior de la Península. Hoy resultan una de las especies más frecuentes y llamativas de cuantas podemos contemplar en invierno. Sus preferencias no pueden ser más claras: los ríos, los embalses…Hasta aquí la norma, porque el sustancial incremento de sus poblaciones les lleva a visitar, buena parte de las cuencas hidrológicas de la península, e incluso se acercan a las montañas.

Originalmente, el cormorán grande era sólo invernante, pero desde hace unos años se ha asentado como reproductor en embalses interiores. Se encuentra en franca expansión, y, en algunas zonas ha entrado en conflicto con los pescadores y propietarios de piscifactorías, que lo acusan de consumir peces de interés pesquero y comercial.

Y tanto a la hora de alimentarse, lo que hacen casi exclusivamente con peces, como cuando se disponen a dormir en masa, casi siempre sobre grandes árboles cercanos a las aguas. Se estima que estas aves acuáticas superan ya los 60.000 individuos invernantes que se quedan hasta finales de marzo, cuando emprenden la vuelta hacia el centro y el norte de Europa.

Dos rasgos las harán inconfundibles: por una parte, son de tamaño considerable y completamente negras, al menos si están a cierta distancia. Pero todavía más conspicuas las hace el hecho de que con frecuencia los bandos de cormoranes se desplazan formando dos hileras de aves que dibujan una suerte de punta de flecha. Uves negras y muy raudas, ya que estas aves baten enérgica y continuadamente sus alas.

En el agua se reconocen porque su línea de flotación queda tan alta que van casi sumergidos. Y sus largos cuello y pico dan la impresión de formar una ese. Son excelentes buceadores, capaces de permanecer hasta un minuto bajo el agua en pos de sus presas.

Carecen de plumas impermeables, como el resto de las aves. De ahí que sea normal verle, después de la pesca, de pie y con las alas extendidas para que se sequen.

Cormorán grande. Phalacrocorax carbo. Ubarroi handia.

Fotos sacadas en el humedal de Salburua (Vitoria-Gasteiz). Febrero 2017.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *