Nueva plaga, la avispilla del castaño

Un insecto invasor procedente de China amenaza con destruir los castaños en la península Ibérica. Junto con hayas y robles, el castaño es uno de los componentes más característicos de los bosques caducifolios. En el norte peninsular, las mayores superficies de castaño se encuentran en Galicia, norte de Castilla y León, Asturias, Cantabria y País Vasco.

Hay que recordar que el castaño, debido a su frecuente manejo como cultivo también ha sufrido y sufre la amenaza de numerosas plagas, las más importantes son la Tinta y el Chancro, ambas producidas por hongos.

Hace cinco años se detectó a la avispilla del castaño (Dryocosmus kuriphilus) en Cataluña y ahora infecta en País Vasco, Cantabria, Asturias, Galicia y Castilla y León. En Euskadi se detectó su presencia en 2013. Según distintos expertos, su tasa media de expansión es de ocho kilómetros al año, pero parece que se han desbordado.

Ante el avance implacable del insecto, desde algunas comunidades autónomas se ha urgido al Ministerio de Medio Ambiente y Agricultura para que se autorice el uso generalizado de otro parásito -también de origen chino- para contener a la avispa. Pero desde el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) se ha pedido prudencia. Se trata del parásito chino llamado Torymus Sinensis, que es otra avispilla. En este caso, se trata de un método de lucha biológica.

Las experiencias en otros países han indicado que la avispa que mata a la avispa necesita unos siete años en resultar efectiva y a base de grandes cantidades, lo que también es costoso.

Frutos del castaño

En un interesante artículo publicado en la revista Quercus, número 383 y correspondiente a diciembre de 2017, cuyos autores son José Luis Nieves Aldrey, investigador científico en el Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC), y Diego Gil Tapetado, graduado en Biología por la Universidad Complutense de Madrid, señalan que, dado que “el insecto se encuentra protegido en el interior de la agalla, es prácticamente imposible controlar la plaga con productos químicos. Además, tampoco sería aconsejable desde el punto de vista ambiental.

Por otra parte, ambos investigadores consideran que, al igual que la avispilla del castaño, T. sinensis es una especie exótica que puede entrañar riesgos para el medio ambiente. Las potenciales amenazas serían de dos tipos. En primer lugar, T. sinensis podría parasitar a otros cinípidos -familia de insectos himenópteros, poco voladores, que en su mayoría son parásitos de los vegetales-, autóctonos del castaño. Y, en segundo lugar, cabe de que hibride con alguna especie nativa del género Torymus o, simplemente, que establezca con ellas relaciones de competencia.

Sea cual sea el resultado de las medidas de control, el investigador José Luis Nieves Aldrey, afirma que los cultivadores afectados han de hacerse a la idea de que la especie ha venido para quedarse y va a ser imposible que la plaga se erradique por completo. Sin embargo, es muy posible que la T. sinensis, aliado de especies parasitoides nativas, consiga estabilizar la virulencia de la avispilla del castaño en unos límites razonables y asumibles para la economía que gira en torno a nuestros castañares.

Gaztaina eguna-Día de la Castaña, en Orozko (Bizkaia)

Más información: Revista Quercus, número 382, diciembre 2017. Artículo “La avispilla del castaño, ha llegado a España para quedarse”. Autores: José Luis Nieves Aldrey y Diego Gil Tapetado.

Fotos:

  • Avispilla del castaño en una yema de un castaño donde depositan los huevos. “El Correo Gallego”. FOTO: Angar.
  • Frutos del castaño. Autor: Deia.
  • “Gaztaina eguna”- “Día de la castaña”, que se celebra en el municipio vizcaíno de Orozko todos los años a finales de octubre o principios de noviembre. Autor: Deia.

 

2 comentarios sobre “Nueva plaga, la avispilla del castaño”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *