Azpi Gorri, una cabra con identidad propia

El nombre de Azpi Gorri responde a dos vocablos vascos, cuya traducción al castellano significa: “parte baja de color rojizo”. La raza tiene su origen en el tronco Pirenaico, cuyo representante ancestral es la capra aegagrus, y se caracteriza por ser un animal muy rústico.

Según los últimos datos censales de 2016, en Euskadi existen un total de 1.052 hembras (de las cuales 1.005 son reproductoras), y 85 machos (75 sementales), según el Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario Neiker-Teknalia y la Federación Vasca de Asociaciones de Criadores de Azpi Gorri (EAFE).

Repartidas en 53 explotaciones, la cabra Azpi Gorri ocupa principalmente la zona sur de Bizkaia (con aproximadamente el 65% del censo y de las explotaciones), aunque también existen animales de esta raza en Álava y Gipuzkoa, y en la Comunidad Foral de Navarra.

Según el Catálogo Oficial de Razas, elaborado por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente del Gobierno Español, la cabra Azpi Gorri se encuentra oficialmente en peligro de extinción.

Sin embargo, muchos son los esfuerzos institucionales que se realizan en el País Vasco con el objetivo de preservar la diversidad de la raza y mantenerla para generaciones futuras, así como para conservar su patrimonio genético. En este sentido, existen dos reglamentaciones en torno a la raza caprina Azpi Gorri.

Por un lado, el Instituto vasco Neiker-Teknalia y la citada EAFE, cuentan con su propio Programa de Conservación y Mejora de la Raza Azpi Gorri, cuyo principal objetivo es el mantenimiento de la propia raza conservando la variabilidad genética existente y evitando su extinción.

Por otro, el Gobierno Vasco aprobó en abril de 2016 una reglamentación específica para la raza Azpi Gorri, que adecúa la gestión y estructura del libro genealógico de la raza caprina, además de revisar la definición de determinados aspectos del prototipo racial.

Esta raza es considerada históricamente de doble aptitud; es decir, sirve tanto para producir leche como carne. Sin embargo, actualmente se explota en buena parte para la producción de carne, aunque también para la producción de quesos.

En general, la cabra Azpi Gorri vive en explotaciones familiares de tamaño pequeño, con aproximadamente un total de entre 20 y 30 ejemplares. Pasado el mes de abril, el rebaño es enviado al monte, donde los animales viven en plena libertad durante 5-6 meses. Posteriormente, en invierno, los animales vuelven a los pastos de los caseríos para dedicarse a la crianza de los cabritos.

La importancia de preservar la raza autóctona se traslada también a algunas de las ferias ganaderas más tradicionales del País Vasco, que cuentan como protagonista a la cabra Azpi Gorri. Entre ellas, destaca la Feria Monográfica de la Cabra Azpi Gorri de Mañaria, donde el pasado 21 de mayo de 2017 se celebró la segunda edición del Campeonato Morfológico de Azpi Gorri de Euskadi, como se puede ver en su cartel anunciador.

 

La vaca pirenaica, de estar al borde de la extinción a su recuperación

La raza bovina Pirenaica, es una raza autóctona, arraigada en nuestra tierra y en nuestra cultura, que en la actualidad se encuentra en auge, siendo cada vez más numerosas, proporcionalmente, las explotaciones que crían esta raza. Sin embargo, la vaca Pirenaica ha estado en grave peligro de desaparecer, siendo su época de máxima regresión en la década de los 70. Gracias al esfuerzo y mentalización de ganaderos y administraciones se ha ido recuperando hasta llegar a los niveles actuales. En el caso de Bizkaia, no llegaban a un centenar de cabezas. Hoy en día, gracias a los programas de mejora genética que la Diputación lleva a cabo en sus tres en sus tres granjas (Gorliz, Ganguren y Sollube), superan las 3.400.

Granja foral en Gorliz

Se trata de una raza autóctona, bien adaptada a las condiciones climatológicas y geográficas del territorio, que sin embargo había quedado desplazada en las explotaciones ganaderas en favor de otras foráneas, más productivas. Es una raza de predominante actitud cárnica.

En plena lactancia
Toro en Urederra (Navarra)

Esta vaca, de gran belleza y extraordinarias cualidades está siendo objeto de planes de fomento y mejora, promovidos por los ganaderos principalmente de Navarra, pero también de Gipuzkoa, Álava, Bizkaia, Aragón y Cataluña, ayudados por las administraciones tanto autonómicas como estatal.

Esta vaca, al igual que en Navarra, se está recuperando en Gipuzkoa, Bizkaia, Álava, Aragón y Cataluña, e incluso está incorporándose en zonas donde tradicionalmente no existía, como Burgos, Soria y Extremadura.

Factor primordial de la situación actual es el trabajo y entusiasmo de las Asociaciones de Criadores, empezando por la de Navarra, ASPINA, y siguiendo por la de Gipuzkoa (HEBE), Bizkaia, (ASGAPIR), Álava (ARPIEL), Aragón (ASAPI) y Cataluña (ASPIC), todas ellas agrupadas a su vez formando la Confederación Nacional de Vacuno Pirenaico, CONASPI, que cuentan con el apoyo de las diputaciones forales de Euskadi, de las instituciones autonómicas anteriormente citadas, y la estatal.

Sierra de Andia

 

 

 

 

 

 

 

La ganadería vasca y lo que representa en nuestro País

Ovejas latxa en Montes de Vitoria

La actividad ganadera ha tenido una amplia significación en el País Vasco. Los modos de vida ligados al pastoreo se encuentran profundamente arraigados y han desempeñado un importante papel en la ordenación administrativa de las tierras.

Los contrastes climáticos, topográficos, etcétera, del espacio vasco han permitido y permiten desarrollar una gran variedad de formas ganaderas, enriquecida por la no menor variedad de especies que requieren la puesta en práctica de diferentes sistemas de explotación.

cabra azpi-gorri

Los animales de raza latxa, carranzana, sasi-ardi, azpi-gorri, terreña, betizu, pirenaica, monchina, pottoka o el caballo de monte alavés, han contribuido de manera determinante a modelar el paisaje que hemos heredado y que disfrutamos en la actualidad. Coincide que muchas de esas áreas tradicionales de pastoreo se encuentran en la actualidad dentro de la Red Natura 2000 (parques naturales, Lugares de Interés Comunitario (LICs), áreas de especial protección, etc.) que cubre algo más del 20% de la geografía vasca. Sin duda, nuestra ganadería debe pervivir. No sólo constituye un medio de vida importante para la población rural, sino que desempeña un papel fundamental en la conservación del medio natural, y también es una actividad íntimamente unida a la cultura del pueblo vasco.

Pottoka eguna en Turtzioz (Bizkaia)

En las fotos se pueden ver a las ovejas latxas en Montes de Vitoria, a la cabra azpi-gorri, y “Pottoka eguna” en la población vizcaína de Turtzioz.