El Complejo Lagunar de Laguardia, un paraíso ornitológico al lado de las montañas

Laguardia

Panorámica del Complejo Lagunar de Laguardia

Este Biotopo Protegido se encuentra en pleno corazón de Rioja Alavesa, en las proximidades del precioso pueblo de Laguardia.

Cigueñuela común.baja
Cigueñuela común. 

A las lagunas se accede con facilidad desde Laguardia tomando la carretera principal, dirección Logroño, y a través de varios caminos rurales, que se adentran por los viñedos. Este complejo lagunar, que engloba cuatro pequeños humedales, fue declarado “biotopo protegido” por su singularidad, y nos daremos cuenta de ello cuando en verano nos acerquemos a las lagunas de Carravalseca, Carralogroño y Musco. Lo que encontramos son unas depresiones secas, lisas y blancas, por la costra de sal que se forma en la superficie cuando se evapora el agua acumulada en la estación húmeda. Y es que se trata de “cubetas endorreicas”, sin comunicación hidrológica con ríos o arroyos, que sólo reciben agua de lluvia y de escorrentía de los cerros próximos, y que no tienen salida. Se inundan en la época de lluvias y pierden el agua por evaporación, dejando sobre la superficie la sal disuelta en el agua. También se incluye la balsa del Prao de la Paul, si bien este humedal es de origen artificial y su funcionamiento es absolutamente diferente. Se trata de un pequeño embalse, con agua represada procedente de un arroyo.

Cormoran grande
Cormorán grande. Phalacrocorax carbo. Ubarroi handia. Febrero 2017.

De entre las lagunas endorreicas, la mayor de la Península se encuentra en Gallocanta. También son muy interesantes la Lagunas de Villafafila, en Zamora, aunque estas tienen un carácter semiendorreico.

Garza imperial
Garza imperial. Ardea purpurea. Koartza gorria. Abril 2017.

El complejo lagunar de Laguardia es extraordinariamente interesante, tanto desde el punto de vista geológico como por la flora y fauna peculiar que acoge. Además, de los viñedos que se encuentran a su alrededor.

Martinete común, baja
Martinete común. Nycticorax nycticorax. Abril 2017.

Viñedos 2. baja

¿Que pasa con las energías renovables?

Campo solar 1 baja

El Gobierno español ha perdido el primer arbitraje internacional presentado por el Fondo Eiser Infrastructure Limite contra el cambio regulatorio de 2010 que redujo la retribución garantizada en las energías renovables. La sentencia de la Corte Internacional de Arreglo de Diferencias del Banco Mundial establece que el Gobierno “privó de un trato justo” a los demandantes, propietarios de tres plantas termosolares, y condena al Estado Español al pago de 128 millones más intereses.

Pero, además, el fallo de este organismo internacional, que fue dado a conocer el pasado 4 de mayo, puede ser el primero de la treintena de demandas internacionales interpuestas contra el gobierno español por el recorte que aplicó al precio del kilovatio hora producido en instalaciones renovables. Si el resto de laudos van en la misma dirección, el Estado Español, es decir, la ciudadanía contribuyente, podría enfrentarse a indemnizaciones millonarias.

Sin duda, la resolución pone en primer plano la nefasta política energética de los diferentes gobiernos españoles, antes con el PSOE, ahora con el PP, con la excusa de acabar con el déficit de la tarifa, que ha ocasionado, que miles de ciudadanos y ciudadanas perdieran sus ahorros destinados a la generación de energías renovables, así como un auténtico hachazo en forma de paralización de las energías renovables, y en función de ello un aumento de los gases de efecto invernadero que provocan el cambio climático.

Concretamente, según los últimos datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), los gases de efecto invernadero han vuelto a aumentar desde 2013, tras los peores años de crisis económica, a diferencia de la tendencia observada en la UE.

Pero vayamos por partes. En primer lugar, diré que mi postura ante las energías renovables es totalmente positiva, entre otras cuestiones, porque son fuentes inagotables que se renuevan constantemente, tienen un menor impacto sobre el medio ambiente que los combustibles fósiles o la energía nuclear, contribuyen a la lucha contra el cambio climático, y a crear un modelo de producción eléctrica descentralizada.

Haciendo brevemente un recorrido de lo que ha sucedido con las renovables en el Estado Español, nos deberíamos remontar al año 2007, cuando el Gobierno presidido por José Luis Rodríguez Zapatero creó un sistema que garantizaba el cobro de una retribución mediante fuentes renovables. Esta retribución era variable en función del tipo de tecnología (eólica, fotovoltaica, etc.) y en función del tamaño de la instalación. De esta manera, miles de ciudadanos y ciudadanas empujados por la retribución planteada y también como forma de ayuda al medio ambiente, invirtieron en la generación de energías renovables. Alrededor de unas 55.000 familias se sumaron a esta propuesta, entre ellas unas cuantas vascas, para luego arruinarse prácticamente.

Porque, con el paso de los tiempos, los sucesivos gobiernos españoles adoptaron recortes retroactivos a esta fuente energética. Así, en 2010, el Gobierno del PSOE dictó fuertes recortes a la retribución de la eólica, fotovoltaica y termosolar mediante el establecimiento de un número máximo de horas de producción retribuida al año, fijado muy por debajo de las horas reales de producción anual. Desde enero de 2012, ya con el Gobierno de Mariano Rajoy, las nuevas instalaciones no recibirían ni un céntimo de retribución por parte del sistema eléctrico. Pero, la cosa va todavía va a más, y en 2013, el Gobierno del PP lanza una reforma eléctrica que recorta otros 1700 millones de euros la retribución a las renovables que supone el hachazo definitivo para muchos productores.

Pero las resoluciones judiciales españolas no valen para los inversores extranjeros, y ello ha motivado que se hayan producido una treintena de reclamaciones ante los tribunales internacionales, con muchas posibilidades de prosperar, como ha ocurrido con la primera de ellas.

Debido a ello, el Estado Español lleva cinco años en medio de un parón de las renovables, cuando hace una década era líder mundial. Sin duda, y también hay que decirlo, el Estado Español sufrió una enorme indigestión, mezcla de varios ingredientes: una gran instalación de renovables en un periodo en el que la tecnología no estaba madura y requería de grandes ayudas públicas, que se diseñaron mal; una crisis que redujo drásticamente la demanda de electricidad; y un sistema sobre capacitado -hay mucha más potencia instalada de lo que se demanda- basado en costosas centrales e instalaciones de combustibles fósiles.

Sin duda, una revolución limpia recorre todo el mundo, aunque como hemos podido ver, no todo. Las principales potencias han abrazado las tecnologías renovables para generar electricidad empujadas por la caída de sus costes. Entre 2013 y 2015, la potencia eólica instalada creció más de un 20% en Europa, un 36% en Asia y un 24% en Norteamérica. Mientras, el Estado Español, miraba para otro lado; en ese mismo periodo aquí creció un 0,07%. En ese mismo período, la potencia solar fotovoltaica aumentó más de un 15% en Europa, un 58% en Asia y un 52% en Norteamérica. El Estado Español, el “paraíso” del sol, en ese periodo la solar conectada a la red eléctrica creció solo un 0,3%.

Parque eólico 1 baja

El Estado Español tiene un potencial de generación de energía eléctrica a través de una irradiación solar impresionante y, sin duda, de los más altos de Europa. A pesar de que haya diferencias en cuanto al potencial solar entre la mayor parte del territorio peninsular y la Cornisa Cantábrica y Galicia, cabe decir que en Euskadi disponemos de un 15% más de potencial solar que Alemania, uno de los países líderes en su aprovechamiento de la Unión Europea.

Las consecuencias de la desastrosa reforma energética que ha provocado que el Estado Español sea uno de los estados que más demandas de arbitraje internacional tiene abiertas, todas ellas a causa de los recortes en el campo de las energías renovables, deben de llevar a la necesidad imperiosa de adoptar una nueva política energética alternativa que conduzca a un sistema eficiente, descentralizado y 100% renovable, que permita un serio y sustancial avance en la lucha contra el cambio climático. Y, es que como sigamos así, y no haya un cambio radical, va a ser complicado que el Estado español cumpla con el objetivo de alcanzar el 20% de energías renovables en 2020, al que está obligado por la Unión Europea.

Finalmente, no nos podemos olvidar de otra de las consecuencias económicas y sociales importantes, además de otras que se han comentado anteriormente, y es que el estado lleva gastados entre 9 y 12 millones de euros para defenderse de los litigios internacionales en los que se ha metido que serán pagados por la ciudadanía, pero, además, tendrá que indemnizar a los fondos internacionales que se han visto afectados por las medidas retroactivas. Es decir, retirar las inversiones en renovables, ha supuesto que el sector de las energías renovables haya podido contribuir a frenar en parte la crisis económica y crear empleo.

El rebeco cantábrico es una especie de alta montaña que desaparició del País Vasco hacia 1800

rebeco cantábrico 4

Una pareja de rebecos cantábricos en la Montaña Palentina

El rebeco (Rupicapra pyrenaica) es un ungulado de la familia de los bóvidos, grupo que en el Estado Español incluye sólo otras tres especies: el muflón, la cabra montesa y el arruí. El rebeco es una especie sin detractores y con buena reputación, pues apenas afecta a la agricultura y a la ganadería, y es una especie representativa de los ecosistemas de alta montaña. En la población ibérica de rebecos, actualmente se consideran dos subespecies: la pirenaica (R. pyrenaica pyrenaica) y la cantábrica (R. pyrenaica parva). El rebeco pirenaico, también llamado sarrio es de mayor tamaño, cuernos más gruesos y largos, tonalidad estival amarillenta e invernal gris oscura. El rebeco cantábrico es de menor tamaño, apenas 75 cm de altura a la cruz y 20 a 35 kg de peso, tonalidad rojiza en verano y gris pálida en invierno. El rebeco de la cordillera Cantábrica -Rupricapra pyrenaica parva-, es la subespecie que presenta la menor talla entre todos los rebecos del mundo. Ha estado presente en toda la cornisa cantábrica durante miles de años, ya que aparece representado en el Cuaternario, en cuevas como la de Tito Bustillo o Balmori.

rebeco cantábrico. baja

Varios rebecos en la Montaña Palentina 

Según la información publicada por el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), “hacia 1800 la especie ya había desaparecido de la parte cantábrica del País Vasco (Real Academia de la Historia, 1802), posiblemente debido al efecto de la caza incontrolada en una orografía menos agreste que en otras zonas cantábricas donde el rebeco podía escapar más fácilmente de la caza continuada”.

En lo que respecta a Navarra y en relación al rebeco pirenaico o sarrio, esta comunidad representa actualmente el límite occidental del área de distribución de la subespecie. La zona ocupada por la mayor parte de los sarrios en Navarra está protegida bajo el amparo de tres espacios naturales: la Reserva Natural de Larra-Belagoa, la Reserva Integral de Ukerdi y la Reserva Integral de Aztaparreta.

Sarrios en Pirineo navarro

 Un sarrio en el Pirineo navarro

Zorzales: sus particulares cantos han merecido frecuentes alusiones poéticas.

Zorzal común,baja

Zorzal común. Turdus philomelos. Birigarro arrunta. Peñacerrada (Alava). 19.03.17

Los zorzales pertenecen a la gran familia de los túrdidos (Turdidade) y son unas aves paseriformes de distribución casi mundial. Sus poblaciones han disminuido en algunas partes de Europa, debido a la presión cinegética existente sobre ellos, de sus muchos depredadores, de los venenos que se vierten en nuestros campos, y, en un futuro no lejano por el cambio climático.

Existen cuatro especies de zorzales, entre ellos el zorzal común (Turdus fhilomelos), llamado malviz, que comienzan a entrar en septiembre en el País Vasco. Si bien es cierto que el coche escoba de la migración de zorzales corre a cargo del más pequeño de todos ellos, me refiero al zorzal alirrojo (Turdus iliacus). Se distingue del común por tener los flancos del citador color y por ser el más pequeño de todos.

Zorzal alirrojo. baja

Zorzal alirrojo. Turdus iliacus. Birigarro txikia. Velilla del Río Carrión (Palencia). Noviembre 2016.

Luego están las “charras” que son las aves denominadas zorzal charlo (Turdus viscivurus). Se les llama así porque en vez de ese chic-chic con el que cantan los zorzales comunes en su vacilante vuelo, los charlos convierten en un chirrido que onomatopéyicamente hace honor a su nombre. Viene a sonar chiaerrr-chiaerrr. Es inconfundible con los otros dos citados anteriormente por ser muchos más voluminoso.

Zorzal charlo. baja

Zorzal charlo. Turdus viscivorus. Garraztarroa. Ventanilla (Palencia). Octubre 2016.

Finalmente, está el zorzal real (Turdus pilaris). Es más grande que el zorzal común. Y si le comparamos con el zorzal charlo, nos encontramos con un ave de tamaño parecido, pero con el vientre más blanco y las alas y la cola más oscuras que las del zorzal charlo.

Zorzal real. baja

Zorzal real. Turdus pilaris. Durdula. Osorno (Palencia). 02.04.17

En la península Ibérica todos los zorzales se quedan, por gustarle mucho los húmedos jardines de las ciudades y también húmedos prados y pastizales. Todos ellos devoran los caracolillos y les gustan las lombrices de tierra. El más abundante es el zorzal común.

Cambio climático y aves migratorias

2 golondrinas en un cable baja

Golondrinas en Espejo, Ayuntamiento de Valdegobia (Alava).

Van llegando las aves migratorias cumpliendo con un fenómeno ancestral. Así, millones de aves en todo el mundo realizan un viaje de los llamados cuarteles de invierno, en el sur, en África, donde permanecen por disponer de un clima más benigno en la estación más fría del año a otras zonas donde se reproducen. Ahora, en Euskadi, ya están entre nosotros las golondrinas, la abubilla, el colirrojo tizón, el vencejo, el pardillo común, etcétera. Y más adentrada la primavera llegarán otras aves, entre ellas, el abejaruco, tan bonito por sus colores, al que tanto le gusta la miel, pero que no es ningún problema para nuestras abejas y colmenas, cuyos enemigos principales son el cambio climático, los plaguicidas y la avispa asiática. Una excepción a esta regla la marca la cigüeña, especie en la que, desde los años 80, si se ha observado un adelanto de un mes en su llegada. Ya no llega el día 3 de febrero, San Blas, sino en enero, o incluso diciembre. Además, desde mediados de los años 80 se viene detectando un número mayor cada vez mayor de cigüeñas que pasan todo el invierno en distintas zonas de la península Ibérica, entre ellas en el País Vasco, y donde encuentran una fuente continua e inagotable de alimento en algunos de nuestros vertederos.

Pero, de hecho, las cosas están cambiando, y rápidamente. Los científicos están constatando variaciones sensibles en la fenología -la ciencia que estudia la relación entre los ciclos biológicos de los seres vivos y los factores climáticos- de muchas especies migratorias. Detrás de esas alteraciones se encuentra el cambio climático -el aumento de la temperatura en el año 2016 ha sido de 1,20º C respecto a la existente en los tiempos preindustriales (1880)-, particularmente sensible en la península Ibérica. Es un fenómeno de amplia repercusión, pues afecta a la distribución y la fenología de las especies, y condiciona, asimismo, la composición y la extensión de los hábitats y el funcionamiento de los ecosistemas.

Continúa leyendo Cambio climático y aves migratorias

Aniversario del accidente nuclear de Chernobil

garona_14440_11Manifestación contra la energía nuclear

La tragedia de Chernóbil cumple 31 años este 26 de abril mientras se avivan en el Estado Español el debate sobre la conveniencia de la energía nuclear y la posible reapertura de la central de Santa María de Garoña.

La madrugada del 26 de abril de 1986 se producía una explosión en el reactor número cuatro de la central nuclear de Chernóbil, a 90 kilómetros de Kiev (Ucrania). Sin duda, se trata del accidente nuclear más grave de la historia. Este accidente nuclear puso en evidencia la peligrosidad de esta fuente de energía, puesto que tuvo y tiene todavía unos efectos devastadores. Continúa leyendo Aniversario del accidente nuclear de Chernobil

Erle-txoria/Erlejalea. Abejaruco europeo. Pasión por las abejas

Abejaruco europeo

Abejaruco europeo. Merops apiaster. Erle-txoria/Erlejalea.
Lomas de Campos (Palencia). 09.04.17.

El abejaruco europeo es una las aves más llamativas, por sus colores. Tal y como su nombre indica, se trata de un especialista en el consumo de abejas, aunque también se alimenta de otros insectos voladores. No obstante, como alguna vez oído, sin ninguna base, no es, ni 17904118_1905364269741651_7087905279895881065_nmucho menos, un peligro para las abejas y las colmenas. Como se deduce de diversos estudios realizados, el efecto de la predación del abejaruco europeo sobre los colmenares parece insignificante.

Uno de estos estudios es “Consumo de abejas de miel por el abejaruco europeo (Merops apiaster) en la Región de Murcia (SE de España)”. Autores: Pablo Farinós, Victor Zapata, Vicente Martínez y Paco Robledano. Publicado en la revista Journal of Apicultural Research. 2016. Consumption of honey bees by Merops apiaster Linnaeus, 1758 (Aves: Meropidae) in Mediterranean semiarid landscapes: a threat to beekeeping? Journal of Apicultural Research. doi:10.1080/00218839.2016.1195630

 

Ánsar común, el mayor de los gansos europeos

Ansares con sus crias. Salburua. 11.04.17. baja

Una pareja de ánsares comunes con sus crías, en la primavera de 2017, en el humedal de Salburua (Vitoria-Gasteiz).

Es el mayor de los gansos europeos y esta especie es el ancestro silvestre de las ocas domésticas de Europa. Resulta bastante abundante en el País Vasco durante el invierno. En esta época, los cielos de diversos ecosistemas acuáticos, como el humedal de Salburua, se ven surcados por geométricas escuadras de estas vocingleras y grandes aves, las cuales llegan a Euskadi y a otros lugares de la península Ibérica tras un viaje de miles de kilómetros, huyendo de las bajísimas temperaturas que asolan sus áreas de cría en el norte de Europa.

Emite un graznido metálico seguido por notas nasales y gangosas, similar al reclamo del ganso doméstico.

El ánsar común es una especie muy habitual en Álava durante sus migraciones, pero muy rara como reproductora, aunque ha establecido un punto reproductor en Salburua, además de otro lugar de cría que tiene desde 2013 en el embalse de Ullibarri Gamboa. Se trata de un ave muy escasa como nidificante a escala ibérica.

En una de las fotos, se ve a una pareja de ánsares comunes con sus crías en la primavera de 2017, concretamente el 11 de abril de 2017, en el humedal de Salburua (Vitoria-Gasteiz).

Ansares comunes. Salburua. bajaÁnsar común. Ánsar anser. Antzara hankagorrizta.

 

 


Somormujo Lavanco, un excelente buceador

Somormujo lavanco. Salburua. 4 baja

Pareja de Somormujo Lavanco en el humedal de Salburua, Vitoria-Gasteiz

El Somormujo Lavanco es fácilmente distinguible por su largo cuello, y es el mayor integrante de la familia de los zampullines y somormujos en la península Ibérica. El somormujo lavanco es un magnifico buceador, pero fuera del agua es torpe y pesado. Una vez escogido un territorio las ceremonias continúan y son aún más intensas si hay cerca otros somormujos o si un intruso penetra en la zona.

El Somormujo Lavanco ha sido víctima del ser humano que lo perseguía por su bello plumaje y para proteger los alevines de las piscifactorías; pero las modas pasan y actualmente este somormujo, menos buscado, es bastante común. A esto último ha contribuido además la proliferación de los embalses, que le han brindado nuevas zonas muy resguardadas en las que descansar.

En Álava los podemos encontrar en cualquiera de las masas de agua existentes, pudiéndose observar fácilmente en el humedal de Salburua, en donde están sacadas estas fotos.

Somormujo lavanco. Podiceps cristatus. Murgil handia. Humedal de Salburua. 09.04.17.

Somormujo 3. Salburua baja

Cisne vulgar: Elegancia y belleza

Cisne 1 La Grajera. Logroño

Pareja de cisnes en el Parque de La Grajera, a 5 km de Logroño

Inconfundible por su enorme tamaño, su blanco plumaje y su largo cuello, y su belleza y elegancia. El cisne vulgar es un visitante ocasional de las zonas costeras del norte peninsular. Además de estos escasos viajeros, procedentes del centro y norte de Europa, en la península Ibérica existen algunos pequeños núcleos reproductores de aves semisalvajes procedentes de las numerosas introducciones de la especie que se han llevado a cabo en parques y jardines.

La popularidad de este cisne ha sido tal que es un poco difícil diferenciar entre las poblaciones salvajes, introducidas y escapadas. Las fotos están sacadas en el Parque de La Grajera, a 5 km de Logroño (La Rioja).

Se trata de un embalse, que está unido a través de la Vía Verde que se integra en la ruta del Camino de Santiago. El embalse de La Grajera se construyó en 1883, sobre lo que probablemente sería una pequeña laguna para almacenar agua del río Iregua con la que regar las huertas que se encontraban al sur de la ciudad. La Grajera es una de las pocas zonas húmedas que existen en La Rioja. Es el hábitat de numerosos animales y plantas y se ha convertido en una zona de respeto a la Naturaleza en la que disfrutar de actividades, ocio y educación ambiental.

Cisne 2. La Grajera. LogroñoCisne vulgar. Cygnus olor. Beltxarga.

Cisne vulgar 3. Parque La Grajera.Logroño. Enero