Las migraciones otoñales de aves se acercan a su esplendor

Cada año miles de millones de aves en todo el mundo realizan un viaje de ida y vuelta para asegurar su supervivencia. Las aves migratorias, viajeras por obligación, tienen unas zonas del planeta como cuarteles de cría, donde se reproducen, y otras llamadas zonas de invernada, donde migran para sus ‘vacaciones’ de invierno. El alimento es su principal motivo.

La migración de las aves es uno de los fenómenos más fascinantes de la naturaleza y por eso lleva despertando la admiración y la curiosidad del ser humano desde tiempos inmemoriales.

Estamos en unas fechas y todavía lo serán más en las próximas semanas, en que nuestros paisajes están siendo acariciados por el batir de, al menos, mil millones de alas. Tengamos en cuenta que los expertos ornitólogos estiman que la población de aves invernantes en la península Ibérica puede alcanzar la cifra de unos 500 millones. Sobre todo, cuando olas de frío, empujadas por vientos del norte de Europa, se instalan en nuestro derredor.

Sin duda, en esta época podemos contemplar uno de los acontecimientos más rotundos de lo espontáneo en estas latitudes. Miles de bandos azotarán a los aires, llenando los ojos del clamor que siempre mana de lo múltiple, agregado y casi nunca silencioso. Porque los alados, además de conspicuos para los ojos, son también los animales que más veces y con mayor acierto llaman a las puertas de nuestros oídos.

Algunas de estas agregaciones infinitas se desplazan con notable orden. Caso de gaviotas, cormoranes, patos, grullas y garcillas, que dibujan en el cielo triángulos sin base, la letra uve, líneas oblicuas, a veces un rombo casi perfecto.

Otras bandadas, como las de estorninos, grajillas, palomas, avefrías, alondras, pardillos, jilgueros, verdecillos, trigueros… son el mejor ejemplo de que el caos es sólo el primer paso de la armonía. De que el revoltijo es regocijo para la mirada. Esa que encontrará, en los cielos más limpios del año, una capacidad infinita para convertir lo compuesto por incontables partes en un todo de prodigiosas sincronías.

Un punto estratégico importantísimo en esta migración en la península Ibérica es el Pirineo Occidental. Navarra es un lugar privilegiado para admirar el fascinante viaje de las aves, ya que la Comunidad Foral se encuentra en plena ruta migratoria occidental europea. Todos los años son millones de aves las que utilizan este territorio en sus desplazamientos. Muchas especies prefieren volar sobre tierra que hacerlo por encima del mar, y en su camino a latitudes más al sur o hasta África, las aves se encuentran en esta ruta con una cadena montañosa transversal, los Pirineos, que generalmente atraviesan por sus zonas más favorables. Por lo tanto, el pasillo situado entre el Pirineo navarro y el mar Cantábrico concentra en las épocas migratorias una gran cantidad de aves.

Un aspecto a destacar importantísimo es el proyecto Lindus-2, que se está llevando a cabo en la actualidad y que engloba el estudio de las aves migratorias y murciélagos, la educación ambiental, el ecoturismo y el cambio climático a través de la fenología, es decir, la parte de la meteorología que estudia las repercusiones del clima sobre los fenómenos biológicos de ritmo periódico, como la migración de aves.

Lindus 2 se desarrollará hasta diciembre del año 2018, lo que implica tres temporadas para estudiar y dar a conocer el proyecto y la zona de trabajo. Forma parte del Programa Operativo de Cooperación Territorial España- Francia-Andorra (POCTEFA 2014 2020) con una financiación del 65% procedente del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER). Es un trabajo de cooperación transfronteriza entre el Gobierno de Navarra, su empresa pública GAN-NIK (Gestión Ambiental de Navarra, S.A), el Ayuntamiento de Burguete, SEO/BirdLife y la Ligue Pour la Protection des Oiseaux (LPO-Aquitania), cubriendo un inmenso territorio en Navarra, Aragón y Aquitania.

Entre agosto y noviembre de 2016, el número de ejemplares de aves migratorias avistado a su paso por el collado de Lindus, entre los municipios de Burguete y Valcarlos, fue de 402.340, pertenecientes a 83 especias distintas. El mayor número de ejemplares corresponde a la paloma, con cerca de 300.000. La siguiente especie más abundante fue la grulla común, con 53.781 ejemplares. Y las rapaces más abundantes fueron el abejarejo europeo (4.997), seguido del milano real (4.699), y el milano negro (1.741). Después viene la cigüeña blanca (1.591).

Más información en:

https://www.navarra.es/home_es/Actualidad/Sala+de+prensa/Noticias/2016/12/09/LINDUS+2.htm

https://lindus2.eu/buen-tiempo-protagonista-la-jornada-ornitologica-ecoturismo-celebrada-auritzburguete/

https://www.seo.org/lindus2/

Fotos:

  • Bando de avefrías en Montoria (Álava). Noviembre 2016. Avefría europea. Vanellus vanellus. Hegabera.
  • Bando de paloma torcaz en Montoria (Alava). Octubre 2016. Paloma torcaz. Columba palumbus. Pagauso.
  • Jilgueros en Villafáfila (Zamora). Noviembre 2016. Jilguero europeo. Carduelis carduelis. Kardantxiloa.
  • Personas avistando aves en el collado de Lindus (Autoría de la imagen: proyecto Lindus 2). (CEDIDA). Noticias de Navarra. 22.09.17.