Especies exóticas invasoras: ¿Qué daño producen?

Su introducción en nuevos ecosistemas es lo más parecido a abrir la caja de Pandora. Atacan a otras especies, se reproducen sin control destrozando las cosechas, provocan pérdidas multimillonarias y son una grave amenaza para la biodiversidad. Detrás de las plagas de las especies exóticas invasoras está la mano del ser humano.

Están ahí, por todas partes. Sigilosamente se han introducido en nuestras casas, nuestros bosques, nuestros ecosistemas, nuestros ríos, nuestras vidas…. Poco a poco se han hecho comunes y actúan de una manera muy negativa.

Una especie exótica es aquella que se establece en un ecosistema o hábitat natural o seminatural que no forma parte de su área de distribución natural. Pero su carácter de ‘invasora’ proviene de su proliferación, lo que causa daños al medio ambiente, a otras especies o a las actividades humanas y económicas.

La Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN) tiene establecido que una especie exótica invasora es aquella que causa daños y perjuicios en el ecosistema huésped. Esta es la definición aceptada en la actualidad, y por ello podemos equiparar el término `invasor´ con perjudicial o dañino”.

“¿Son todas las especies de origen exótico invasoras? No. Muchas especies introducidas por el ser humano no tiene efectos negativos reconocidos sobre los ecosistemas. Este sería el caso de buena parte de plantas ornamentales o de los cultivos de plantas originarias de América que hoy se encuentran muy extendidos en todos los continentes, como el maíz, la patata o el tomate. Sólo algunas especies introducidas han demostrado ser perjudiciales, al desplazar o incluso llevar a la extinción a especies autóctonas.

El continente europeo no permanece ajeno a las plagas. Está infestado por más de 14.000 especies foráneas. Algunas de ellas se convierten en invasoras. Ocasionan pérdidas de 12.500 millones de euros anuales. Pero, no solo se trata de dinero. Estos invasores son “la segunda causa de la destrucción de la biodiversidad”, pudiendo a ser en el futuro próximo el factor más importante de desintegración ecológica.

Las vías de entrada de una especie invasora son múltiples. Así, este movimiento de especies a menudo es accidental y llevamos con nosotros, sin querer, aquellas especies que desde antiguo viven con nosotros. Así hemos poblado el mundo de moscas y mosquitos, de ratas y ratones, de gorriones y palomas, y muchas más. Pero, y, también muy a menudo, el transporte de especies se ha hecho con nosotros por el mundo con intención y por diversas razones, como las estéticas y para adornar nuestros estanques, caso del cisne; por razones económicas como el visón americano o el castor, que han llegado a Europa por el valor de la piel; por razones cinegéticas; o también como mascotas.

Euskadi no es ajena a esta realidad. Así, por ejemplo, el visón europeo se encuentra en una situación “dramática” y por ello se trabaja para extinguir del medio ambiente a su principal amenaza el visón americano, que, en el caso de Euskadi, son productos de fugas o sueltas de animales criados en las granjas peleteras. Con el objetivo de terminar con el principal competidor del visón autóctono, las diputaciones forales pusieron en marcha en 2014 un sistema de trampeo de los ejemplares de origen americano. Paralelamente, se trabaja para impulsar la población de la especie autóctona ya que en la actualidad quedan muy pocos individuos y con ese objetivo se mantiene un plan para no modificar los cauces y riberas de los ríos, principal hábitat de los visones.

Por otra parte, nos encontramos con los galápagos alóctonos, que desde hace muchos años son especies muy demandadas por la población infantil como mascotas. Existen varias especies, siendo el más común el denominado galápago americano o de Florida (Trachemys scriota), de gran difusión en los hogares por su fácil adquisición. Están catalogados entre las cien especies invasoras más peligrosas del mundo.

Y podríamos citar más especies invasoras, entre otras, el mejillón cebra, que es la especie animal que más pérdidas económicas provoca; el cangrejo rojo que casi ha acabado con el cangrejo autóctono, y el Coipú o rata nutria, que es una especie extendida en la zona del Bidasoa tras huir de granjas. O las estruendosas cotorras argentinas, que destruyen plantas y otros nidos. Como suele ocurrir en muchos casos, la gente las compró para tenerlas en jaulas, como animales de compañía, y las soltó en el momento en que fueron molestas.

¿Qué se puede hacer? Hacen falta campañas de sensibilización por parte de la Administración proporcionando información sencilla y útil sobre las especies exóticas invasoras como ya se vienen haciendo aunque hay que realizarlas con más perioricidad -muchas veces se desconoce el peligro que supone traerlas como mascotas-; hace falta también ejercer un control sobre dichas especies; y realizar campañas de erradicación lo más rápidamente, e investigando sobre los mejores métodos para ello.

Por último, una recomendación a los poseedores de animales exóticos invasores en sus domicilios para indicarles que si no desean seguir haciéndose cargo de sus mascotas en ningún caso se deshagan de ellas liberándolas en el medio natural, ya que pueden generar serios riesgos para la biodiversidad, trasmitir enfermedades, provocar accidentes de tráfico y otros daños. Es conveniente ponerse en contacto con los servicios correspondientes de las diputaciones forales.

Fotos

Cotorra argentina. Myiopsitta monachus. Papagai argentinarra.

Visón americano. Neovison vison. Bisoi amerikar.

Mejillón cebra. Dreissena polymorpha. Muskuilu zebra.

Cangrejo americano. Procambarus clarkii. Karramarro amerikar.

El gorrión desaparece: ¿Por qué?

Pocas aves representan tan bien la convivencia entre seres humanos y aves silvestres como el gorrión común. De hecho, es especialmente dependiente del ser humano. Tanto, que es difícil verlo en aquellos lugares donde no existen pueblos y está ausente en las zonas donde falta la actividad humana. Por eso, si escasea en lugares donde debía estar presente -como es el caso de pueblos y ciudades- las alarmas saltan. Puede que su ausencia indique que algo va mal.

Cuando se habla de especies en peligro de extinción en nuestro entorno se tiene a pensar en el urogallo, el lince ibérico, el oso pardo o el águila imperial. Pero esta lista roja ha incorporado de alguna forma a los gorriones, aves que conviven con nosotros en los núcleos urbanos pero que sufren un descenso generalizado.

La especie peligra. Se calcula que entre 1980 y 2014, un 63% de estas aves ha desaparecido en Europa. En ciudades como Londres ya es difícil verlos por las calles. En el Estado Español, según datos de la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife), en los últimos 18 años se acumula una caída del 15%, lo que supone 25 millones de gorriones menos.

¿Qué está pasando? Según el Área de Seguimiento de la Avifauna de SEO/BirlLife, las causas del declive de la más conocida y familiar de las aves paseriformes, son muy diversas. Así, una amenaza importante, si no la principal, es la limpieza de ciudades, parques y jardines, donde los gorriones se alimentaban de los desperdicios humanos, unida a una mayor competencia por el escaso alimento, fruto de la llegada de especies foráneas, como la cotorra argentina, o el aumento de la población de palomas y urracas.

Otra de las causas del declive del gorrión es la tala de árboles viejos donde estos pájaros construyen preferentemente sus nidos, o las construcciones modernas, de cemento o cristal, que no favorecen la nidificación.

También está el uso de insecticidas, que les priva del principal sustento de sus crías, los insectos, o los pesticidas, que acaban con las malas hierbas, donde los gorriones encontraban antes saltamontes y coleópteros.

Otro problema es la creciente población de gatos callejeros, el principal depredador del gorrión, como una de las mayores amenazas de esta especie, o el proceso de despoblación rural, que ha mermado su población en estas zonas hasta en un 14 por ciento en la última década, unos 150.000 ejemplares.

En todo el territorio español, aunque es el ave más numerosa y la única que supera a la población humana, con 150 millones de ejemplares contabilizados en 1996, hoy, la población habría descendido en un 10 por ciento.

Desde la SEO/BirdLife, ante esta situación, se reclama “soluciones globales para un problema global” y aseguran que “el manejo de los núcleos urbanos se puede mejorar incrementando los jardines, respetando los puntos de nidificación o instalando puntos de alimentación suplementaria.

En el Estado Español el gorrión se distribuye por todo el territorio peninsular, Baleares, Ceuta Melilla y la Isla de Gran Canaria, que ha colonizado recientemente, con toda seguridad a bordo de barcos.

Existen hasta cinco especies: el gorrión alpino, que cría en alta montaña; el gorrión moruno, que lo hace en Extremadura y Andalucía, aunque ha llegado a Madrid; el gorrión chillón, más escaso y habitante de medios forestales y roquedos; el común, ligado a las ciudades, y el molinero, presente en núcleos rurales.

Gorrión común. Passer domesticus. Etxe-txolarre

Las fotos corresponden al gorrión común y están sacadas en Cervera de Pisuerga (Palencia). 03.06.17

De interés. Artículo de Juan Millás titulado “¿Por qué agoniza el gorrión?” publicado en “El País Semanal”. 07.04.2017.

¿Por qué agoniza el gorrión?