La avefría, inconfundible por su cresta en la cabeza

Avefría europea. Salburua 1

Las avefrías que se distinguen sobre todo por la larga y eréctil cresta que le nace en la oscura cabeza, se han asociado siempre con la llegada de los días grises y los temporales, el frío y los hielos invernales. Aunque la especie se reproduce escasamente en la península Ibérica, durante la invernada recibimos un cuantioso contingente de estas aves europeas que ocupan gran diversidad de hábitats abiertos, desde marismas, estuarios y humedales a campos de cultivo y pastizales, en los que encuentran los pequeños invertebrados que componen su dieta. En las fotos, se pueden ver a las avefrías europeas en el humedal de Salburua, donde descansan en su largo periplo migratorio.

Se trata de un ave ruidosa, que frecuentemente emite su característica voz de alarma, un pi-uí estridente y repentino.

Avefría 2. Salburua

Es un ave muy fácil de ver en la península Ibérica de octubre a marzo, durante los meses más fríos, de donde deriva su nombre común.

Es de colores vivos: vientre blanco, pecho negro y parte superior de las alas de color verdiazul. Además, tiene un característico penacho en lo alto de la cabeza.

Avefría 3. Salburua

Avefría europea. Vanellus vanellus. Hegabera.

Fotos sacadas en el humedal de Salburua (Vitoria-Gasteiz). Febrero 2017.