Las angulas remontan en Euskadi, aunque no es lo de antes

Angula. Foto: Gobierno Vasco.

La angula es el alevín o cría de la anguila, que realiza largas migraciones para reproducirse, desde las cabeceras de los ríos europeos hasta los lugares para el desove en el mar. Algunos ejemplares realizan un recorrido de más de 5000 km hasta el mar de los Sargazos, no lejos de Cuba, a lo largo de 2 ó 3 años para llegar allí desde Europa. En el recorrido no necesitan alimentarse.

En las primeras etapas de su nacimiento todas las angulas son hembras, y con el tiempo algunas cambian de sexo. Son transparentes y poseen un tamaño de 5 a 6 cm. Las angulas que sobreviven en los ríos van cambiando de color: la anguila amarilla tiene el lomo de color café y al pasar el tiempo cambia a verde y finalmente a plateado.

El País Vasco ha sido históricamente la cuna de la pesca y el consumo gastronómico de las angulas. La pesca es una actividad tradicional practicada desde hace muchos siglos, denominándose anguleros a aquellas personas que capturaban angulas con ayuda de un cedazo de madera y un farol por las orillas de los ríos. Pero los tiempos han cambiado.

Fue el año 1970 a partir del cual las poblaciones de anguilas comenzaron a descender de manera alarmante en toda Europa. Las causas del declive fueron la sobrepesca, cuando los métodos de pesca artesanales empezaron a ser sustituidos por artes menos selectivas y más eficaces.

Por otra parte, otra causa fueron las centrales eléctricas y las presas que se construyeron a pocos kilómetros del mar y que hacen que a las anguilas les resulte imposible remontar y colonizar otros espacios, así como la contaminación de los ríos.

La especie que proliferó en todas las cuencas del País Vasco se encuentra poco menos que en la UVI. Se estima que actualmente el reclutamiento, es decir las angulas que entran en los ríos europeos, es sólo entre un 1% y un 5% del que había hace apenas cuatro décadas.

La comunidad científica coincide, asimismo, en señalar que los cambios de las corrientes oceánicas derivados del cambio climático, unido a la presencia de agentes contaminantes en las aguas y las infecciones que se expanden en la población de anguilas contribuyen al retroceso de la especie. Si los ejemplares adultos no están sanos y con las reservas necesarias no llegarán al Mar de los Sargazos, donde se reproducen. Hay que tener presente que la migración de regreso dura un año y medio o dos y que durante este periodo no se alimentan, cierran los conductos digestivos.

Anguleros de ayer. Foto: Gobierno Vasco.

Según un dictamen científico sobre la anguila europea elaborado por el Consejo Internacional para la Exploración del Mar (CIEM), la población está fuera de los límites biológicos de seguridad y la pesca no se ejerce actualmente de forma sostenible. Por esta razón el Reglamento (CE) nº 1100/2007, del Consejo, de 18 de septiembre de 2007, por el que se establecen medidas para la recuperación de la población de la anguila europea establece la obligación de aprobar planes de gestión para la recuperación de la anguila europea que se ajusten a las circunstancias regionales y locales.

En consonancia con ello, en 2008 se aprobó el Plan de Gestión de la Anguila en el País Vasco. Las medidas adoptadas en el citado plan han permitido que haya habido un aumento de la especie, pero todavía muy lejos de los registros históricos de hace varias décadas.

La pesca de la angula en el País Vasco se ejerce con artes mayormente artesanales y específicos. La época de pesca se extiende desde noviembre a finales de enero y casi exclusivamente durante la noche. Estos días se pueden ver a los anguleros en plena faena. La pesca está regulada mediante Decreto; el cual exige posesión de licencia de pesca renovable y prohíbe la venta.

Anguleros de hoy. Foto: Gobierno Vasco.