¿La tórtola común en declive?

En la familia columbidae se encuentran dos palomas, la paloma torcaz y la tórtola común o europea. Mientras que las poblaciones de torcaces según los estudios realizados están al alza, la tórtola europea sufre un declive poblacional.

Según el Doctor en Ciencias Biológicas y Profesor Titular de Biología, Etología y Gestión Cinegética de la Universidad de Extremadura, Sebastián J. Hidalgo de Trucios, autor de dos libros y estudios sobre la Tórtola europea, esta especie escasea cada vez más en la Península Ibérica, pero, sin embargo, en Marruecos sus efectivos han aumentado. Y se pregunta: ¿significa esto, como interpretan algunos, que esta viajera ha modificado su comportamiento y prefiere quedarse allí? o, por el contrario, ¿se trata de un cambio real en el status de las distintas poblaciones reproductoras motivado por diferentes condiciones de cría?

Para muchos la cosa está clara: si aquí hay menos Tórtolas y en otros sitios, como ocurre en Marruecos, han aumentado en los últimos años, debe ser que esta migradora ha cambiado sus hábitos ancestrales migratorios y ha decidido quedarse en otros lugares. La explicación es sencilla, en Marruecos ha habido cambios en la agricultura que posibilitan un alimento abundante y estas aves no tienen necesidad de cruzar el estrecho para instalarse en sus cuarteles reproductores tradicionales europeos. Sin embargo, este razonamiento, aparentemente irrefutable, a juicio, del citado experto, es incorrecto por ser demasiado simplista y no tener en cuenta algunos aspectos básicos del proceso biológico de estas especies migradoras.

Causas de su disminución

En el libro titulado “La tórtola común: streptopelia turtur, análisis de los factores que afectan a su status”, escrito junto con Gregorio Rocha Camarero, se señala que el principal factor responsable del descenso demográfico de la especie, está relacionado con los cambios en la agricultura que se han producido en las últimas décadas, especialmente la disminución en la superficie cultivada de cereal, y de otras especies.

Otro factor negativo de relativa importancia, está determinado por el uso de herbicidas. Estos pesticidas evitan el desarrollo de plantas de tipo ruderal, cuyas semillas constituyen la base insustituible de la alimentación de la Tórtola a su llegada a las áreas reproductivas.

También está el problema de la expansión de la Tórtola turca (fue vista por primera vez en la península Ibérica, en la zona Cantábrica en la década de los sesenta), ya que juega con ventaja en esta situación de competencia porque tiene mayor tamaño, es sedentaria, ocupando una misma zona durante todo el año, y se reproduce varias veces a lo largo del ciclo anual con mayor éxito reproductivo total al de la Tórtola Común.

En esta situación, una aplicación incorrecta de la caza puede ejercer un efecto negativo añadido, señalan los dos expertos. Y ponen de relieve la importancia y la necesidad de aplicación de la ética cinegética, evitando prácticas ilegales e innobles de caza abusiva. Pero sin duda, consideran que las practicas que más perjuicio causan a la Tórtola común, son el uso de atrayentes alimenticios. Se trata de procedimientos ilegales, pero muy extendidos, que favorecen la concentración de individuos en comederos artificiales donde se les caza de forma abusiva.

Por tanto, los cambios en la agricultura, el uso de herbicidas, la competencia con la Tórtola turca y la sobrecaza están generando una, cada vez más, delicada situación para la especie.

El efecto del declive más acusado de la Tórtola común es en el País Vasco, Cataluña, Galicia y Castilla y León, aunque también hay descensos “significativos” en otras áreas del centro y este de la península Ibérica. La mayor pérdida absoluta se registra en las regiones predominantemente agrícolas (con un mayor proceso de intensificación), por lo que se ve necesario realizar estudios más detallados para identificar qué prácticas o causas relacionadas con la gestión forestal, por un lado, y con la gestión agrícola, por otro, pueden tener más relevancia en el declive poblacional de la especie.

Tórtola común. Streptopelia turtur. Usapal arrunt.

Las fotos están sacadas en Lomas de Campos (Palencia). Mayo 2017.

Más información.

  • Rocha Camarero, G.; Hidalgo de Trucios, Sebastián J., “La Tórtola común: Análisis de los factores que afectan a las aves”. Editorial Universidad de Extremadura.
  • Sáenz de Buruaga, M.; Canales, F y Robles, J.L. (2013). Proyecto Tórtola (Caza). FEDENCA y Fundación Biodiversidad. 2013.
  • SEO/BirdLife 2012. Atlas de las aves en invierno en España 2007-2010. Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente-SEO/BirdLife. Madrid.

 

 

El gorrión desaparece: ¿Por qué?

Pocas aves representan tan bien la convivencia entre seres humanos y aves silvestres como el gorrión común. De hecho, es especialmente dependiente del ser humano. Tanto, que es difícil verlo en aquellos lugares donde no existen pueblos y está ausente en las zonas donde falta la actividad humana. Por eso, si escasea en lugares donde debía estar presente -como es el caso de pueblos y ciudades- las alarmas saltan. Puede que su ausencia indique que algo va mal.

Cuando se habla de especies en peligro de extinción en nuestro entorno se tiene a pensar en el urogallo, el lince ibérico, el oso pardo o el águila imperial. Pero esta lista roja ha incorporado de alguna forma a los gorriones, aves que conviven con nosotros en los núcleos urbanos pero que sufren un descenso generalizado.

La especie peligra. Se calcula que entre 1980 y 2014, un 63% de estas aves ha desaparecido en Europa. En ciudades como Londres ya es difícil verlos por las calles. En el Estado Español, según datos de la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife), en los últimos 18 años se acumula una caída del 15%, lo que supone 25 millones de gorriones menos.

¿Qué está pasando? Según el Área de Seguimiento de la Avifauna de SEO/BirlLife, las causas del declive de la más conocida y familiar de las aves paseriformes, son muy diversas. Así, una amenaza importante, si no la principal, es la limpieza de ciudades, parques y jardines, donde los gorriones se alimentaban de los desperdicios humanos, unida a una mayor competencia por el escaso alimento, fruto de la llegada de especies foráneas, como la cotorra argentina, o el aumento de la población de palomas y urracas.

Otra de las causas del declive del gorrión es la tala de árboles viejos donde estos pájaros construyen preferentemente sus nidos, o las construcciones modernas, de cemento o cristal, que no favorecen la nidificación.

También está el uso de insecticidas, que les priva del principal sustento de sus crías, los insectos, o los pesticidas, que acaban con las malas hierbas, donde los gorriones encontraban antes saltamontes y coleópteros.

Otro problema es la creciente población de gatos callejeros, el principal depredador del gorrión, como una de las mayores amenazas de esta especie, o el proceso de despoblación rural, que ha mermado su población en estas zonas hasta en un 14 por ciento en la última década, unos 150.000 ejemplares.

En todo el territorio español, aunque es el ave más numerosa y la única que supera a la población humana, con 150 millones de ejemplares contabilizados en 1996, hoy, la población habría descendido en un 10 por ciento.

Desde la SEO/BirdLife, ante esta situación, se reclama “soluciones globales para un problema global” y aseguran que “el manejo de los núcleos urbanos se puede mejorar incrementando los jardines, respetando los puntos de nidificación o instalando puntos de alimentación suplementaria.

En el Estado Español el gorrión se distribuye por todo el territorio peninsular, Baleares, Ceuta Melilla y la Isla de Gran Canaria, que ha colonizado recientemente, con toda seguridad a bordo de barcos.

Existen hasta cinco especies: el gorrión alpino, que cría en alta montaña; el gorrión moruno, que lo hace en Extremadura y Andalucía, aunque ha llegado a Madrid; el gorrión chillón, más escaso y habitante de medios forestales y roquedos; el común, ligado a las ciudades, y el molinero, presente en núcleos rurales.

Gorrión común. Passer domesticus. Etxe-txolarre

Las fotos corresponden al gorrión común y están sacadas en Cervera de Pisuerga (Palencia). 03.06.17

De interés. Artículo de Juan Millás titulado “¿Por qué agoniza el gorrión?” publicado en “El País Semanal”. 07.04.2017.

¿Por qué agoniza el gorrión?