Las migraciones otoñales de aves se acercan a su esplendor

Cada año miles de millones de aves en todo el mundo realizan un viaje de ida y vuelta para asegurar su supervivencia. Las aves migratorias, viajeras por obligación, tienen unas zonas del planeta como cuarteles de cría, donde se reproducen, y otras llamadas zonas de invernada, donde migran para sus ‘vacaciones’ de invierno. El alimento es su principal motivo.

La migración de las aves es uno de los fenómenos más fascinantes de la naturaleza y por eso lleva despertando la admiración y la curiosidad del ser humano desde tiempos inmemoriales.

Estamos en unas fechas y todavía lo serán más en las próximas semanas, en que nuestros paisajes están siendo acariciados por el batir de, al menos, mil millones de alas. Tengamos en cuenta que los expertos ornitólogos estiman que la población de aves invernantes en la península Ibérica puede alcanzar la cifra de unos 500 millones. Sobre todo, cuando olas de frío, empujadas por vientos del norte de Europa, se instalan en nuestro derredor.

Sin duda, en esta época podemos contemplar uno de los acontecimientos más rotundos de lo espontáneo en estas latitudes. Miles de bandos azotarán a los aires, llenando los ojos del clamor que siempre mana de lo múltiple, agregado y casi nunca silencioso. Porque los alados, además de conspicuos para los ojos, son también los animales que más veces y con mayor acierto llaman a las puertas de nuestros oídos.

Algunas de estas agregaciones infinitas se desplazan con notable orden. Caso de gaviotas, cormoranes, patos, grullas y garcillas, que dibujan en el cielo triángulos sin base, la letra uve, líneas oblicuas, a veces un rombo casi perfecto.

Otras bandadas, como las de estorninos, grajillas, palomas, avefrías, alondras, pardillos, jilgueros, verdecillos, trigueros… son el mejor ejemplo de que el caos es sólo el primer paso de la armonía. De que el revoltijo es regocijo para la mirada. Esa que encontrará, en los cielos más limpios del año, una capacidad infinita para convertir lo compuesto por incontables partes en un todo de prodigiosas sincronías.

Un punto estratégico importantísimo en esta migración en la península Ibérica es el Pirineo Occidental. Navarra es un lugar privilegiado para admirar el fascinante viaje de las aves, ya que la Comunidad Foral se encuentra en plena ruta migratoria occidental europea. Todos los años son millones de aves las que utilizan este territorio en sus desplazamientos. Muchas especies prefieren volar sobre tierra que hacerlo por encima del mar, y en su camino a latitudes más al sur o hasta África, las aves se encuentran en esta ruta con una cadena montañosa transversal, los Pirineos, que generalmente atraviesan por sus zonas más favorables. Por lo tanto, el pasillo situado entre el Pirineo navarro y el mar Cantábrico concentra en las épocas migratorias una gran cantidad de aves.

Un aspecto a destacar importantísimo es el proyecto Lindus-2, que se está llevando a cabo en la actualidad y que engloba el estudio de las aves migratorias y murciélagos, la educación ambiental, el ecoturismo y el cambio climático a través de la fenología, es decir, la parte de la meteorología que estudia las repercusiones del clima sobre los fenómenos biológicos de ritmo periódico, como la migración de aves.

Lindus 2 se desarrollará hasta diciembre del año 2018, lo que implica tres temporadas para estudiar y dar a conocer el proyecto y la zona de trabajo. Forma parte del Programa Operativo de Cooperación Territorial España- Francia-Andorra (POCTEFA 2014 2020) con una financiación del 65% procedente del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER). Es un trabajo de cooperación transfronteriza entre el Gobierno de Navarra, su empresa pública GAN-NIK (Gestión Ambiental de Navarra, S.A), el Ayuntamiento de Burguete, SEO/BirdLife y la Ligue Pour la Protection des Oiseaux (LPO-Aquitania), cubriendo un inmenso territorio en Navarra, Aragón y Aquitania.

Entre agosto y noviembre de 2016, el número de ejemplares de aves migratorias avistado a su paso por el collado de Lindus, entre los municipios de Burguete y Valcarlos, fue de 402.340, pertenecientes a 83 especias distintas. El mayor número de ejemplares corresponde a la paloma, con cerca de 300.000. La siguiente especie más abundante fue la grulla común, con 53.781 ejemplares. Y las rapaces más abundantes fueron el abejarejo europeo (4.997), seguido del milano real (4.699), y el milano negro (1.741). Después viene la cigüeña blanca (1.591).

Más información en:

https://www.navarra.es/home_es/Actualidad/Sala+de+prensa/Noticias/2016/12/09/LINDUS+2.htm

https://lindus2.eu/buen-tiempo-protagonista-la-jornada-ornitologica-ecoturismo-celebrada-auritzburguete/

https://www.seo.org/lindus2/

Fotos:

  • Bando de avefrías en Montoria (Álava). Noviembre 2016. Avefría europea. Vanellus vanellus. Hegabera.
  • Bando de paloma torcaz en Montoria (Alava). Octubre 2016. Paloma torcaz. Columba palumbus. Pagauso.
  • Jilgueros en Villafáfila (Zamora). Noviembre 2016. Jilguero europeo. Carduelis carduelis. Kardantxiloa.
  • Personas avistando aves en el collado de Lindus (Autoría de la imagen: proyecto Lindus 2). (CEDIDA). Noticias de Navarra. 22.09.17.

Al gorrión “chillón” se le llama así por su sonido tan chirriante

Hay cada vez menos gorriones. Es una tendencia evidente en las ciudades, pero también en el campo, donde la despoblación rural está pasando factura a dos de las cinco especies que habitan en la península, según los datos del programa de seguimiento de aves comunes de SEO/BirdLife. Se trata del gorrión común, con un declive global de su población por encima del 15% desde 1998; y del gorrión molinero, que presenta una caída del 6%.

Tanto el gorrión común como el molinero, una especie de menor tamaño y aspecto delicado, guardan una estrecha relación con la actividad humana, hasta el punto de que anidan en edificios y otras construcciones. A menudo, cuando el ser humano abandona un espacio, estas aves siguen su camino, aunque hay otros factores que están contribuyendo a su declive. Entre ellos, la intensificación agraria, el despoblamiento rural y el uso de pesticidas. En las zonas urbanas, una amenaza importante es la limpieza de ciudades, parques y jardines, donde los gorriones se alimentaban de los desperdicios humanos, unida a una mayor competencia por el escaso alimento, fruto de la llegada de especies foráneas, como la cotorra argentina, o el aumento de la población de palomas y urracas. Otra de las causas es la ausencia de lugares de nidificación, el uso de insecticidas y la creciente población de gatos callejeros, el principal depredador del gorrión.

No corren tan mala suerte otras dos especies de gorriones -chillón y moruno-, cuyas poblaciones han aumentado desde 1998 gracias a su expansión por diferentes zonas de la península. En ambos casos, su dependencia de la actividad humana es menor.

El gorrión chillón, del que vamos a hablar en esta ocasión, se parece a una hembra de gorrión común debido a su apagado y pálido plumaje. Tiene una mancha amarilla en la garganta que en ocasiones pasa desapercibida. Encima de cada ojo tiene una lista de color crema y otra oscura justo encima. El pico es grande y adaptado a su dieta granívora.

El gorrión chillón es una especie netamente mediterránea que está presente en la península Ibérica, en la que su densidad es muy variable. Escasea o falta completamente en la zona cantábrica en bajos niveles, como es el caso del País Vasco, y lo mismo en Galicia. La especie tiende a frecuentar parajes donde hay presencia de piedras, terrenos abruptos y pedregosos, con algunos acantilados, donde poder construir su nido. También frecuentan las construcciones en ruinas, puentes y muros de piedra.

Su canto es parecido al del gorrión común, con un sonido más chirriante, de donde toma el nombre de “chillón”.

Al ser una especie que vive alejada del ser humano y que tiene un actitud especialmente recelosa y huidiza, se convierte en una especie menos conocida.

Gorrión chillón. Petronia petronia. Harkaitz-txolarrea. Pedraza de Campos. (Palencia). 23.07.17.

El gorrión desaparece: ¿Por qué?

Pocas aves representan tan bien la convivencia entre seres humanos y aves silvestres como el gorrión común. De hecho, es especialmente dependiente del ser humano. Tanto, que es difícil verlo en aquellos lugares donde no existen pueblos y está ausente en las zonas donde falta la actividad humana. Por eso, si escasea en lugares donde debía estar presente -como es el caso de pueblos y ciudades- las alarmas saltan. Puede que su ausencia indique que algo va mal.

Cuando se habla de especies en peligro de extinción en nuestro entorno se tiene a pensar en el urogallo, el lince ibérico, el oso pardo o el águila imperial. Pero esta lista roja ha incorporado de alguna forma a los gorriones, aves que conviven con nosotros en los núcleos urbanos pero que sufren un descenso generalizado.

La especie peligra. Se calcula que entre 1980 y 2014, un 63% de estas aves ha desaparecido en Europa. En ciudades como Londres ya es difícil verlos por las calles. En el Estado Español, según datos de la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife), en los últimos 18 años se acumula una caída del 15%, lo que supone 25 millones de gorriones menos.

¿Qué está pasando? Según el Área de Seguimiento de la Avifauna de SEO/BirlLife, las causas del declive de la más conocida y familiar de las aves paseriformes, son muy diversas. Así, una amenaza importante, si no la principal, es la limpieza de ciudades, parques y jardines, donde los gorriones se alimentaban de los desperdicios humanos, unida a una mayor competencia por el escaso alimento, fruto de la llegada de especies foráneas, como la cotorra argentina, o el aumento de la población de palomas y urracas.

Otra de las causas del declive del gorrión es la tala de árboles viejos donde estos pájaros construyen preferentemente sus nidos, o las construcciones modernas, de cemento o cristal, que no favorecen la nidificación.

También está el uso de insecticidas, que les priva del principal sustento de sus crías, los insectos, o los pesticidas, que acaban con las malas hierbas, donde los gorriones encontraban antes saltamontes y coleópteros.

Otro problema es la creciente población de gatos callejeros, el principal depredador del gorrión, como una de las mayores amenazas de esta especie, o el proceso de despoblación rural, que ha mermado su población en estas zonas hasta en un 14 por ciento en la última década, unos 150.000 ejemplares.

En todo el territorio español, aunque es el ave más numerosa y la única que supera a la población humana, con 150 millones de ejemplares contabilizados en 1996, hoy, la población habría descendido en un 10 por ciento.

Desde la SEO/BirdLife, ante esta situación, se reclama “soluciones globales para un problema global” y aseguran que “el manejo de los núcleos urbanos se puede mejorar incrementando los jardines, respetando los puntos de nidificación o instalando puntos de alimentación suplementaria.

En el Estado Español el gorrión se distribuye por todo el territorio peninsular, Baleares, Ceuta Melilla y la Isla de Gran Canaria, que ha colonizado recientemente, con toda seguridad a bordo de barcos.

Existen hasta cinco especies: el gorrión alpino, que cría en alta montaña; el gorrión moruno, que lo hace en Extremadura y Andalucía, aunque ha llegado a Madrid; el gorrión chillón, más escaso y habitante de medios forestales y roquedos; el común, ligado a las ciudades, y el molinero, presente en núcleos rurales.

Gorrión común. Passer domesticus. Etxe-txolarre

Las fotos corresponden al gorrión común y están sacadas en Cervera de Pisuerga (Palencia). 03.06.17

De interés. Artículo de Juan Millás titulado “¿Por qué agoniza el gorrión?” publicado en “El País Semanal”. 07.04.2017.

¿Por qué agoniza el gorrión?