Las setas, un manjar con riesgo.

Como todos los años por estas fechas cuando empiezan a proliferar las setas en nuestros bosques nos encontramos con noticias como la de esta semana, “4 intoxicados por setas en Bizkaia”. Somos un pueblo con bastante cultura micológica, con innumerables sociedades micológicas, con infinidad de charlas en otoño sobre setas, y a pesar de eso todos los años tenemos intoxicados por comer setas venenosas. En todas las charlas que doy en otoño recalco las diferencias entre las setas comestibles y las que se pueden parecer y que son tóxicas, sobre todo el duo Entoloma sinuatum-Clitocybe nebularis y Amanita phalloides-Russula virescens. En la primera pareja el Entoloma sinuatum es la causante de la mayoría de los envenenamientos en el País Vasco, en el segundo caso la Amanita phalloides es la responsable del 99% de los envenenamientos graves. La Amanita phalloides es mortal, o mejor dicho, puede causar la muerte si no se trata a tiempo. Es una seta que produce una intoxicación muy grave cuyos síntomas se empiezan a notar a partir de 8-12 horas y a esto hay que añadir que mientras se acude al médico del ambulatorio, este empieza a sospechar que es una intoxicación grave y le manda al hospital pueden pasar 3 ó 4 horas más, luego hay de analizar para ver que seta ha producido la intoxicación y decidir el tratamiento. Resumiendo en este tipo de intoxicación el tiempo es importantisimo, tanto como para salvar al intoxicado si se coge  a tiempo o que no tenga remedio si se llega tarde.

Los intoxicados de Bizkaia han sido 4 personas y parece ser que han ingerido Amanita phalloides, la intoxicación es muy grave y en este momento desconozco el estado clínico de los intoxicados. También ha habido 4 intoxicados en Molina de Aragón y también por Amanita phalloides , estos han sido 4 personas de la misma familia, el matrimonio y dos hijos, la mujer y los dos hijos estan fuera de peligro pero el marido esta a la espera de un trasplante de hígado urgentísimo.

Después de estas lluvias hay que tener mucho cuidado con las setas que se recogen para comer, hay que coger setas bien desarrolladas, no jóvenes, en estas no estan claras todas las características de la especie y es más fácil confundirlas. La Amanita phalloides y la Russula virescens no se parecen mucho pero si se cogen ejemplares inmaduros, pegados al suelo, y se cortan con la navaja se estan dejando en el suelo el anillo y la volva y lo que te llevas a casa es el sombrero de una Amanita phalloides en lugar del exquisito gibelurdin. 

He comprobado que, por lo menos, en Bizkaia las intoxicaciones de setas en nuestros hospitales se registran como intoxicaciones alimentarias, teniendo en cuenta la creciente afición a la micología y la importancia que pueden tener este tipo de intoxicaciones creo que nuestros hospitales deberian llevar un registro de las intoxicaciones producidas por setas. Esto les ayudaría en cada zona a sus protocolos de actuación en caso de intoxicación y también nos serviría a las Sociedades micológicas para recomendar precacución en la recogida de ciertas especies que provocan las intoxicaciones.

Os pongo dos fotos, uno de la  mortal Amanita phalloides y otro de la   comestible Russula virescens (gibelurdin).

Especie mortal

gibelurdin