21
ene 11

HEZI – LORTU

Imagen de previsualización de YouTube

La esencia de la cetreria, los lances de caza, “capturar lo libre con lo encadenado”.

“CAPTURAR lo libre con lo encadenado”. Así definía Rodríguez de la Fuente, de manera sublime, una de sus mayores pasiones, el arte de cetrería. Dicho arte ha sido declarado a finales del año pasado por la Unesco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, a propuesta de doce países: Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Siria, Mongolia, República Checa, España, Eslovaquia, Marruecos, Francia, Bélgica, Corea y Arabia Saudita.

Aunque no se conoce con seguridad, se cree que la cetrería nace hace mas de 4.000 años, en las estepas asiáticas, de la pura observación humana del comportamiento animal. Algo parecido a lo que pasó con el lobo, aunque, eso sí, las técnicas de amansamiento de los mamíferos y las aves son diametralmente opuestas. Como bien dice la Unesco, “la cetrería es una de las más antiguas relaciones entre hombres y aves, conformando una actividad tradicional que emplea rapaces para capturar presas en su medio natural”. Es el resultado y fiel reflejo de la inquietud del hombre por valerse de todo lo que le rodea para garantizarse su supervivencia, siendo la edad media cuando este arte gozó de una mayor profusión. Y tanto se ha desarrollado desde sus inicios a nivel material, técnicas de adiestramiento o tecnológicamente que la cetrería es, hoy por hoy, una de las artes mas fascinantes que jamás haya conocido el hombre.

Cuenta la leyenda que el pequeño Temujin (1162-1227), en pleno destierro junto con su hermano, asistió a la captura de un gallo salvaje por un azor y a Temujin se le ocurrió servirse de su propio cabello para llenar de lazos la pata del ave. Se escondieron y al volver la rapaz se trabó en uno de ellos. Los jóvenes hermanos ya tenían el arma perfecta para subsistir.

Hay que abandonar lo evidente y dar una vuelta mas a las cosas. Así el éxito está garantizado, hasta si has de conquistar el mayor imperio de todos los tiempos. Solo hay que vencer el miedo a uno mismo y atreverse.

Volver a kepajunkera.com

Volver a [Enlace roto.]