12
nov 10

Sinfonía

A veces hay que olvidar lo que uno sabe para poder ser capaz de imaginar lo que debe. En ocasiones resulta más interesante saber crear y descubrir que recopilar el conocimiento necesario. Es complicado asumir porque los seres humanos nos obcecamos en instaurar leyes y conceptos de naturaleza casi invariable, sabiendo de la relatividad de las cosas. Mientras comentábamos la curiosa relación existente entre la música, las matemáticas y la física, un amigo me hablo de la teoría de la Música de las Esferas con objeto de tratar de entender la armonía existente en el universo. Según dicha teoría, apoyada por pensadores tan importantes como Pitágoras, el universo funcionaría como un instrumento musical gigantesco. Cada cuerpo celeste emitiría una nota musical en función de las proporciones aritméticas de sus órbitas alrededor de la tierra. Algo así como lo que sucede con las cuerdas de un arpa, cuyos tonos dependen de la longitud de cada una de ellas. Combinando los sonidos de cada esfera con las demás, se produciría una sincronía sonora única, llamada Música de las Esferas, que incluso podría explicar el origen del universo. Pero cuando aparece en escena el astrónomo alemán Johannes Kepler, se teoriza sobre lo que realmente podría decidir qué tipo de sonido emite cada cuerpo celeste, es la velocidad con la que se mueve y no la distancia que le aleja de nosotros. Hoy en día se sabe que la propia atmósfera del sol emite ondas sonoras imperceptibles auditivamente para nosotros, pero que demostrarían que los cuerpos celestes emiten sonidos armónicos confirmando la anteriormente citada Música de las Esferas. Y de nuevo lo relativo que es todo. Cuanto más sabemos, cuanto más conocemos más varía nuestra percepción de lo que nos rodea. Pero hay algo que se mantiene invariable para siempre. La importancia que posee el imaginar, el crear, el dar forma a lo desconocido, ya que ahí radica la esencia de toda búsqueda; la ausencia de respuesta.

Columna publicada el 11 de noviembre de 2010 en el diario [Enlace roto.]

Volver a kepajunkera.com