(En la CAV) Nadie gana

El pasado domingo sólo votamos dos de cada tres personas censadas en la Comunidad Autónoma Vasca. Por eso me ha interesado valorar, en este ámbito, el apoyo dado a cada partido en relación con el total del censo y no con el total de votos emitidos, como suele ser habitual.

El PP, que se mostró muy ufano por haber logrado más votos en junio de 2016 que en diciembre de 2015, ha pasado de obtener el apoyo del 8,0% de los electores a conseguir el del 8,3%. Magros resultados para tanta alegría porque, por un lado, en los últimos 20 años nunca obtuvo el PP peores registros que en estas dos convocatorias. Desde 2000, año en que logró el apoyo del 17,9% de los electores, no ha dejado de bajar. Y por el otro, si lo anterior fuera poco la pequeña subida actual procede de una pequeña parte de los votos que ha perdido Ciudadanos en la CAV.

Al PSE le ocurre algo similar: ha pasado de lograr el apoyo del 9,1% del electorado a cosechar el 9,4%. Se puede estar satisfecho por haber logrado más apoyos que en diciembre, pero la sustancia es poca: en las legislativas de 2008 –hace sólo ocho años- llegaron al 24,2%.

Los líderes de EH Bildu reconocieron desde el primer momento que los resultados habían defraudado sus expectativas. En diciembre se hicieron con el 10,3% y ahora han caído al 8,6%. El descenso, en términos relativos, ha sido fuerte, pero conviene relativizar el dato. Es cierto que en 2011 recibieron el apoyo del 16% de los electores, pero vistas las cosas con perspectiva, lo extraño, en realidad, fue aquel resultado. En los años de plomo y goma dos, a la izquierda patriótica nunca le votaron, en unas legislativas, más del 12% de los electores, y en 1996, última ocasión en que se presentó antes del periodo más reciente, lo hizo un 8,7% del censo, prácticamente igual que ahora.

El PNV, que venía de un 16,9% en diciembre, ha cosechado ahora el apoyo de un 16,5% del electorado. Sus dirigentes atribuyen ese flaco resultado al aumento de la abstención y al hecho de que esta contienda no se haya disputado en Euskadi, sino en un ámbito mucho más amplio. Pero esta no es la primera vez que se dan circunstancias similares, y casi nunca había recibido el PNV tan pocos votos. Habría que remontarse a las legislativas del 89, las primeras tras la escisión, para encontrar un dato más bajo, un 15,1%. En los últimos 20 años, sólo en 2008 se acercó el apoyo a esos niveles: un 17,2%. Una parte significativa de sus votantes tradicionales se han abstenido en estas dos últimas citas, y no ha de olvidarse que la abstención es, en ocasiones, la antesala del cambio de voto.

No tenemos referencias históricas de Podemos, de manera que no se pueden hacer comparaciones con resultados anteriores. Pero en diciembre de 2015 han obtenido –incluyendo los de IU- el apoyo del 19,8% de los electores, y en la última convocatoria el del 18,7%. No es un descenso pequeño (6% en términos relativos). Y los resultados en el conjunto de España han estado muy por debajo de sus expectativas. Si tenemos en cuenta que en el otoño los vascos no iremos a las urnas a desalojar al PP del Gobierno Español, las elecciones autonómicas van a ser para ellos piedra de toque.

Los datos electorales siempre admiten diferentes lecturas, diferentes miradas. Ninguna es la verdadera y casi todas son interesadas. Pero cada una de ellas muestra, seguramente, una parte de la verdad.

9 comentarios sobre “(En la CAV) Nadie gana”

  1. Si los dirigentes del PNV mantiEnen como su prioridad lo de los presos etarras se van a topar con una muy sólida oposición ciudadana. Lo que debiera de ser su prioridad no es donde cumplan pena los etarras condenados si no como aclara los más de 300 casos sin resolver, sin detener a sus autores y sin sentarlos en el banquillo.

    El tenebroso proyecto etarra su larga cadena de muertos, de heridos. De extorsionados y la destrucción y el terror repartido por tantos lugares no requiere de “comprensiva benevolencia” antes de ser aclarados y juzgados todos los casos pendientes y antes de que los etarras reconozcan el daño causado y se separen de la banda dispuestos a reiniciar una vida pacífica y ajustada a Derecho.

    Si el PNV insiste en poner a los etarras presos por delante de los ciudadanos no violentos y de sus necesidades. quedara retratado como bien poco de fiar.

    1. ¿De dónde ha deducido que esa es la prioridad del PNV? Confieso haberme quedado fuera de juego con ese comentario.

      1. El PNV tratará de engrosar su menguante nicho de votantes echando sus redes en el nicho màs identificado con el mundo etarra. El cebo a usar, ¿cuál piensa usted que puede ser?
        Luego se adorna como “aumento competencial”, “profundizar en el autogobierno” o lindezas similares.

        No le creo ni una palabra sobre su fuera de juego.
        ¡Vamos!!!

        1. Se equivoca de medio a medio. Pero eso el tiempo permitirá confirmarlo o refutarlo.
          Y sí, me ha dejado fuera de juego que un observador inteligente del paisaje político haya cometido un error tan grueso.

  2. Pues lo cierto es que soy escéptico, muy escéptico, sobre lo que escucho, sobre lo que leo y sobre lo que comentan en blogs y fuera de los blogs.

    Y siendo cierto que va quedando algo lejana mi estancia de varios años en Bilbao, mantengo los enlaces suficientes con el País Vasco como para arriesgarme a confeccionar una opinión sobre la vida política en la CAPV.

    Son los primeros teatrillos tras los resultados del 26 J y no tomo al pie de la letra ni lo que pregona el PNV, ni algunas figuras del socialismo.

    Una gran cualidad de Mariano Rajoy es la de no mostrarse histrionico con sus adversarios politicos.

    Se constituirán las nuevas Cortes y asistiremos a vistosos cambios argumentales que harán posible investidura y Gobierno de la Nación con apoyos parlamentarios suficientes para los pròximos 4 años.

    Los nacionalismos sediciosos no seducen y eso se hará notar en breve.

    El otoño seguirá al verano. Y aguardaré expectante, los resultados en el País Vasco.

    Saludos.

  3. No me entusiasman las apuestas pero puedo dejar aquí la mía: Gobierno en minoría, para 4 años. Y si mis cuatribarrados secesionistas se echan al monte, ampliación de la base parlamentaria de sostén del Gobierno de la Nación, con Pactos de Estado.

    ¿Qué tal le suena?

    Un escenario distinto sería el de un Podemos fracturado que alejara su amenaza sobre el PSOE, y unos Diputados del PSOE dispuestos a dar apoyo desde el primer minuto al nuevo Gobierno presidido por Mariano Rajoy. La disciplina de voto no es requisito constitucional, sólo requiere de electos dispuestos a votar en conciencia. Lograr mayoría por esa vía sería un severo toque de atención en nuestro sistema de representación política.

    Veremos sorpresas.

    Saludos.

  4. El recién investido Presidente del Gobierno de la Nación, Mariano Rajoy, ha jurado hoy su cargo.
    Los gobiernos autonómicos de Cataluña y del País Vasco, difuminadas sus esperanzas de que Mariano Rajoy no revalidara el cargo, necesitan re ordenar sus prioridades de fondo, no siempre coincidentes con las que exponen en publico, y medir bien las consecuencias de sus actos. La capacidad del Tribunal Constitucional para hacer efectivo el cumplimiento de sus fallos han de tomárselo con la seriedad adecuada. No resulta compatible, ni creíble, en el seno de la UE, el declararse más europeista que el mismísimo Schuman, o Monnet o cualquiera de los “padres europeos” y al mismo tiempo desbordar el marco legal, no acatar y/o no cumplir las resoluciones jurisdiccionales firmes invocando su “derecho a decidir” y su “legitimidad democrática” para hacerlo.
    En pocos años, los secesionistas vascos y catalanes, han pasado a intercambiar sus papeles en el esfuerzo común desarrollado para minar la fortaleza del Estado en España. En efecto, mientras Ibarretxe, los suyos, y el mundillo etarra, incluido eso que denominan “la izquierda patriótica”, hacian de arietes principales en la pugna con el Estado y el intento de desmembrar a España como Nación, los secesionistas cuatribarrados de todo pelaje político actuaban de zapadores, alejados de los focos.
    Ibarretxe jugó sus cartas y exhibió su escasa lealtad constitucional durante 10 años y 5 meses, casi, mientras ETA seguía con el terror, los asesinatos, las extorsiones y el matonismo en el seno de la sociedad vasca (44 víctimas mortales, 44 asesinatos de ETA entre el 2 de enero de 1999 y el 7 de mayo de 2009, además de otras cataratas de abusos ilegítimos y antidemocraticos. Como botón de muestra, el atentado con coche bomba a las instalaciones de EITB en Bilbao el 31 de diciembre de 2008).
    Mientras Ibarretxe ejercía en el País Vasco, desfilaron tres personajes por la Presidencia de la Generalidad de Cataluña:
    – Jordi Pujol, del que aún no sabemos con detalle, cómo ni cuanta fortuna familiar acumuló tras las cortinas de humo de “España nos roba” y “el paraíso catalán”.
    – Pascual Maragall, el impulsor del desafortunado “Estatut de la Discordia”, hoy vigente tras ser cepillado en la Comisión constitucional presidida por Alfonso Guerra, pero que no mereció ni el esfuerzo de que el 50 % del censo electoral de Cataluña acudiera a votarlo cuando fue sometido a refrendo y, además, cosechó hasta SIETE Recursos de Inconstitucionalidad, todos ellos admitidos a trámite y finalizados en sendas Sentencias “interpretativas” que pretendieron entender dentro del ámbito constitucional vigente lo que estaba redactado con el propósito de desbordar la Constitución vigente sin más.
    – José Montilla, el primer Presidente de la Generalidad catalana no nacido en Cataluña, lo que removió los estómagos de mucha gente de “la ceba”. La experiència de los tripartitos en Cataluña ha resultado muy negativa al dar altavoz a una ERC que ha aprovechado para asentarse, extenderse a costa del pujolismo tanto como del PSC.

    Y llegados a 2016, nos encontramos con los secesionistas cuatribarrados en abierta rebeldía frente al sistema democrático y alardeando de “pruse’s”, con “nuevo Estado independiente” y “Republica catalana”. Mientras el PNV de Urkullu y la izquierda patriótica del etarra convicto Arnaldo Otegi, maniobran para que el empuje podemita no les abra demasiadas vías de agua y acabe por descabalgarles de los centros de poder que hoy controlan todavía.

    Va a ser una muy interesante legislatura la que se nos viene encima. Una oportunidad y un desafío, ciertamente.

    Y mientras, aunque parezca que no, el Progreso (y algunos de los mayores riesgos) vendrán de la mano de la ciencia, del conocimiento, de los científicos, no de las ideologías, no de las religiones, no de los políticos. Es un futuro que ya está llegando y muy rápidamente. El paso de la mentalidad newtoniana a la mentalidad cuántica se está produciendo y se va a acelerar.
    J.I. es científico y sabe algo sobre esos asuntos, algo más que mucho de los demás.
    Ya no discutimos, algunos, sobre la realidad y preferimos centrarnos, me parece, en la información sobre lo que sea esa realidad.
    Lo interesante, para mi, aquí y ahora, no lo aportan los Urkullu, ni los Puigdemont, ni los Rajoy, ni los Iceta, ni … , lo aportan los Latorre, los Cirac, y personas de ese perfil.

    Mi convicción es que necesitamos ciencia con conciencia, imaginación, arte y habilidad.

    Salud y saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>