La formación

La formación proporciona, de manera ordenada, los conocimientos necesarios para adquirir criterio propio y poder tomar así decisiones bien fundadas, decisiones libres en definitiva. Al ser la principal fuente de conocimiento riguroso, es clave en el desarrollo de personas con espíritu crítico, capacitadas para un ejercicio auténtico de la ciudadanía; es por ello condición para una sociedad verdaderamente democrática. Y además, por si todo eso fuese poco, proporciona las competencias necesarias para ejercer una profesión y, de esa forma, poder desarrollar un proyecto vital autónomo y disfrutar de un amplio abanico de oportunidades en diferentes esferas de la vida. Es, en suma, la principal herramienta de transmisión cultural de nuestro tiempo.

Por otro lado, en su vertiente colectiva la formación es la clave de bóveda sobre la que debe asentarse el funcionamiento armónico de la sociedad y un desarrollo económico capaz de proporcionar los recursos que se necesitarán en el futuro. Además, dada la importancia creciente del conocimiento de alto nivel en casi todos los sectores sociales y económicos, las empresas y entidades públicas requieren personas cada vez más cualificadas. Y por supuesto, sea cual sea el grado de cualificación requerido, su calidad es un factor crítico de éxito profesional y de eficiencia económica.

La formación es especialmente importante para las personas de familias pobres. Quienes proceden de niveles socioeconómicos bajos tienen mayores dificultades para disfrutar de las oportunidades a las que tienen acceso los de alto nivel. El horizonte social de aquéllos es muy restringido. Además, su entorno es culturalmente más limitado y, por ello, lo que no adquieren en el centro de enseñanza, no lo pueden conseguir de otro modo. Se ha dicho, con razón, que no hay mejor forma de promover realmente la igualdad de oportunidades que ofreciendo una formación de calidad a todas las personas. Por todo lo anterior, un país no puede aspirar a proveer altos niveles de bienestar al conjunto de la población si su sistema formativo no cumple de forma adecuada su función.

Llegados a este punto toca valorar nuestra situación, y observo entonces que el sistema formativo es objeto de especial autocomplacencia. Tenemos de él una elevada opinión. Es cierto que en la Comunidad Autónoma Vasca hay menos abandono escolar que en otras comunidades. Nuestro sistema es inclusivo, proporciona niveles razonables de instrucción a casi todos, algo por lo que debemos congratularnos. Pero tiene dos problemas. Uno es que no proporciona las debidas oportunidades a los chicos y chicas con mayores capacidades. Ha renunciado, en la práctica, a promover desempeños académicos excelentes. Eso no sólo es injusto con los jóvenes a quienes se priva de un mayor desarrollo intelectual; supone, además, una limitación importante para las posibilidades de desarrollo futuro de la sociedad. El talento que no se cultiva ahora deberá importarse más adelante, pero no siempre será posible. Y el otro problema es que en los últimos años algunos indicadores de carácter diagnóstico han arrojado resultados preocupantes: hay competencias en las que nuestros estudiantes están retrocediendo.

Los problemas identificados no han surgido ahora, vienen de más atrás; y requieren análisis, diagnóstico y tratamiento. Más allá de leyes y reales decretos, contamos con las herramientas necesarias para ponerles remedio. De no hacerlo, no podremos beneficiarnos de los servicios públicos y de la protección social de que disponemos en la actualidad. Ni podrán nuestros jóvenes disfrutar de las oportunidades de que gozan en los países a los que nos queremos parecer. Pero hay que tener coraje para reconocer que tenemos problemas y claridad de ideas para resolverlos. Eso es lo que debemos esperar de quienes nos gobiernen en los próximos años.

—————————————————————–

La serie #Desafíos2020 está formada por las siguientes seis anotaciones:

El envejecimiento

La dignidad

La riqueza

La formación

La cultura

Lo que nos jugamos hoy

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*