Doce Miradas. ¡Larga vida!.

Dos años han pasado ya desde que un buen día, y fruto del cabreo de Ana Erostarbe al comprobar que en un congreso en el que participaba había 42 hombres ponentes y solo 3 mujeres, surgió Doce Miradas.

Dos años en los que doce mujeres han comprobado que las cosas se cambian cuando nos movemos. Nada varía porque sí. Hacen falta personas con espíritu de renovación, de reajuste, de reforma y de transformación. Ese es el que tienen Noemí Pastor, Macarena Domaica, Arantxa Sainz de Murieta, Pilar Kaltzada, Miren Martín, Maria Puente, Nahiara Perez de Villareal, Begoña Marañón, Ana Erostarbe, Mirian Artola y Lorena Fernandez. Ellas son esos doce puntos de vista diferentes pero que tienen un objetivo común: visibilizar el trabajo de las mujeres, sus logros, sus problemas, las brechas que aún nos separan de los hombres y pelear por lograr el equilibrio. Se trata de que la balanza social no se incline hacia ningún lado, ni el de ellos ni el de ellas. Se trata, en definitiva, de dar con el punto exacto de la igualdad. Difícil tarea, sin duda.

Doce Miradas es un blog colaborativo en el que cada una de las mujeres, y algunos/as “artistas invitadas”, dan sus opiniones con ánimo constructivo. No se trata solo de meter el dedo en el ojo sino que pretende contar sin que nadie se sienta agredido. También esto es difícil, porque mira que hay susceptibles por ahí…

Me gusta mucho la frase que encabeza su blog: “no nos van los techos de cristal, somos más de cielo abierto”. Me identifico totalmente con este lema porque la mayoría de las mujeres queremos eso, un cielo grande, limpio, sin obstáculos, sin diques ni restricciones. Un cielo en el que movernos con libertad, sin imposiciones ni condicionantes. Un cielo en el que ser nosotras mismas, sin tener que demostrar a cada paso de lo que somos capaces.

¿Es un blog feminista?. Pues yo diría que sí. Ya es hora de quitar a la palabra feminismo ese halo de negatividad. No, no es lo contrarío al machismo aunque haya gente que siga utilizando ese argumento tan burdo. Han conseguido ensuciar el concepto de feminismo y con movimientos como el de Doce Miradas se está trabajando por divulgar el verdadero sentido de esa palabra: FEMINISMO. A muchos no les gusta el feminismo porque les cuestiona, les interpela y les obliga a preguntarse por su relación con el universo de la mujer. Y no salen muy bien parados cuando se autoexamínan. Ahí está el reto, en que tanto hombres como mujeres juzguen lo que hacen por la igualdad y lo que podrían hacer.

Me contaba ayer Macarena Domaica que antes de iniciarse como bloguera en Doce Miradas, ni siquiera habia pensado nunca en que ella era feminista. Dice que ha habido un antes y un después del blog y que hoy dice con orgullo: soy feminista.

Acaban de celebrar su segundo aniversario hablando de las noticias en las que aparecemos las mujeres, los puestos de poder que ostentamos y , la gran preocupación, analizando si la juventud es cantera de igualdad o no. Queda mucho por hacer.

Tenemos mujeres inconformistas, curiosas, divertidas, pensadoras, escépticas, profesionales, solidarias, creativas, responsables, utópicas, mironas, felices. Son doce adjetivos para doce mujeres que aúnan su deseo de avance y de cambio en Doce Miradas.

Larga vida, compañeras!

doce

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *