¿Aborto o ascenso profesional?

mama

La interpretación de los datos que periodicamente anuncian los estadistas es un asunto complejo. Lo vemos cada vez que llegan las encuestas electorales, que unas veces nos muestran los datos crudos y otros cocinados. Pero no voy a hablar yo hoy de esos números, que aunque las elecciones estan cerca y nos pillaran con el turrón en la boca, ya tendrán su espacio.

Los datos en torno al número de interrupciones voluntarias del embarazo dan para varias reflexiones, unas positivas y otras no tanto. Vienen a decir que el número de abortos en la CAV ha descendido en un 28%. Durante el 2013, 3.329 mujeres decidieron interrumpir su embarazo.

Lo que me ha llamado la atención de esos datos es que el grueso de mujeres que abortaron se encuentra en la franja de entre 30 y 34 años. En ese tramo fueron concretamente 786 mujeres. Entre 35 y 39 años abortaron 620, 717 entre 25 y 29 y 356 adolescentes de entre 15 y 19 años.

Seguro que tienen una interpretación sociológica interesante todas estas cifras, pero me ha sorprendido el alto número de mujeres de entre 30 y 34 años que interrumpen su embarazo. Es cierto que la maternidad se ha retrasado y que cada vez las mujeres se ven más en la obligación de poner en la balanza su deseo de ser madres y su desarrollo profesional. Aunque la edad biológica ideal para ser madres es antes de los 30, muchas mujeres no pueden planteárselo por causas básicamente económicas; el paro y la precariedad laboral hacen que la maternidad deje de ser una cuestión prioritaria.

Seguro que esas 786 mujeres de entre 30 y 34 años que abortaron en 2013 tenían razones para hacerlo y que en gran parte de ellas el pensar que su carrera profesional iba a frenarse con la llegada de un hijo, pesó mucho.

Las mujeres llevamos mucho tiempo pidiendo medidas reales de conciliación para poder desarrollar tanto la faceta profesional como la maternal. Hay empresas que las estan llevando a la práctica, pero en algunos casos habría que preguntarse si son medidas reales o son unas medidas perversas que buscan retener el talento femenino con milongas. Hay varias empresas que se han sumado a la iniciativa de Apple y Facebook de ofrecer a las mujeres de su plantilla la posibilidad de congelar los óvulos para posponer el momento de ser madres. El momento fertil se pasa, le dedicas esos años a tu empresa y llega un momento que eres vieja para las dos cosas, para ser madre y para trabajar. Es una medida perversa.

Habrá otro tipo de razones por las que las mujeres de entre 30 y 34 años interrumpen sus embarazos, pero la presión del mercado laboral es sin duda una de ellas.

En el lado positivo de los datos encontramos el descenso en el número de abortos en adolescentes. Parece que ahí, las campañas de información y prevención si están teniendo éxito.

Ninguna mujer aborta porque le apetece, por capricho o por inconsciencia. Cuando una mujer decide hacerlo ha sopesado y mucho lo que eso significa. Y ha sufrido al tomar la decisión. Qué nadie dude de eso.

6 comentarios sobre “¿Aborto o ascenso profesional?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>