Periodismo ciudadano

prensa-ciudadana-disenosocial

El pasado fin de semana estuve en GetxoBlog, un evento que organiza cada año Mikel Agirregabiria y que reúne a blogguers para hablar de lo divino y lo humano.

Hay un asistente fijo a ese evento: Mikel Eztabai, que se autodenomina “agitador de redes”. Esta es la traducción amable que Mikel ha hecho para lo que comúnmente llamamos troll. A mi me gustan las personas como Mikel porque te obligan a estár despierta, a agudizar tu ingenio y a ser rápida en tus respuestas. Es de los que mueven el avispero.

Una de las mesas de GetxoBlog estuvo dedicada a los medios de comunicación tradicionales, los digitales y las redes sociales. Uno de los ponentes, el periodista Dani Álvarez (EITB) coincidió conmigo en que el periodismo ciudadano no existe. Yo esto lo afirmo así de categórica siempre que puedo, que bastante mal esta la profesión como para que encima vayamos nosotros/as restándonos valor y dándoselo a quienes creen que contar algo en 150 caracteres ya es ser periodista.

Y ahí entró en juego Mikel, el agitador. Tanto que al día siguiente escribió este post que enlazo (Pinchar aquí) en el que se pregunta ” para qué leches tienen Onda Vasca o EiTB sus famosos Whatsapp? Bien que nos aleccionan desde horas tempranas para que les contemos lo que pasa, que si el tiempo, que si atascos, huelgas, accidentes, retrasos y otras circunstancias. Parece ser que Dani y Bego piensan que es necesario un o una periodista para que elabore las famosas 5 W y una H de una noticia, y para que la publiquen o la radien así tendría que ser, pero la fuente está ahí y muchas veces le da la noticia hecha, con sus W y su H. Hoy todo el mundo lleva encima una cámara, una grabadora, un ordenador personal y un teléfono, bueno, que viene todo en un smartphone, y con los recortes que hay en los sectores de la comunicación resulta imposible llegar a todos los sitios, ni siquiera con una legión de becarios.”

Pues bien. Aún reconociendo que todos/as podemos llegar a ser periodistas reniego del concepto “periodista ciudadano”. Saber que una noticia tiene que responder a las cinco w (What, Who, Where, When, Why) y a la H de How no te convierte en periodista. Eso lo puede saber cualquier estudiante de la ESO o de bachillerato al que le haya tocado estudiar el lenguaje periodístico o qué es una noticia.  Hacer una foto con tu smartphone tampoco te convierte en fotoperiodista. Simplemente eras alguien al que algo le ha llamado la atención, has hecho una foto con su móvil y la ha enviado a un medio. No conoces la causa ni la consecuencia de esa foto, pero la envías por si “es algo”.

Sí, los medios ponemos a disposición de los/las oyentes ( en mi caso) un número de whatsapp para que nos den pistas de lo que está pasando si no estamos en el lugar concreto, pero recibir esos mensajes no nos exime de hacer las pertinentes comprobaciones, contactar con las posibles fuentes de la noticia, otros puntos de vista, expertos que analicen, estudiar las repercusión que puede tener esa información a todos los niveles, etc, etc, etc.

¿Cuántas personas de las que muchos consideran “periodistas ciudadanos” tienen capacidad para hacer esa labor? Intuyo que muy pocos. E intuyo que tampoco es esa su pretensión: simplemente lanzan el dato, el hecho o el suceso y dejan que los/las periodistas hagan su trabajo.

Cierto es que la precariedad del sector, las mini redacciones y la conversión en personas multitarea a la que la crisis del periodismo nos ha conducido hace que nos fiemos cada vez más de gabinetes de prensa en los que quienes elaboran esas notas de prensa han dejado de ser periodistas para convertirse en “responsables de comunicación”, que es otra cosa. Bien lo dice esto Julia Navarro, que tras más de cuarenta años en una redacción la abandonó para dedicarse a otras empresas y supo que sus servidumbres serían otras y exclusivas. Todos las tenemos; más quienes deben dirigir la comunicación de este o aquel grupo.

Claro que la audiencia puede aportar mucha información a través de múltiples canales pero después nosotros debemos hacer nuestro trabajo. Pueden ser fuentes, pero nunca periodistas.

Por cierto que aún no he visto a un periodista defender el “periodismo ciudadano”. Por algo será además de por no fomentar el intrusismo, que de eso también vamos sobrados.

Hace un par de semanas estuve en un congreso sobre ciberperiodismo en la Universidad del País Vasco ofreciendo una ponencia sobre blogs y periodismo. Al finalizar fueron muchas las preguntas que me hicieron, especialmente los y las futuras periodistas. Les preocupa mucho este asunto del periodismo ciudadano. Tal cual lo he explicado aquí se lo explique a aquella audiencia.

Por mucho que un ciudadano este pegado a la realidad, tenga contactos y pueda aportar, no podrá sustituir a quien siente la responsabilidad enorme de informar y contar cada día lo que pasa e intentan potenciar la libertad que emana de estar bien informado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>