Utilleros/as

unnamed (19)

En un día tan especial para mi como el de la presentación del libro “Tú también puedes ser runner” quiero pararme en la labor de la gente que nos acompaña en este camino.

No son solo nuestras parejas, son nuestras familias enteras, nuestros amigos y amigas, los y las compañeras de trabajo y un largo etcétera de personas que se cruzan en nuestra vida y, en la mayoría de las ocasiones, la hacen más fácil.

Hoy toca centrarse en lo que yo llamo “los/as utilleras”. Son esas personas que nos acompañan a las carreras, nos esperan en la meta, nos hacen fotos durante el recorrido, recogen la ropa que nos va sobrando según hacemos kilómetros, se alegran de los éxitos y sufren cuando las cosas no salen como esperábamos. Madrugan sin tener porqué, esperan bajo el sol o bajo la lluvia y pasan horas y horas corriendo de lado a lado de una ciudad cuando corremos una maratón y deciden animarnos en los puntos estratégicos. Saber que alguien va a estar esperando a que pases por el kilómetro 10, por el 21, por el 30, el 36 o la meta da fuerzas para seguir hasta la meta.

Pero no solo son los días de carrera los que los y las utilleras están al pie del cañón. En el día a día se convierten en imprescindibles compañeros de viaje. Les robamos horas, adaptan los planes sociales o familiares a nuestros entrenamientos, cambiamos los hábitos de alimentación y descanso, arruinamos planes nocturnos e incluso algún fin de semana muy apetecible con amigos queda postergado porque tu estás en plena preparación de la maratón esta o aquella.

No es fácil gestionar esto y en muchas ocasiones es fuente de conflicto. Hay un capítulo en el libro dedicado a este asunto, a cómo convivir con un corredor/a.

La clave está en equilibrar, en ceder en algunas ocasiones y en no convertir nuestra vida en la de un profesional cuando somos populares.

En el día de la presentación de este primer libro no quería olvidarme de quienes nos acompañan: parejas, amigos, familia, compañeros/as.

¡Sois muy grandes!

www.begoberistain.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*